“Quiero que mi perro aprenda a pasear sin correa”; todos quieren, pero no todos pueden

Escrito por Carolina Gálvez Vidal, ECA-IAABC

Una de las consultas más frecuentes que recibo es la de tutores pidiéndome que les enseñe a sus perros a pasear sin correa. Este es un requerimiento difícil de responder… El pasear sin correa es mucho más complejo de lo que parece, porque tienes que considerar las características individuales de tu perro, su nivel de entrenamiento, las características del ambiente donde estén y la posibilidad de afectar negativamente a terceros o incluso de arriesgar a tu propio perro. Así que mi respuesta suele ser: “Podría ser, pero depende de varias cosas…”

Cabe mencionar que pasear a tu perro sin correa es contra la ley en muchas partes, pero sabemos que todo el mundo tarde o temprano le quitará la correa a su perro, así que prefiero que lo hagan siguiendo ciertas pautas.

Ilustración 1. Esta foto fue tomada hace muchos años, cuando las correas largas no existían en Chile y eras afortunado si lograbas conseguir una de 2 metros. En entornos abiertos como éste, las correas de 10 metros son ideales.

El entrenamiento

El Recall Training o entrenamiento del llamado no es difícil de enseñar, los principios a seguir son sencillos y el proceso de entrenamiento se hace como un juego para el perro (debe ser entretenido para que realmente sea eficaz, no a base de “¡o vienes ahora mismo o ya verás!”). Lo difícil es generalizar el recall a una variedad de escenarios y competir con los muy tentadores estímulos del ambiente, como pájaros (vivos o muertos), otros perros, personas, gatos, bicicletas, motos, olores, basura, caca, etc.

Pero los perros no son robots e incluso un entrenamiento avanzado puede ser “olvidado” en segundos cuando se gatillan instintos u ocurre algo en el ambiente que se lleva toda la atención del perro (¡¡Ardilla!!).

El entrenamiento de recall es constante y requiere mantención de por vida, al igual que los pilotos de avión que una vez que aprenden a pilotar y aprueban los exámenes, igualmente deben mantener sus habilidades en forma con entrenamiento frecuente.

Los 10 principios del paseo sin correa

1. Tu vista no puede despegarse de tu perro sin correa y debes “escanear” el ambiente constantemente en caso de que debas llamarlo o ponerle la correa. Eso significa: nada de ponerse a mirar el celular o conversar con amigos mientras tu perro está suelto. Ponle la correa.

2. Si se aproxima un perro con correa, no dejes que tu perro se acerque sin el permiso de esa persona. Llámalo de inmediato y ponle correa. Lo mismo si vienen niños menores de 10 años o bebés en coche. No importa que tu perro sea amigable, muchas personas se estresan o asustan al ver un perro suelto (sobre todo madres, padres y personas con perros reactivos o convalecientes). Es un acto de buena educación y empatía hacia ellos.

3. No dejes que tu perro se aleje demasiado de ti, llámalo antes de que eso ocurra. Mientras más lejos esté, más volumen de voz necesitarás para llamarlo; lo mismo ocurre con el ruido ambiental.

4. Siempre premia la respuesta al llamado y usa premios de alto valor para tu perro. Siempre, siempreprémialo cuando vuelva.

5. La llamada jamás debe contaminarse con malas experiencias o asociaciones emocionalmente negativas, como trato brusco, golpes, amenaza de golpearlo o asustarlo, tomarlo fuerte del collar, gritarle o tratarlo mal de cualquier otra forma porque asociará eso con el llamado y comenzará a evitarte. Tampoco la asocies con llevarlo a la clínica, a la peluquería, con el fin del paseo, etc. Es fácil contaminar la llamada sin darte cuenta, ten cuidado.

6. Si alguien te pide que le pongas la correa a tu perro o que lo llames, hazlo de inmediato.

7. Si tu perro corre hacia otro perro con correa,por favor no digas “¡No te preocupes, no hace nada!” porque ese perro con correa puede ser reactivo, agresivo o asustadizo y el encuentro con tu perro suelto podría arruinarles meses de entrenamiento. Discúlpate y llama inmediatamente a tu perro. Si no acude ve rápidamente a buscarlo y ten más cuidado para que no ocurra una próxima vez. Recuerda: tu perro puede ser amigable, pero nunca sabes cómo podría reaccionar el otro perro o persona a quien se acerque.

8. No expongas a tu perro a situaciones de riesgo para probar que puede andar sin correa. Cuando los perros se asustan (por ej. con un trueno o un camión) entran en modo supervivencia y no hay entrenamiento que pueda contrarrestar el instinto de supervivencia de un animal que entró en pánico, pues está fuera de su control consciente.

9. Ante la duda sobre cómo podría reaccionar tu perro en un determinado escenario, usa la correa. También puedes usar una correa fija larga de 5 o 10 metros (long line), pero aprende a usarla primero.

10. Las buenas decisiones de tu perro dependen de las buenas decisiones que tú hayas tomado antes. Elige sabiamente dónde y cuándo soltarlo y reevalúa constantemente durante el paseo.

El perro: conocerlo como especie, como raza y como individuo

Las características individuales de los perros (establecidas tanto por su genética como por su historial de aprendizajes previos) juegan un rol determinante en su capacidad para poder pasear sin correa. Estas características de las que hablaré son genéticas, por lo que no podemos eliminarlas a través del entrenamiento; solo podemos manejarlas hasta cierto punto.

Entre dichas características, las más relevantes son: nivel de impulsividad, conducta predatoria, audacia vs.timidez y grado de orientación hacia el ambiente vs. hacia humanos.

La impulsividadtiene que ver conla baja tolerancia a la demora en la gratificación y se manifiesta en reacciones rápidas e inesperadas. Son perros que quieren obtener algo de manera inmediata y no pueden esperar. Actúan primero y piensan después. Imagina un perro que quiere su juguete, te acercas a tomarlo para lanzarlo y en menos de 1 segundo el perro se abalanza sobre tus manos, empujándote o lanzando mordiscos desesperados para arrebatarte el juguete porque no es capaz de esperar a que lo lances. Eso es un perro impulsivo… Ahora imagínalo sin entrenamiento y sin correa en medio de la ciudad o en un parque lleno de niños jugando con pelotas. Los perros impulsivos suelen meterse en muchos problemas en el mundo moderno por este rasgo, pero no es su culpa, es en gran parte su selección genética. Lo que nos lleva al siguiente punto sobre conducta predatoria.

La mayoría de las razas de perros fueron creadas con un propósito de trabajo; aprovechando sus cualidades naturales como depredadores, como perseguir y atrapar, acechar y rodear, vigilar y proteger, correr grandes distancias, rastrear y también matar.

Un trabajo esencial de los perros era ayudar a cazar y proteger a los humanos de animales peligrosos (y este trabajo lo siguen cumpliendo hasta el día de hoy en varias aldeas). Entonces, si dependes de tu perro para comer y protegerte, no necesitas uno que medite demasiado las cosas antes de actuar. Necesitas un perro que reaccione de inmediato al ver una presa y se lance con todo lo que tiene contra el jabalí salvaje o incluso contra leones u osos (algunos ejemplos de razas creadas para dichos propósitos: Weimaraner, RhodesianRidgeback, Karelian Bear Dog). Necesitas que el perro sea más bien impulsivo si se va a lanzar contra oponentes el doble o triple de su peso y que podrían matarlo de un zarpazo o si se va meter a madrigueras estrechas, oscuras y sin salida donde deberá enfrentar a un animal acorralado y furioso (como un tejón, un mapache o una rata).

Ilustración 2. Antiguos perros de caza con correa, probablemente para que no salgan disparados detrás de cualquier cosa antes de tiempo.

Las diversas razas se dividen en grupos. Varios de ellos son de perros seleccionados para la caza, divididos en señaladores, rastreadores, terriers, levantadores o cobradores y lebreles. Son perros sumamente populares por lo que su genética está bastante extendida en la población, incluyendo a los mestizos. Las conductas predatorias son genéticas y altamente heredables, y aunque no todos los perros presentan siempre las conductas adscritas a su raza, sí lo hacen un número importante de ellos (es decir, no adquieras un Cocker Spaniel para que tire de trineos o un Shetland Sheepdog para que te proteja de leones ni un Pointer para que cuide a tus ovejas).

Un perro altamente predatorio es un mal candidato a pasear sin correa porque cualquier movimiento de cualquier animal (o humanos/niños) gatillará su impulso de persecución y apresar. Incluso un animal inmóvil lo podría gatillar (verás que el perro se queda congelado de la nada y comienza a acechar lentamente hasta que se lanza a perseguir… o se salta la parte de acechar y va directo a perseguir) y una vez en modo persecución es difícil recuperarlos (mentalmente porque entran en otro mundo, y físicamente porque pueden perseguir por grandes distancias).

En perros que persiguen y atacan a los de su propia especie en la vía pública la conducta predatoria también puede ser un factor.

Y estas conductas tienen relación con el siguiente punto sobre audacia vs. timidez.

Ilustración 3. Un perro de caza (predatorio y probablemente también impulsivo) haciendo exactamente aquello para lo que fue genéticamente seleccionado durante siglos.

Los perros predatorios e impulsivos suelen ser más audaces. Va todo junto en el paquete de selección genética del perro de caza. Es decir, por lo general muestran más conductas exploratorias y menos conductas asociadas al miedo, pero el miedo juega un rol en la supervivencia de los animales salvajes. A través de la intervención genética hemos ido modificando su expresión en los animales domésticos.

Si hay demasiado miedo, te paralizas sin poder explorar tu ambiente para conseguir comida; pero si hay muy poco miedo, probablemente mueras de inmediato porque no te esconderás de otros depredadores o saltarás por ese precipicio persiguiendo un pájaro (o una pelota).

En cambio, un perro tímido suele ser más precavido, desconfía más de las situaciones, seres u objetos nuevos y suele quedarse siempre cerca de su base segura (puede ser una persona, un lugar o ambos) y son menos impulsivos. Estos perros suelen ser los que se ven paseando sin correa por todas partes con sus humanos porque nunca se alejan y adquieren esta conducta prácticamente sin entrenamiento. Pero hay que recordar que el punto débil del perro tímido es el miedo y esto se puede manifestar en un perro que agrede por miedoo en un perro que entra en pánico con algún estímulo que lo asuste y corra desbocado (probablemente intentando llegar a su lugar seguro). Un perro tímido no es un perro que anda temblando por la vida (por lo general), es simplemente un perro más precavido de lo habitual.

Y continuando con esta línea, llegamos al punto final sobre qué tan orientada está la motivación del perro respecto al ambiente y respecto al humano.

De acuerdo a la funcionalidad original de las razas, veremos perros que tienden a tener su atención más enfocada en el ambiente y otros que la enfocan más en sus humanos. Esto es una descripción muy, muy general y hay muchos factores que entran en juego aquí y no es estático, puede cambiar. También hay que considerar que las fases de desarrollo influyen bastante, con los cachorros menores de 5 meses casi totalmente enfocados en sus humanos y los perros adolescentes desde los 6 meses hasta los 3 añostotalmente enfocados en el ambiente. Pero quiero abordar este tema para explicar por qué pareciera ser que algunos perros de ciertas razas son mejores para pasear sin correa que otros.

Tomemos de ejemplo al grupo de los terriers. Estos perritos fueron seleccionados durante siglos para cazar a otros animales pequeños con una velocidad y fiereza impresionantes, especialmente ratas, visones, tejones, etc., que también son muy veloces. Y para poder ser efectivos en su trabajo necesitan estar enfocados en el ambiente y en todo lo que ocurre ahí: “¡Se acaba de mover una sombra ahí, debe ser una rata!”; “Siento un rastro de algo, ¡debe ser una rata!”; “¡Sentí el crujir de las hojas allá, debe ser una rata!”. Ya entiendes la idea. Entonces no nos debe de extrañar que cada vez que salimos de paseo con nuestros terriers ellos vayan casi totalmente enfocados en el entorno y en todo lo que ven, escuchan y huelen (podría ser una rata), prácticamente sin ponernos atención o recordar que existimos (esto se puede trabajar y mejorar). De aquí nace la fama de los terriers como “obstinados y testarudos”. En realidad no lo son, solo tienen una motivación diferente que no está centrada en las personas. Lo mismo ocurre con los sabuesos de rastreo como el Bloodhound, el Basset Houndo el Beagle, o los sabuesos de vista como los Galgos.

En cambio, razas como el Pastor Alemán o el Border Collie fueron seleccionados para enfocarse en los humanos y tomar sus instrucciones de ellos. Un Border Collie que se dedicara exclusivamente al ambiente y a pastorear cualquier movimiento sin escuchar las indicaciones del pastor era rápidamente descartado del trabajo y reproducción. Lo mismo con el Pastor Alemán, que pasó de perro ovejero a perro de protección personal y vigilancia, y un perro con ese trabajo que se enfoca demasiado en el ambiente y se va a explorar sin prestar atención a su humano o a sus indicaciones también era descartado. De aquí nace la fama de estos perros de ser “fáciles de entrenar”, en realidad no son tan fáciles como se ve en las películas, peropor lo general es fácil hacer que se orienten hacia nosotros y nos pongan atención.

Trabajos diferentes requerían características diferentes y aunque la selección a conciencia de rasgos específicos de razas hoy en día es un desastre gracias a la ignorancia e irresponsabilidad de los “criadores de traspatio”, estos rasgos con siglos de antigüedad siguen presentes en las razas y sus mestizajes.Lo que significa que debemos aprender a identificarlos, entenderlos y manejarlos.

El entorno

Cuando hablamos del entorno no solo nos referimos al lugar físico sino también a los estímulos que ocurren ahí. Por ejemplo, el entorno en un parque o una plaza es físicamente igual un día u otro, pero los estímulos cambian a lo largo del día. Habrá horas donde sea más probable toparse con personas y otros perros, otras horas donde habrá más niños y otras horas donde esté casi vacío. Deberemos identificar bien las horas en las que haya menos distracciones y sea más probable que nuestro perro tenga éxito en acudir al llamado y no perjudiquemos a terceros.

Dentro de un mismo espacio físico también hay diferencias en los estímulos, el entorno de un parque será diferente a su centro, cerca de la zona de juegos infantiles o cerca del límite con la calle.

Ilustración 4. Un entorno con bajo o muy poco flujo de gente y perros es lo recomendable si queremos soltar la correa. Mejor todavía si cuenta con cierre perimetral o es una zona con bajo flujo vehicular.

Un entorno urbano será distinto de uno en la naturaleza, donde tendremos playas, cerros, bosques, praderas, senderos, etc., con los respectivos animales que nos podríamos topar en esos entornos.

Ilustración 5. Allí abajo hay un bosque en pendiente con numerosas madrigueras y conejos.

En la foto anterior vemos nuevamente a mis perras, Naru y Kalhi, pero esta vez una de ellas está suelta y la otra está con una correa larga de 5 metros.

Kalhi es una mestiza de Schnauzer de 10 kg, es audaz y orientada hacia el ambiente y es increíblemente impulsiva y predatoria, es la terrier más terrier que he conocido en mi vida y es un desafío constante a mis medidas de manejo y entrenamiento para satisfacer sus necesidades conductuales y mantenerla a ella (y al resto) felices y a salvo de su “terrieridad”.

Naru es mestiza de razas varias y es una perra tímida, más orientada hacia sus humanos, no le gusta alejarse. Levemente impulsiva y predatoria, es precavida y suele pensar antes de actuar. Sus características la ayudan a poder pasear sin correa en diversos ambientes y con el entrenamiento de recall potencié lo que ya tenía. Pero básicamente tuve suerte con su lotería genética. Su punto débil es el miedo y querer escapar por susto, por lo que no le suelto la correa si noto que está muy nerviosa o asustada.

Luego de un evento extremo en el campo en donde Kalhi quedó atrapada por varias horas bajo tierra en una madriguera siguiendo sus instintos de caza, finalmente comprendí y acepté que no era seguro tenerla suelta (ya tenía un historial de escapadas de caza, a las que no les di la importancia que les debería haber dado porque siempre volvía, pero ese día fue la gota final).

Me decidí a comprarle una correa fija de 5 metros y otra de 10, y a trabajar el triple en mejorar su recall. Si mis ojos no pueden estar el 100% del tiempo enfocados en ella, entonces le pongo la correa (porque solo necesita un segundo de distracción mía para escurrirse como una rata detrás de un arbusto). Su recall mejoró muchísimo, pero aun así hay batallas que asumí como perdidas. Por ejemplo, nunca la tengo suelta en zonas de bosque o matorrales donde es altamente probable que aparezca un conejo y donde puedo perderla de vista si corre. También le pongo la correa si noto algún cambio conductual que me indique que detectó la presencia de una presa. Solo la suelto en praderas abiertas o planicies donde tengo control visual de lo que ocurre y si persigue algo puedo ver a dónde va. También evito que se aleje demasiado y la llamo periódicamente para entregarle su premio-presa (un premio alimenticio que lanzo lejos para que ella lo persiga y lo “cace”, le fascina) y mantener en buena forma su recall.

Este manejo me ha permitido darle libertad y mantenerla a salvo de la manera menos aversiva posible, al tiempo que satisfago sus necesidades conductuales.

Ilustración 6. La correa larga me permite dejar que Kalhi investigue con seguridad en lugares donde la pierdo de vista o donde podría haber una madriguera oculta.

Collares de descarga eléctrica (e-collar) y la supuesta libertad

Comprendo totalmente por qué hay personas que les ponen un collar eléctrico a sus perros para poder soltarlos, sé que es algo que viene desde un lugar de genuina preocupación por ellos. Quieren darles libertad y mantenerlos a salvo al mismo tiempo. Luego del evento con Kalhi, incluso yo me lo planteé por un segundo, a pesar de toda la información que manejo sobre sus efectos nocivos a nivel fisiológico y emocional.

Cómo poder darle libertad y felicidada Kalhi sin que se matara, siendo tan salvaje como es, fue una decisión a la que llegamos en conjunto. “Conversé” con ella para saber qué hacer y rellené los diálogos con lo que ella me habría dicho basándome en los años que la conozco. La conversación fue más o menos así:

C: ¿Qué opinarías si te pusiera un collar eléctrico para que pudieras andar por el bosque sin correa?

K: No tendría tanta libertad como tú crees. Tú manejarías el control de descarga, no yo, y eso lo convierte en algo impredecible para mí. Puede que esté feliz corriendo y explorando por ahí, cuando de pronto me llegue una descarga por algo que tú consideraste que era peligroso para mí o que no debería haber hecho. Nunca podría saber en qué momento lo vas a apretar y tú sabes que no hay nada que deteste más que estímulos repentinos que me asustan, aunque la descarga sea ínfima o el sonido del “beep” leve, yo me asusto con esas cosas inesperadas. Tal vez el collar me daría más libertad física, pero no mental.

Si me pones una correa larga, voy a tener menos libertad física pero tendría mucha más libertad mental. Podría hacer todo lo que quisiera en el rango de esa correa y puedo sentir cuando el largo se acaba porque no avanzo más. También podría meterme debajo de arbustos sin que te preocupes por perderme de vista.

C: Tienes razón, controlarte con un collar eléctrico sería una falsa libertad. Pero ya no podría soltarte en el bosque, tendrías que andar siempre con correa.

K: Puedo vivir con eso siempre que me proveas de otras opciones para correr a mis anchas y que me dejes hacer lo que yo quiera mientras tenga la correa puesta, si quiero trepar esa roca, escarbar u olfatear un rastro, déjame hacerlo.

C: Ok. Y voy a encontrar más formas de darte libertad segura y felicidad. No puedo decir que quiero mantenerte a salvo porque te amo y no quiero perderte pero al mismo tiempo amenazarte con una consecuencia negativa por alejarte demasiado o perseguir una presa. Eso no sería realmente amor. Tengo que evitar que te metas en problemas en primer lugar y no esperar a que hagas algo indeseado para luego darte una descarga u otro castigo.

Ilustración 7. En entornos abiertos como éste puedo quitarle la correa y dejar que corra libre porque puedo verla en todo momento y la mejora en su recall me da más seguridad de que vendrá rápido cuando la llame. Si persigue una presa puedo ver hacia dónde corre, a diferencia del bosque, donde la pierdo.

Test de Aptitud para el Paseo Sin Correa

Basándome en mi experiencia de los años que llevo trabajando con perros, hice este test para ayudar a las personas a evaluar qué tan seguro es pasear a su perro sin correa. Antes de realizarlo es importante conocer bien a tu perro y ser honesto contigo mismo sobre sus características.

*Este es un test orientativo informal que no ha sido validado científicamente.

Responde con SI, NO o A VECES a las siguientes preguntas:

PARTE I: Impulsividad y conducta predatoria

  1. Mi perro persigue autos o motos.
  2. Mi perro ha perseguido o intentado perseguir niños en movimiento.
  3. Mi perro ha perseguido o intentado perseguir trotadores o runners.
  4. Mi perro se pone nervioso cuando ve niños o los mira fijamente.
  5. Mi perro ha perseguido o intentado perseguir bicicletas, skaters, patinadores o scooters.
  6. Mi perro ha perseguido perros de manera no amistosa.
  7. Mi perro ha perseguido o intentado perseguir gatos.
  8. Cuando mi perro ve algo que le llama la atención se queda pegado mirando fijo y es muy difícil sacarlo de ese estado.
  9. Mi perro ha perseguido o intentado perseguir animales silvestres o de granja.
  10. Mi perro tiende a abalanzarse cuando quiere obtener algo.

PARTE II: Grado de orientación al humano

  1. Mi perro me pone atención afuera de la casa.
  2. Mi perro demora3 llamados o menos en responder al llamado.
  3. Mi perro viene rápido cuando lo llamo.
  4. Mi perro, afuera de la casa, permanece cerca de mí la mayor parte del tiempo.
  5. Mi perro me mira con frecuencia durante el paseo.
  6. Mi perro está atento a mi voz y/o a los cambios de dirección de mi cuerpo durante el paseo.
  7. Mi perro abandona estímulos de su interés con tal de seguirme.
  8. Siento que mi perro es fácil de entrenar.

PARTE III: Audacia y timidez

  1. Mi perro no duda en acercarse a gente y/o perros que no conoce.
  2. Mi perro se comporta de la misma manera tanto en la casa como afuera.
  3. Mi perro siempre quiere investigar lugares o zonas nuevas.
  4. Mi perro siempre mantiene una distancia inicial de personas y/o perros que no conoce.
  5. Mi perro parece comportarse de manera insegura cuando está afuera de la casa.
  6. Mi perro ha intentado volver a casa o al auto durante algún paseo o no ha querido continuar avanzando.

RESULTADOS:

PARTE I: Si tu perro anotó entre 5 a 10 puntos, ten cuidado en dónde y cuándo le sacas la correa, es levemente predatorio. Si tu perro anotó entre 10 a 15 puntos, lo mejor será que no le saques la correa en zonas u horas donde hay más gente y perros, es predatorio. Si tu perro anotó más de 15 puntos, lo mejor será que no le saques la correa a menos que estén solos o muy alejados de otros, es altamente predatorio; mejor usa una correa larga e introduce el entrenamiento de bozal. Ten especial cuidado si ha tenido reacciones hacia niños o perros pequeños.

PARTE II: Si tu perro anotó 5 puntos o menos, significa que es un perro muy orientado al humano, lo que podría facilitar el entrenamiento de andar sin correa. Si tu perro anotó 10 puntos, tiene orientación al humano pero le falta entrenamiento para mejorar eso. Si tu perro anotó más de 10 puntos, entonces es probable que tenga mayor orientación hacia el ambiente, lo que podría hacer más difícil que tenga éxito paseando sin correa, deberás elegir muy bien el entorno en el que lo sueltas y trabajar mucho en su recall.

PARTE III: Tanto los perros audaces como tímidos tienen pros y contras a la hora del paseo sin correa. Si tu perro anotó entre 6 y 9 puntos en las preguntas 1, 2 y 3 significa que es audaz. Con un perro audaz tendrás más problemas para evitar que moleste a terceros, porque querrá acercarse (un perro audaz no necesariamente es amistoso siempre); usa una correa larga en escenarios donde es probable que falle.

Si tu perro anotó entre 6 y9 puntos en las preguntas 4, 5 y 6 significa que es tímido, no tendrás muchas dificultades para evitar que se acerque a terceros, peropodrías tener problemas de intentos de escape por miedo si algo lo asusta lo suficiente. Usa una correa larga hasta que aprendas a reconocer qué cosas le asustan o lo hacen sentir inseguro. Muchos perros tímidos se sienten más seguros con correa.

También podrías tener un puntaje mixto y que tu perro sea audaz en algunas situaciones y tímido en otras.

Ilustración 8. Cuando Maya fue por primera vez a la playa el consejo para sus tutores fue usar correa de 10 metros porque su recall aún está en proceso y además tiene problemas de persecución de trotadores, por lo que era la opción más segura para todos.

Referencias de interés:

  1. Cooper, JJ. Cracknell, N. Hardiman, J. Wright H, Mills D. (2014). The Welfare Consequences and Efficacy of Training Pet Dogs with Remote Electronic Training Collars in Comparison to Reward Based Training. PLoS ONE 9(9): e102722 doi:10.1371/journal.pone.0102722. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4153538/
  2. Masson, S. Nigron, I. Gaultier, E. (2018).Questionnaire survey on the use of different e-collar types in France in everyday life with a view to providing recommendations for possible future regulations. Journal of Veterinary Behavior. 26: 48-60 doi: https://doi.org/10.1016/j.jveb.2018.05.004 Disponible en: https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S1558787817301351
  3. Schilder, M. B. H., Van der Borg, J. A. M., &Vinke, C. M. (2019). Intraspecific killing in dogs: predation behavior or aggression? A study of aggressors, victims, possible causes and motivations. Journal of Veterinary Behavior. doi:10.1016/j.jveb.2019.08.002 Disponible en:scihub.se/10.1016/j.jveb.2019.08.002
  4. Spady, T. Ostrander, E. (2008). Canine Behavioral Genetics: Pointing Out the Phenotypes and Herding up the Genes. Am J Hum Genet. 2008 Jan 10; 82(1): 10–18. doi: 10.1016/j.ajhg.2007.12.001 Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2253978/
  5. University of Pennsylvania. (2019). Genes play a role in dog breed differences in behavior. ScienceDaily. Disponible en: www.sciencedaily.com/releases/2019/10/191008165817.htm
  6. Rigterink,A.Houpt, K. (2014). Genetics of Canine Behavior: A Review. World J Med Genet. 4(3): 46-57 doi:https://dx.doi.org/10.5496/wjmg.v4.i3.46Disponible en: https://www.wjgnet.com/2220-3184/full/v4/i3/46.htm

Carolina Gálvez Vidal es médico veterinaria dedicada a conducta y entrenadora canina acreditada (ECA-IAABC).Vive en Chile, donde trabaja como OneSoul Educación Canina en clases de entrenamiento y consultas conductuales y es la humana de 6 perros que viven con ella entre el campo y la ciudad.

COMPARTIR