Por Mara Velez y Dot Baisly

El refugio socialmente consciente (SCS, en inglés) es un marco y una filosofía sobre los cuales los albergues pueden alinear programas y estructuras operativas para garantizar que sus prácticas y políticas aborden las necesidades de sus comunidades. Estas autoras han explorado los conceptos básicos del marco SCS en dos artículos anteriores, “Refugio socialmente consciente: una descripción general” y “Refugio socialmente consciente: pasando de la aspiración a la operación”. En este tercer artículo, se detallan las conversaciones con 11 líderes de refugios en todo el país. No solo entrevistamos a los líderes de los refugios que habían adoptado el modelo, también a los líderes de los refugios que no se autodenominan explícitamente “socialmente conscientes”, sino que incorporan los principios de la filosofía SCS en sus procesos organizativos y toma de decisiones.

Para facilitar la discusión, hemos dividido los refugios mencionados aquí en tres categorías: El grupo A, que son Dumb Friends League en Denver, Colorado; Rescate de animales de Colorado en Glenwood Springs, Colorado; Sociedad Protectora de Animales del Valle de Boulder en Boulder, Colorado; y Cleveland Animal Protective League en Cleveland, Ohio. El grupo A son todos los primeros en adoptar SCS o están muy involucrados en la creación de los conceptos y principios.

El grupo B está constituido por Massachusetts SPCA, con tres ubicaciones en el este de Massachusetts; Dakin Humane en Springfield, Massachusetts; y The Potter League for Animals en Middletown, Rhode Island. Este grupo se alineó con muchos de los conceptos, pero consideró que el modelo era una excelente manera de articular el trabajo que ya se está realizando en estas comunidades, donde la sobrepoblación de mascotas se ha resuelto total o casi siempre. 

Finalmente, el grupo C consiste en Servicios para Animales del Condado de Orange en Carolina del Norte; Liga de Bienestar Animal de Arlington, Virginia; Alianza de animales de compañía en Baton Rouge, Louisiana; y el Refugio de Animales del Condado de Santa Cruz en Santa Cruz, California. Este grupo es una muestra representativa de otros refugios en los Estados Unidos que se encontraban en diferentes etapas de adopción de los principios del marco SCS. 

Hacer el cambio a Refugios socialmente conscientes

De los 11 líderes de refugios que entrevistamos, varios ya habían estado viviendo algunos o todos los principios del refugio socialmente consciente en sus refugios antes de la creación del marco. Una vez que se publicaron los principios, los líderes de los refugios conversaron con sus equipos de liderazgo, juntas directivas y personal sobre dicho marco, pero no hubo cambios importantes en la forma en que se tomaron las decisiones ni se requirieron cambios operativos importantes. Estos incluyeron todos los refugios del grupo A, todos los refugios del grupo B y varios de los refugios del grupo C.

Si bien todos los refugios cuyos líderes entrevistamos sustentan los principios, algunos no usan el término de un refugio socialmente consciente para identificarse interna o externamente. Dos de ellos son la Liga de Bienestar Animal de Arlington y Dakin Humane. Los entrevistados de ambas organizaciones hablaron sobre cómo sus procesos operativos actuales, la toma de decisiones y el enfoque de sus comunidades están completamente alineados con el modelo SCS, pero no sintieron la necesidad de promocionar públicamente el marco de SCS. Dicho esto, ambos indicaron que el SCS es un modelo útil para enmarcar su trabajo y señalaron la utilidad del modelo para la comunidad de refugios en su conjunto. 

Carmine, de Dakin Humane indicó que el noreste es una zona en la que ya no hay un problema de superpoblación de mascotas; como tales, los refugios en el noreste podrían beneficiarse al hacer el cambio al marco SCS a través de un modelo de coalición, en lugar de refugio por refugio. Este modelo de coalición llevará refugios socialmente conscientes a comunidades con conciencia social. Un equipo de refugio adoptó la filosofía SCS es Servicios para Animales del Condado de Orange en Carolina del Norte. Antes de la adopción del modelo, se habían estado moviendo hacia los principios de protección socialmente consciente, pero sin ese marco específico en mente. En cambio, en ese momento estaban operando en contra de sus propios valores fundamentales identificados. La conciencia creada por la implementación del modelo de refugio socialmente consciente brindó a los líderes de Servicios para Animales del Condado de Orange un punto de pivote para adoptar el modelo SCS, que se alineó con los valores fundamentales identificados que habían articulado previamente. 

Para el equipo del Condado de Orange, el cambio al marco SCS les ayudó a encontrar formas de ser más transparentes en las decisiones sobre cada animal, así como a comunicarse con el personal y su comunidad a través de la lente de un marco que articula su función más ampliamente.

De manera similar, los líderes del Refugio de Animales del Condado de Santa Cruz (SCCAS) ya habían adoptado muchos de los principios antes de que la filosofía SCS fuera un concepto articulado. Aun así, estaban emocionados de ver los principios porque describen una tendencia positiva en la industria. Los líderes de SCCAS sienten que ningún animal debe ser rechazado por ningún motivo, por lo que para alinearse con el modelo de SCS siguen siendo un refugio de admisión abierta. La madurez de SCCAS en relación con el marco de SCS permitió que su enfoque cambiara de mejorar los procesos y la toma de decisiones en los refugios a la participación de la comunidad. 

El equipo de liderazgo de SCCAS no espera que los miembros de la comunidad busquen sus servicios; en cambio, tienen importantes esfuerzos de alcance comunitario para abordar el bienestar animal, que incluyen un programa “puerta a puerta” en el que los oficiales de control de animales establecen relaciones para identificar y abordar las necesidades específicas de las personas, incluidos los alimentos y el transporte para la atención veterinaria. De esta manera, SCCAS adopta el concepto de una comunidad con conciencia social, no solo un refugio socialmente consciente.

Proceso de implementación

La Companion Animal Alliance en Louisiana es un ejemplo de un refugio que se encuentra en las primeras etapas de implementación. Si bien el equipo de CAA ya ha brindado la atención veterinaria adecuada, muchos de los otros principios de la filosofía SCS aún no se han abordado por completo. El primer paso para pasar a un modelo SCS para el equipo de CAA fue abordar la salud emocional de sus animales a través de la implementación de un programa de enriquecimiento. Otros líderes en refugios emergentes alineados con el marco SCS han notado que los primeros cambios han incluido la adopción del programa Fear Free Shelters (Refugios libres de miedo) y la contratación de personal de comportamiento con credenciales y experiencia como pasos iniciales hacia la implementación del modelo SCS, además de la adopción de un programa de enriquecimiento. 

El grupo A de refugios, que incluye a los redactores del concepto del SCS, tenía diferentes necesidades y enfoques de implementación. La Liga de Protección Animal de Cleveland (APL) es un refugio de admisión abierta para animales que son confiscados a través de su trabajo humanitario de aplicación de la ley (HLE). El equipo de APL, que no usa el apodo de modelo SCS, ha mantenido un cambio previo a las políticas de admisiones gestionadas, que son anteriores al marco SCS, para los animales que no son HLE. Esto les permitió priorizar a los animales que necesitaban urgentemente un lugar seguro, evitar el hacinamiento y eliminar la eutanasia de animales tratables de forma segura y humana debido a la falta de espacio. También antes de la existencia del modelo SCS, la APL implementó programas de “alternativa al ingreso” para animales en propiedad y gatos comunitarios, y actualmente está en el proceso de expandir significativamente esos esfuerzos en alineación con la filosofía SCS. 

En contraste, Maggie de Colorado Animal Rescue compartió que CAR había cambiado sus políticas de admisión para ser una entidad verdaderamente abierta. La CAR había sido previamente identificada como de admisión abierta pero, con una mirada más de cerca, sintieron que aún necesitaban realizar múltiples cambios operativos para adherirse mejor al modelo SCS. Esos cambios incluyeron la adición de un programa de derivación de entrega voluntaria de animales en refugios, que incluye modificación de comportamiento, atención médica y otros servicios. Para aquellas mascotas que no se pudieron derivar, el proceso de admisión se hizo más transparente al incluir asesoramiento a la parte que entregó sobre todos los posibles resultados para ese animal. Inicialmente, les preocupaba ver tasas más altas de eutanasia al pasar a un modelo de admisión verdaderamente abierta, lo que inicialmente dificultaba la participación del personal. Sin embargo, con el tiempo, descubrieron que no había un aumento en la eutanasia. En todos los refugios, encontrar formas de abordar el principio filosófico del SCS “garantiza que todas las mascotas no deseadas o sin hogar tengan un lugar seguro al que acudir en busca de refugio y cuidado” es un desafío, en el mejor de los casos. 

La Liga de Bienestar Animal de Arlington en Virginia es un refugio centrado en el comportamiento, para empezar, lo que facilita el cambio. Si bien el equipo de AWLA no identifica específicamente que su refugio se adhiera solo al modelo SCS, sus prácticas y procesos están alineados con el marco. Amy Schindler de AWLA consideró que los refugios a menudo pasan por alto el apoyo posterior a la adopción y que era un programa clave a desarrollar para lograr los objetivos de la organización. Como parte de su mejora organizativa, que se alinea con la filosofía SCS, AWLA también fortaleció su programa de cuidado de crianza para evaluar y abordar mejor las necesidades de los animales con problemas médicos y de comportamiento. AWLA también ajustó su programa de transporte para aceptar animales de muchos otros lugares y traer mascotas que se ajusten a las necesidades de su comunidad, incluido el transporte de animales que estén bien adaptados a vivir en un entorno urbano, ya que tanto el refugio como los adoptantes se encuentran en un entorno de este tipo. 

Las políticas de admisión del grupo B no cambiaron significativamente como resultado de la adopción del marco SCS. En la región noreste, hay un bajo porcentaje de eutanasia, lo que establece el contexto para los refugios del área para ampliar los límites del modelo SCS hacia la maximización del bienestar animal, tanto en el refugio como en la comunidad, de modo que los animales no solo estén vivos, sino que prosperen. Mike de la MSPCA habló sobre un cambio en algunos procedimientos para abordar la salud del comportamiento de los animales en el momento de la admisión a fin de tomar decisiones de resultados más eficientes. Los animales de The Potter League se adquieren principalmente a través del transporte desde fuera del área y, por lo tanto, se han examinado antes de su llegada. Brad de la Potter League indicó que el marco SCS impulsó la consideración de la duración de la estadía de las mascotas en los refugios de la región. Dar prioridad a las transferencias locales se convirtió en un objetivo de esta organización. Los tres líderes del grupo B indicaron que consideran cuidadosamente la posibilidad de colocar animales con problemas de comportamiento en la comunidad, planteando en esencia la pregunta: “¿Sólo porque podemos, deberíamos?”. Hicieron hincapié en la necesidad de mirar más allá de sus propios refugios para mejorar el bienestar de los animales en toda la región. 

Comunicación al personal, voluntarios y comunidad

La comunicación del equipo de liderazgo de cada refugio sobre los refugios socialmente conscientes difería de un refugio a otro. Muchos de los líderes con los que hablamos no necesitaron comunicarse con la junta directiva específicamente sobre la adopción de la filosofía SCS como estándar establecido para los procesos operativos y la toma de decisiones sobre refugios, mientras que otros líderes, como los de Cleveland Animal Protective League, proporcionaron una presentación formal a su junta sobre el modelo SCS como información, pero no usa ni promueve el marco SCS en sus materiales. 

El equipo del Condado de Orange es conocedor de los medios y utilizó sus buenas relaciones existentes con los medios para hacer correr la voz sobre su adopción de la filosofía SCS, pero no antes de obtener el apoyo de su junta asesora ciudadana y el consejo del condado. Esto resultó en una resolución a la junta de comisionados del condado, que adoptó el marco SCS por unanimidad.

Como se mencionó anteriormente, el equipo del Refugio de Animales del Condado de Santa Cruz se ha apoyado en los principios del modelo SCS durante mucho tiempo, pero eso no significa que la conversación sobre dicho modelo haya terminado y quedara en el pasado. El gerente general de SCCAS les recuerda regularmente a sus electores el propósito y la función de un refugio de admisión abierta en la comunidad y establece expectativas de manera proactiva para las decisiones de eutanasia, así como también de qué manera SCCAS está viviendo los principios de modelo SCS. El logotipo del modelo SCS se incluye en el sitio web de la organización, así como en otros materiales, a manera de recordatorio regular del marco. 

Recomendaciones para quienes están considerando el cambio

Maggie de Colorado Animal Rescue nos recordó que el proceso es importante, tomar las cosas paso a paso, tener un plan para la implementación y celebrarlo en el camino. Su equipo tardó ocho meses en desarrollar un protocolo de eutanasia revisado de manera que fuera transparente. Una vez completado, celebraron y luego establecieron los próximos pasos para que todos los interesados ​​conocieran el plan estratégico que tenían por delante. Amy de la Animal Welfare League of Arlington sugiere que cada refugio comience eligiendo el principio que más les resuena. Comience allí y luego construya de una manera que esté alineada con sus objetivos organizacionales.

El Dr. Apryl Steele de Dumb Friends League, quien es uno de los arquitectos clave del modelo SCS, subraya la necesidad de ser transparente, contar toda la historia y usar el marco SCS como una herramienta para tener conversaciones sobre los resultados de los animales y los procesos de refugio. Jan McHugh-Smith de la Humane Society of Boulder Valley, también uno de los arquitectos clave del modelo SCS, nos recordó la importancia del respeto, no solo por su comunidad y aquellos en su propia organización, sino por otras organizaciones. Tanto Apryl como Jan enfatizaron que el compromiso con los objetivos de la filosofía SCS es el primer paso, y la puesta en funcionamiento llevará tiempo. No todos los refugios están en el mismo lugar, ni interpretarán ni implementarán los principios exactamente de la misma manera, pero cuando nos respetamos mutuamente podemos construir juntos un futuro mejor. 

Comentario de las autoras sobre las contribuciones de los profesionales del comportamiento a los refugios con modelo SCS:

Ambas autoras son profesionales del comportamiento del refugio y están inmersas en el comportamiento del refugio. Como tal, las discusiones con los líderes del refugio que entrevistamos incluyeron hablar sobre la eutanasia conductual. Casi todos los refugios con los que hablamos comentaron sobre la dificultad de determinar animales con comportamiento saludable y los desafíos relacionados con la comunicación de políticas y decisiones al personal y a los miembros de la comunidad. Mike de MSPCA dijo que su comunidad espera que no se adopten animales peligrosos o que estén sufriendo. A diferencia de muchas otras áreas, la conversación de la comunidad del noreste se centra en crear resultados óptimos y un mejor bienestar, en lugar de abordar el problema de la superpoblación. La comunidad del noreste no cuestiona las decisiones de resultados con tanta frecuencia como en otras comunidades. 

Dicho todo esto, casi todos los entrevistados mencionaron lo difícil que es ubicar y contratar personal calificado, experimentado y de comportamiento profesional con certificaciones relevantes, por ejemplo, CDBC, CCBC, IAABC Shelter, CPDT-KA o KPA-CTP. Es la opinión de estas autoras que los profesionales del comportamiento pueden apoyar a los refugios con conciencia social y a las comunidades con conciencia social mediante el uso de los principios de intervención conductual LIMA (Least Intrusive Minimally Aversive, en inglés) –es decir menos intrusivo, mínimamente aversivo–, en todos los aspectos del refugio, priorizando la salud conductual de todos los animales que ingresan al refugio mediante la implementación de oportunidades de enriquecimiento consistentes, identificando los animales que necesitan apoyo adicional e implementación de protocolos de modificación de conducta. 

Los profesionales del comportamiento con conciencia social están capacitados en enfoques de manejo sin miedo o con poco estrés y enseñan a todo el personal de atención directa cómo emplear estas técnicas. También es fundamental consultar con otros profesionales del comportamiento sobre casos de comportamiento difíciles o inusuales, así como desarrollar pautas para la toma de decisiones para su organización basadas en la capacidad de comportamiento de la comunidad y los recursos del refugio. Nos gustaría ver más profesionales del comportamiento calificados que elijan el trabajo en refugios como parte de su trayectoria profesional. ¿Se unen?


Dot Baisly es entrenadora de perros profesional certificada (a través del CCPDT), consejera certificada en comportamiento canino, consultora certificada en comportamiento felino y profesional certificada en comportamiento en refugios (a través de IAABC). También tiene una maestría en comportamiento animal de la Universidad de Tufts. Ha trabajado en bienestar y comportamiento animal durante más de 20 años, tanto en organizaciones de bienestar y rescate animal en Nueva York y Nueva Inglaterra, como con clientes privados desempeñándose como consultora para perros y gatos. Actualmente trabaja como directora de comportamiento para Northeast Animal Shelter en Salem, Massachusetts. Dot también trabaja con muchos refugios y rescatistas como consultora, evaluando perros y educando al personal y voluntarios sobre una amplia variedad de temas. Cuando no trabaja con animales de refugio, también trabaja con perros de servicio como representante de campo de Paws With A Cause. Comparte su casa con su perro “demo” para Paws With A Cause, Angus, y su Pitbull, Porkchop. Dot se dedica a ayudar a profesionalizar el comportamiento de los animales de los refugios a través de su trabajo con la IAABC y otras organizaciones de comportamiento y bienestar animal. 

Mara Velez es entrenadora canina profesional certificada que se especializa en entrenar perros temerosos y ayudar a las familias con perros recientemente adoptados de un refugio; también está especializada en manejo y entrenamiento de perros reactivos además de la modificación de las conductas de agresión basada ​​en el miedo. Ha pasado más de una década trabajando en refugios, tanto en instalaciones de admisión abierta como de admisión limitada. Ahora es la directora ejecutiva de Shelter Playgroup Alliance (SPA), una organización de enriquecimiento de refugios que ayuda a implementar programas de enriquecimiento, incluidos los grupos de juego. Mara también es directora ejecutiva de Humane Dog Training Advocates (HDTA), una organización sin fines de lucro centrada en la educación de los propietarios. Mara tiene una licenciatura y una maestría en psicología y completó el curso para un doctorado en educación. Mara también es consultora de aprendizaje y desarrollo para corporaciones en una variedad de industrias, donde asesora y trabaja en proyectos relacionados con el desarrollo de liderazgo, la mejora de procesos y la gestión de programas de aprendizaje.

(Traducido por Marisol Dacasa, IAABC Español)