Por Cecilia Erhabor

No me cabe la menor duda de que ustedes está en conocimiento de que la comunidad de perros de caza está muy dominada por hombres blancos, mientras que la comunidad de deporte canino en general está dominada principalmente por mujeres blancas, al menos cuando hablamos de aquellos que realmente compiten. Yo soy una mujer mestiza. Mi padre es africano negro (más específicamente, nigeriano) y mi madre es británica blanca. Estoy completamente segura que además tiene algo de irlandesa; en cualquier caso, mi madre es blanca. Como estoy en el Reino Unido, estaré utilizando el término BAME que es un acrónimo para negros, asiáticos y minorías étnicas (Por sus siglas en inglés). Es el término más apropiado para el Reino Unido, antes que utilizar negro, indígena, gente de color (BIPOC) que es más aplicable en los Estados Unidos. 

He estado trabajando con perros y sus dueños por 5 años, y recientemente comencé mi propio negocio, donde principalmente guío a dueños y sus perros a través de varios problemas conductuales. Tengo dos perros: Saber, nuestro rescatado reactivo con correa; y Honey, mi Golden Retriever de trabajo de 10 meses de edad. Honey es el primer perro que he criado desde cachorro, fue –y es– uno de mis objetivos hacerla una perra de deporte. Originalmente quería incursionar en la obediencia, pero luego de hablar con algunas personas, incluyendo el criador de Honey, decidí darle una oportunidad al entrenamiento de perros de caza. Entonces comencé a adentrarme en el tema. Así que, este artículo será sobre mis miedos, experiencias, y mis pensamientos como una persona de color en la industria del perro, pero con un enfoque específico en la comunidad de entrenamiento de perros de caza. 

La comunidad de perros de caza a menudo se percibe como uno de los pocos deportes de perros que todavía depende de métodos de entrenamiento “tradicionales”. Pero ellos entrenan estos comportamientos utilizando varios juegos sin usar aversivos. Por ejemplo: un entrenador tradicional podría utilizar pellizcar la oreja para enseñar al perro a sostener un maniquí, mientras que un entrenador en positivo de perros de caza le enseñará a traer con clicker. Usted puede buscar ambas técnicas si quiere aprender más. Debido a esto es que los entrenadores de caza pueden enfrentar críticas y juicios por aquellos que utilizan métodos más “tradicionales”. Ahora, yo no estoy emitiendo juicio sobre nadie que no use el refuerzo positivo; este no es un artículo para debatir sobre ello. Sin embargo, tenía miedo de que estos rumores de mentalidad “tradicional” pudieran agravarse aún más por el hecho de que no soy blanca. 

Soy una persona muy competitiva. Juego video juegos, por lo que créame cuando digo que sé que la competitividad puede sacar lo peor de las personas. Tengo planes de competir una vez que Honey esté lista, pero aquí es donde aparecen mis mayores preocupaciones. Estaba preocupada de que sería juzgada instantáneamente, de que podría ser pasada por alto o que hablaran de mí por mi color y estaba preocupada incluso de que podría recibir comentarios odiosos. Pero para ser completamente honesta con ustedes, sólo he tenido experiencias positivas con la comunidad de perros de caza. 

Todavía tengo que competir y mi postura puede cambiar después de eso, pero ya he conocido mucha gente de la comunidad del entrenamiento de perros de caza, tanto online como en persona, y solamente me he sentido muy bienvenida. Incluso cuando me abrí y compartí mis preocupaciones con un juez de caza del que soy amiga, se aseguró de dejarme claro de que no debería sentirme así. De hecho, el mencionarle mis preocupaciones lo llevó a presentarme a algunas personas importantes de la comunidad. Esta fue una experiencia muy diferente a la que estaba esperando de una comunidad que es conocida por sus tradiciones. En cuanto a la comunidad deportiva canina en general, ha sido la misma experiencia: completamente positiva. 

Creo que la industria animal está volviéndose más diversa. Antes de trabajar de manera independiente, estuve enseñando en una escuela que ofrecía cursos basados en animales, y estuve gratamente sorprendida de la cantidad de personas BAME en estos cursos. Eso no significa que no crea que las personas BAME no estén poco representados en la comunidad deportiva canina. Lo están. Sin embargo, personalmente no siento que sea intencional. Existen muchas otras industrias y comunidades que demuestran una clara discriminación hacia la gente BAME, pero, en mi experiencia, la industria canina no es una de ellas. Independientemente, creo que, si existiera más conciencia sobre los BAME en la industria, esto la ayudaría a diversificarse. Todos tenemos modelos a seguir, personas que nos gustaría ser, y es mucho más fácil buscar personas que son como uno. Puede llegar a ser muy intimidante ser parte de una comunidad donde eres tan diferente a la norma. Algunos lo aceptan; aunque siento que la mayoría lo encontraría lo suficientemente aterrador como para no practicar ningún tipo de deporte canino, ya sea por diversión o competencia. 

Sería increíble si algunos entrenadores reconocidos pudieran realizar algunos programas de divulgación o demostración canina en eventos y/o instituciones donde dichos programas y exhibiciones pudiesen ser experimentados por gente BAME. Las posibilidades incluyen colegios y universidades que tienen un alto porcentaje de estudiantes BAME o realizar charlas en eventos organizados por gente BAME. Fui muy afortunada de vivir cerca de Surrey Docks Farm –una granja escuela al Sureste de Londres– cuando era más joven, lo que significó que estuve en contacto con animales a los cuales normalmente no habría tenido posibilidad de conocer de cerca, especialmente viviendo en una gran ciudad como Londres. Por lo tanto, la creación de más granjas escuelas como Surrey Docks Farm y las posibilidades posteriores de realizar demostraciones para la comunidad local, sin duda aumentaría la cantidad de exposición que podría tener la comunidad BAME con animales, y en particular, con perros. Yo creo que sería más efectivo todavía si las personas que dictaran las charlas y demostraciones fuesen también de minorías étnicas. 

Adicionalmente, la gran mayoría de eventos donde tuve acceso a estas experiencias eran  ferias o exposiciones de perros. En estos eventos, ustedes generalmente no ven gente BAME, ya sea asistiendo o participando en él. De mi propio recuento, solo he visto dos veces a una persona BAME en estos tipos de encuentros, y ambos fueron en eventos ecuestres. Sin contarme a mí, creo que nunca he visto a otra persona BAME asistiendo a ellos. Debido a esto, no es raro que mi primera idea al asistir a estos eventos fuera “soy la única persona que no es blanca en este lugar”, lo que puede desencadenar un sentimiento de ansiedad porque es muy obvio para mí que sobresalgo. No puedo describirle lo feliz que me habría hecho, y que todavía lo haría, ver a una persona BAME haciendo una demostración con un perro en uno de estos eventos. Para lograr eso, debemos asegurarnos de ofrecer estas experiencias a gente BAME, para que al menos tengan la opción y oportunidad de considerar unirse a la comunidad deportiva canina. Siento un aumento en la conciencia de entrenadores/guías caninos BAME establecidos que también ayudarían en esto. He incluido a continuación algunos detalles para guiarle sobre algunos negocios BAME relacionados con perros. 

En conclusión, ser dueña de un perro y, por extensión, entrenadora canina con refuerzo positivo ha cambiado mi vida y continúa diariamente alterando mi percepción del mundo (en una buena manera). No tengo ninguna duda de que, diversificando la industria, y haciendo esfuerzos para diversificarla, se daría un gran paso en la dirección adecuada. Mi experiencia personal de la comunidad canina, incluidos los perros de caza y deportes caninos generales, es extremadamente positiva, y estoy agradecida a todos aquellos que han mostrado su apoyo durante todo el camino. 

El cambio está ocurriendo. 

Continúen aprendiendo, continúen escuchando, continúen apoyando, continúen luchando. 

Aquí agregué algunos links de gente BAME en la industria canina que personalmente sigo, desde entrenamiento y accesorios para perros hasta repostería canina. 

EntrenadoresCaninos BAME

@c3dbatofficial – Divulgación completa: esta es mi cuenta. 

@emelicarpe – One half of Carpe Momentum. Desde Suecia. Su página web: https://www.carpemomentum.nu/english/

@all_american_team – Entrenador de deporte canino. En Estados Unidos.

Fabricantes BAME de comida de perro 

@avaspetpalance – Ava hace premios orgánicos para perros y gatos. Es de Estados Unidos. Su página web: www.avaspetpalace.com

@petplate – Comida para perros fresca cocinada de grado humano. En Estados Unidos. Página web: https://www.petplate.com/

Fabricantes BAME de accesorios para perro

@sirdariusbrown – Darius hace pajaritas coloridas y las dona a refugios de animales para ayudar a los perros a ser adoptados. Para más información ingrese su página GoFundMe: https://www.gofundme.com/f/sirdarius

@housedogge – Accesorios eco modernos para perros. En Estados Unidos. Página web: https://www.housedogge.com/


Cecilia tiene su propio negocio (C3 DogBehaviour and Training) en el Reino Unido. Tiene un Msc en manejo del comportamiento animal y ya lleva 5 años ayudando a dueños y sus perros a solucionar varios problemas conductuales. También es miembro provisorio de la APBC y espera competir en pruebas de trabajo con su Golden Retriever de trabajo, Honey.  

(Traducido por Pamina Horlacher – IAABC Español)