Por Denise Johnson, DVM

Usualmente se cree que los gatos son la opción fácil, esa mascota para “dejarla y olvidarla”, aquella que necesita menos atención y que se ve menos afectada por nuestra ausencia. En realidad, son individuos complejos que son capaces de establecer apegos sociales fuertes y son susceptibles a crear un gran vínculo. Mientras que la presentación de casos puede ser diferente a la de la contraparte canina, los gatos pueden experimentar Trastornos Relacionados con la Separación (TRS).1

Los factores de riesgo que pueden desarrollar los TRS en gatos parecieran ser consistentes con aquellos en perros, incluyendo dueños que trabajan muchas horas, dueños que viajan frecuentemente, cambios en los horarios, y una partida a largo plazo o permanente de alguna otra mascota o miembro de la familia.2

El manejo de estos casos viene con nuevos desafíos, agregándolos a los que nos encontramos cuando trabajamos con perros que muestran signos de ansiedad por separación o distrés. La identificación del problema puede ser más difícil, ya que el estrés en gatos usualmente se manifiesta de maneras pasivas, como la reducción en el apetito y en las conductas de juego.3 Los comportamientos más evidentes suelen ser categorizados como “rencorosos” y antropomorfizados de forma que se exacerba el daño del vínculo humano-animal. La falta de conocimiento puede provocar que los dueños eviten buscar ayuda profesional hasta que la situación es insostenible, haciendo que sea más importante para los profesionales brindarles una ayuda comprensiva cuando consultan. 

Al buscar información de primera mano sobre el manejo de TRS, los consultores de conducta se encuentran con una clara falta de estudios centrados en felinos. Todos sabemos que mientras existen verdades fundamentales de conducta que se aplican transversalmente a todas las especies, los gatos no son perros pequeños y no podemos asumir que toda la investigación en caninos puede generalizarse a la población felina. Este artículo busca incorporar estudios disponibles en felinos, estudios en caninos, y experiencia profesional para preparar de mejor manera a consultores conductuales en casos de TRS en gatos. A pesar de que el nombre del paciente y pequeños detalles han sido cambiados para mantener el anonimato, el caso tratado durante todo este artículo es real y representa uno de los escenarios más comunes con los cuales me he encontrado en la práctica clínica. 

En conjunto con la falta de estudios en gatos con respecto a la separación y los problemas relacionados, también existe una falta de consenso con respecto a la terminología. Al buscar  información disponible, es posible que se encuentre con ansiedad por separación, distrés por separación, síndrome de ansiedad por separación, y similares. El término trastornos relacionados con la separación lo elegí por su inclusividad. Incluye un amplio rango de comportamientos y consecuencias asociadas a la separación de un individuo preferido, con o sin signos claros de estrés fisiológico.4

Ginger es una gata doméstica de pelo corto, de 3 años de edad, esterilizada y sin problemas de salud. Es cariñosa, solícita e incluso “un poco neurótica” según su dueña. Comparte su hogar con dos humanos cuya compañía disfruta mucho. La disfruta tanto que incluso prefiere comer acompañada y usualmente los espera. Se han mudado juntos 3 veces en los últimos 3 años.  

Signos clínicos y detección del caso

La poca cantidad de reportes de casos de TRS en gatos se puede deber a una combinación de factores. Como un depredador que también es una especie presa, está en su interés evolutivo ocultar enfermedades y retirarse en momentos de estrés. Esto se caracteriza por disminución en conductas de exploración, aumento en el interés por ocultarse y en la vigilancia.3 Desafortunadamente, un gato cuyo único signo clínico es esconderse cuando nadie está en casa es poco probable que reciba ayuda. Incluso cuando se presentan signos más evidentes, pueden ser menos dramáticos que los que se observan en pacientes caninos que experimentan niveles similares de distrés. En un estudio retrospectivo que analiza los reportes médicos de gatos que presentan problemas conductuales, el problema más común reportado que ocurría durante la ausencia de los dueños era la eliminación inadecuada.1 De los gatos que tenían eliminación inadecuada de orina durante la separación, 75% de ellos orinaba exclusivamente en la cama de los dueños. Destrucción y vocalización excesiva también se notaron, pero con menos frecuencia. Es importante reconocer que, al ser un estudio retrospectivo analizando 9 años de reportes médicos existentes, la historia obtenida puede no haber sido equivalente en todos los casos o tan directa como sería en un estudio prospectivo. Más herramientas de identificación pueden revelar un rango diferente de signos a nivel poblacional o sacar a la luz patrones conductuales más sutiles en el individuo. 

El desarrollo reciente de uno de estos cuestionarios ofrece un punto de partida para aquellos que están buscando incorporar evaluación de TRS en su propia obtención del historial.4 Esta encuesta se basa en el conocimiento de actividades y tiempo. Los dueños pueden no saber que están ocurriendo comportamientos indeseados en su ausencia; pueden asumir que el gato está escondiendo sus acciones por picardía o rencor. Si nunca se ha visto el comportamiento indeseado, debería ser considerada la posibilidad de TRS. Debe tenerse en cuenta esto para casas donde hay varios gatos, donde la identidad del misterioso que orina sigue siendo desconocida, como también en casos de alopecia en que los dueños no han visto recientemente un aumento del acicalamiento. Es importante destacar que la alopecia psicogénica es un diagnóstico veterinario de exclusión que requiere extensos estudios dermatológicos; en un estudio, se encontró que el 76% de los gatos derivados a un veterinario conductual por alopecia psicogénica tenían una causa médica para el hiperacicalamiento, mientras que un 14% de los gatos con esta condición tenían una causa médica además de un componente compulsivo (Waisflass, 2006).5

Para mantenerse con la Jerarquía de Procedimientos para Práctica Humana y Efectiva, debemos reconocer la relación entre la salud física y conductual y la importancia de una intervención médica temprana. Sin embargo, eso no significa que los gatos con condiciones médicas no están habilitados para recibir apoyo conductual hasta que estén sanos. La interdependencia entre el bienestar físico y conductual se ejemplifica en gatos que presentan cistitis idiopática felina (CIF) y síndrome de Pandora, tanto en el patrón de nerviosismo que se encuentra en los gatos afectados como en el éxito de la terapia con modificación ambiental multimodal.6-8 Mientras que una revisión completa de estos diagnósticos está más allá del alcance de este artículo, CIF es una condición caracterizada por signos crónicos de tracto urinario bajo mientras que el síndrome de Pandora se refiere a gatos que presentan signos crónicos de enfermedad del tracto urinario bajo en conjunto con comorbilidades. 

Como un estresor crónico, los TRS tienen el potencial de contribuir en signos clínicos más allá del período de separación. La separación puede ser algo de todos los días, impactando significativamente en el sistema central de respuesta de estrés y agravando condiciones subyacentes incluso sin conductas de aparente ausencia asociadas. También es muy posible que el sub-diagnóstico de TRS en gatos sea facilitado por una superposición de las modalidades de tratamiento. Medicación psicoactiva ha sido amplia y exitosamente utilizada como tratamiento para el marcaje con orina y eliminación inadecuada en gatos, usualmente pero no siempre en conjunto con manejo ambiental.9,10 Estos protocolos se superponen significativamente con el manejo clínico de los TRS.2 Si es que apuntamos a signos clínicos en vez de obtener un diagnóstico claro, puede que no se aborden de forma comprensiva las condiciones subyacentes ni la motivación.11 Los casos de TRS pueden responder a una terapia no específica, médica o conductual, pero estos pacientes podrían ser mejor atendidos con un enfoque consciente. 

Incorporando la detección de TRS a la práctica

Ahora que sabemos cómo mirar, ¿cómo incorporamos la detección de TRS en nuestra práctica de forma equilibrada con nuestras otras prioridades? Si intentamos evaluar exhaustivamente cada caso de conducta para cada posible condición subyacente, nuestros formularios serían difíciles de manejar en el mejor de los casos. Como veterinaria de clínica general, mi tiempo es generalmente limitado y debe ser eficiente la recopilación del historial. Afortunadamente, el incorporar la detección de TRS en casos de conducta puede iniciarse agregando dos simples preguntas. 

  1. ¿Cómo su presencia o ausencia afecta el comportamiento?
  2. ¿Estaría cómodo si se utiliza una cámara para monitorear los cambios de conducta durante su ausencia?

Preguntas abiertas permiten grandes respuestas. Al preguntar ¿cómo lo hace? En vez de ¿lo hace? Incentivamos al cliente a dar más información. Si la respuesta para la primera pregunta es “no lo sé”, entonces vaya rápidamente a la segunda. 

Apego y detección de TRS

Los dueños de gatos pueden sentir que sus gatos tienen excelentes vidas hogareñas y pueden sentirse avergonzados o frustrados por la idea de que puede que no sea así. Al preguntarle a los dueños, necesitamos ser muy cuidadosos en no despreciar la relación que tienen con sus gatos. La relación entre TRS y estilo de apego aún está en investigación tanto en perros como en gatos, con resultados más complicados que el asumir que el hiperapego es la raíz del problema.12-14 Es inútil hacerles creer a los dueños que su cercanía con su mascota es la causa primaria y podría llevar a no realizar la terapia si sienten que deberán elegir entre mantener una relación fuerte y el éxito total de su mascota. Enfoca las preguntas iniciales en el comportamiento que ocurre cerca y durante la separación, abordando los problemas de apego de forma separada si es que está indicado. 

  • ¿Cómo se ve la partida?
  • ¿Cómo se ve la llegada?
  • ¿Cómo afecta el apetito el estar solo?
  • ¿Cómo afecta sus conductas la duración de la ausencia?

Si encuentras que hay fricción o está a la defensiva, sugiérele vigilar por cámara como una manera de encontrar los estresores que están fuera del control del dueño, tales como conflicto entre mascotas cuando no están supervisadas o signos de estrés gatillados desde fuera de casa. 

El rol de la cámara de vigilancia para el diagnóstico de TRS

Las cámaras son un activo absoluto en el diagnóstico y manejo de TRS como también de otras conductas problemáticas. En los Estados Unidos, tan solo por $20 dólares puedes comprar una cámara de alta definición con una aplicación que transmita en vivo para observar a tu gato. Si es que tu cliente está preocupado por la seguridad de las cámaras habilitadas para Wi-fi, sugiérele utilizar las opciones de almacenaje sin conexión. El monitoreo a través de video permite detectar a los sospechosos en una casa con varias mascotas, identificar conductas que no dejan evidencias, hacer seguimiento de las mejoras en el tiempo, como también obtener material para clases de lenguaje corporal. Plataformas como Dropbox permiten que sea fácil el compartir los archivos de video, permitiendo al cliente subirlos a una carpeta compartida según su conveniencia. 

Se pueden revisar los videos para observar cualquier cambio conductual antes y durante la partida, teniendo en cuenta que una disminución en la actividad puede ser debido a estrés o falta de estimulación. Permítale al gato hacer la conversación: evalúa su lenguaje corporal en el contexto para aprender más de la motivación detrás del comportamiento. ¿Cuál es la frecuencia respiratoria cuando parecieran estar inactivos: baja y tranquila o elevada y ansiosa? ¿Hay tensión? ¿Frustración? ¿Están relajados con lenguaje corporal tranquilo mientras causan estragos? ¿Eliminan inadecuadamente porque se congelaron en un punto sin moverse en las últimas 8 horas?

El monitoreo puede ser especialmente útil en gatos que están luchando con constante CIF o síndrome de Pandora, sin detonadores conocidos. Enfermedades relacionadas con estrés desconectan al estresor de la consecuencia, haciendo más desafiante la obtención del historial.

Ginger presenta eliminación inadecuada, que comenzó poco tiempo después de la última mudanza, aproximadamente hace unos dos meses. La eliminación inadecuada consiste en orinar normal, pero específicamente en donde su dueña ha estado sentada. Afortunadamente, la eliminación es poco frecuente. Se produce cuando han ocurrido cambios significativos en su ambiente y cuando es dejada sola por un período de tiempo. El límite de Ginger son dos días. El video no está disponible actualmente.  

Manejo comprensivo

El tratamiento de TRS debe estar dirigido tanto a la ansiedad subyacente como a lo que le preocupa al dueño. Tenga en cuenta sus prioridades específicas, ya que dependemos de su inversión para que los planes avancen. Los pasos del manejo deben ir progresando en base a los procedimientos de jerarquía, como se menciona anteriormente. Esto comienza con un examen clínico completo con diagnósticos, determinados por el veterinario de cabecera de la mascota. 

Condiciones médicas subyacentes, tales como aquellas que causan dolor o desequilibrio hormonal, tienen un impacto considerable en los niveles de estrés del paciente como también en su capacidad de adaptarse. La eliminación inadecuada puede estar compuesta por orina diluida, urgencia, o enfermedad inflamatoria. Mascotas de edad avanzada o con deterioro cognitivo pueden ser menos capaces de adaptarse a la ausencia del cuidador y tener un mayor riesgo de TRS.2

Prepara mentalmente a tus clientes para la posibilidad de un estudio exhaustivo, ya que un examen físico por si solo puede no ser suficiente para descartar problemas médicos. El no tratar las condiciones de base no solo compromete el bienestar, si no que puede sabotear nuestros esfuerzos a largo plazo. 

Medicación

Esto también aplica en los casos en que los niveles de ansiedad o pánico evitan que la mascota se beneficie completamente de la intervención conductual. Considera la probabilidad de que un gato que está tan ansioso de comer o deambula durante la ausencia interactuará significativamente con rompecabezas para la comida. A pesar de que trabajar desde casa se ha vuelto más común recientemente, muchos clientes tienen necesidades y obligaciones que no les permiten prevenir completamente las ausencias durante el proceso de tratamiento. Si es que no podemos prevenir la inundación, debemos entregar un flotador. Esto podría ser mediante el uso de nutracéuticos y/o medicación en una situación o como una rutina base. Los consultores de conducta que no tienen el privilegio de realizar prescripción deben estar capacitados para comunicar sus preguntas e inquietudes sobre el manejo médico con el responsable del gato, incluyendo en el informe la necesidad de apoyo adicional durante la modificación conductual. 

Enriquecimiento ambiental

La decisión de incorporar medicación al plan de trabajo, incluyendo la elección de la droga, la dosificación y horario, es decisión del veterinario que prescribe. Esto no significa que los veterinarios sean los únicos proveedores de bienestar; el manejo ambiental es un componente clave en el bienestar felino. Para que una intervención sea definida como enriquecimiento ambiental, debe tener como resultado una mejora en el bienestar.15 Realiza un inventario de enriquecimiento, analiza el ambiente y las oportunidades actuales y posibles para la expresión de comportamientos normales e interacción con el entorno, para establecer una línea de base. Al preguntarles qué han intentado, los dueños generalmente comentan que han hecho de todo. La definición “de todo” varía enormemente. Pregunta por cosas específicas, validando el esfuerzo que han hecho sin asumir el alcance. 

  • Pareciera ser que ya ha dedicado muchos recursos a este asunto. Para mantenernos eficientemente y evitar enlentecer los pasos, ¿qué cosas específicamente ha intentado hasta ahora?
  • ¡Se nota que ha estado muy ocupado buscando soluciones! Por favor cuénteme lo que ha hecho hasta ahora para que podamos enfocarnos en nuevas oportunidades.
  • No quisiera decirle lo que ya sabe, ¿qué cosas ha realizado actualmente?

Ten en mente que algunas intervenciones pueden haber sido necesarias, pero no suficientes; incentiva a los dueños a que utilicen recursos que tienen a mano, que puede ser mucho más eficiente en combinación con el apoyo que tú agregas. Existen muchos recursos disponibles que hablan sobre la implementación y evaluación de enriquecimiento ambiental en gatos.6,15-17 Una vez que las necesidades básicas se han alcanzado, busca ajustes específicos que permitan al individuo tener éxito conductual. 

El examen clínico de Ginger era normal, con una palpación abdominal suave y cómoda. Ella solicita atención con acercamientos repetidos y haciéndose notar, pero pareciera tensa con un lenguaje corporal rígido cuando explora la sala de examen. Se conversó bastante sobre los exámenes de sangre y orina, pero debido a problemas económicos tuvieron que ser pospuestos. Sus necesidades son cubiertas con una ración grande diaria de comida en base a alimento seco balanceado, un arenero que es vaciado semanalmente, y juego frecuente interactivo e independiente. Le gusta mirar a los pájaros y su rascador de múltiples niveles.  

Basado en su examen e historial completo, que ha sido reducido para este artículo, Ginger se diagnosticó con trastorno de ansiedad generalizada (TAG) y TRS caracterizado por eliminación inadecuada e hiporexia (reducción del apetito). Debido al TAG y la severidad de TRS, se eligió una medicación ansiolítica (fluoxetina), con el objetivo de reducir sus niveles de estrés a un punto en el que la comida pudiera ser utilizada como enriquecimiento cuando no están con ella. Para poder establecer rutinas antes de lograr este objetivo, mientras el dueño está en casa, se introdujo rompecabezas para la comida de nivel básico. Para un mayor apoyo mientras la medicación llega a los niveles terapéuticos en su sangre, que puede llegar a tomar hasta unas 8 semanas, se recomienda dar 30 minutos antes de salir un nutracéutico de calma (Composure Pro). Se conversa ampliamente la higiene del arenero. Se recomiendan juguetes automáticos como una opción para aumentar las oportunidades de juego independiente. 

Señales de salida

Para modificar el antecedente se necesita entender la conducta del gato y como los cambios en el ambiente y nosotros mismos lo afectamos. La solución más obvia es obligar al cliente a que se quede con el gato durante todo el tiempo hasta que esté completada la intervención, pero desafortunadamente esta opción puede ser extremadamente invasiva desde el punto de vista humano. 

Solo algunos clientes son capaces de restringir viajes o de trabajar desde casa durante el manejo inicial, pero algunas salidas son inevitables. Como en los casos de problemas de separación en caninos, las salidas y llegadas debiesen ser lo más calmadas posible. Un exceso de emoción puede causar sobreestimulación y ansiedad exacerbada.2 Esto no significa ignorar al gato, ya que eso también puede ser estresante para él. 

Los clientes deben ser cuidadosos en no escabullirse o no distraer a sus gatos de formas que tengan como resultado el repentino descubrimiento de que se han quedado solos. A pesar de la ansiedad que generan en el momento, las señales de salida permiten la predictibilidad de un evento exitoso. La entrega de “interacción social, positiva, consistente y predecible de humano – gato” representa el cuarto pilar de un ambiente saludable felino, esto según la guía de necesidades ambientales publicada por la Asociación Americana de Práctica Felina y la Sociedad Internacional de Medicina Felina.15 Propongo que es más humano centrar los esfuerzos en mejorar la positividad de la partida al reducir la ansiedad subyacente, en lugar de eliminar la previsibilidad de la ausencia. Al manejar el ambiente para abordar los problemas individuales del caso se entrega una salida como ayuda de otros comportamientos no deseados durante el proceso. 

Un “santuario” dedicado

Preparar un santuario impenetrable permite a gatos altamente estresados y de baja actividad acceder de manera más fácil a los recursos necesarios. Mientras que generalmente se recomienda entregar un amplio espacio entre la comida, agua, y arenero, un gato que no está preparado para hacer un uso cómodo del espacio total se beneficia de una mejor accesibilidad. Asegúrese de que el área inmediata satisfaga las necesidades básicas, además de brindar comodidad. Ayuda adicional a considerar incluye difusor de feromonas, olores familiares como ropa sucia y apoyo auditivo. Hay una gran variedad disponible de opciones de apoyo auditivo, desde sonido blanco o sonido marrón que amortigua el ruido hasta música para gatos compuesta con ritmos internos felinos.18 Considere una rotación de las pistas de audio para ayudar a reducir el riesgo de habituación.

Manejo de la eliminación inadecuada

Al solucionar problemas de eliminación inadecuada, muchas veces los dueños se resisten a la recomendación de aumentar el número de areneros. La preocupación por el olor en áreas comunes, y el desafío de encontrar una ubicación lo suficientemente tranquila y fuera del paso, se reducen cuando se les comenta la necesidad de agregar el arenero solo durante las ausencias. No me importa que haya un arenero en la mitad del salón, si solo está ahí cuando salgo. Guardar un arenero transitorio al llegar es más fácil que limpiar una alfombra orinada o luchar con la madera dura saturada en orina.

Otra opción para que el cliente acepte agregar un arenero adicional es realizar un catálogo de areneros y determinar la clasificación de preferencia del gato. Respecto a ubicaciones donde el dueño está un poco dudoso en poner un arenero, se puede colocar uno que el gato acepta pero está menos entusiasmado en utilizar, mientras que en las ubicaciones que el dueño prefiere se colocan los areneros favoritos del gato para incentivar su uso. He tenido un gran éxito al destacar esto como un baño de emergencia muy necesario para momentos de necesidad, y el baño principal proporciona una experiencia que vale la pena cuando se hace el esfuerzo.  

Las mantas impermeables permiten una protección cómoda para los sillones, sillas y ropa de cama. Los protectores de colchones impermeables han avanzado mucho más allá de los estereotipos de bolsas de basura arrugadas del pasado. Recomiendo ambos a los clientes, ya que las mantas se lavan más fácilmente cuando están sucias, pero los protectores de colchones entregan una protección más completa al objeto. 

Comportamiento destructivo

La canalización de comportamientos destructivos depende tanto de la eliminación o protección de los targets como también de colocar alternativas tentativas en su lugar. Para una revisión profunda de las soluciones de rascado, por favor revisa mi artículo “Rasca esto, no esto otro” de la edición de primavera 2020 del IAABC Journal. “Destruye juguetes” también entrega una salida para la frustración y comportamientos destructivos. Se pueden cerrar los extremos de un tubo de papel higiénico o de toalla de papel, colocando la comida en su interior para un target con sonido. Se le deben hacer orificios en los costados para que tenga un fácil acceso durante la fase de introducción. 

“Lasaña de pañuelos de papel” entrega una opción más suave, que puede ser más accesible para gatos que no destruyen normalmente el cartón. La lasaña se hace utilizando distintas capas alternativas de pañuelos de papel, juguetes, catnip y/o silver vine como también sus premios favoritos o comida. Para gatos que son menos confiados cuando deben interactuar con nuevos objetos, recomiendo que se haga la lasaña directamente en el suelo. La deconstrucción puede hacerse más desafiante en el futuro al hacer las capas dentro de una “bandeja para lasaña”, como también en una caja de cartón de poca altura. 

Interferir en la habilidad de realizar comportamientos indeseados y entregar alternativas apropiadas puede ser suficiente para abordar específicamente las preocupaciones del cliente. Cambiar el estado emocional subyacente se puede lograr directamente con condicionamiento sistemático y reforzamiento de conductas deseadas.

Es difícil determinar si la eliminación inadecuada de Ginger es debido a inactividad prolongada en un lugar que huele como su humano preferido, marcaje intencional con el objetivo de dejar su olor, u otra razón. El grabar puede revelar más información asociada al lenguaje corporal y comportamiento; sin ello, las recomendaciones consideran ambas causas probables. Esto incluye: cubrir el lugar donde se sienta con una manta impermeable, crearle un santuario impenetrable en el lugar preferido de Ginger, colocar un arenero de emergencia en el área inmediata durante las ausencias prolongadas, agregar más lugares para rascar y así canalizar el comportamiento normal de marcaje, y el uso de detergentes enzimáticos en los lugares donde ha orinado.

Condicionamiento operante

Además del mal concepto de que los gatos necesitan poco tiempo y atención, su entrenabilidad usualmente es subestimada. Los fundamentos del entrenamiento con estímulo puente cruzan el límite de especies, haciendo que el clicker sea una herramienta muy útil para enseñarles a los gatos cómo gestionar las ausencias. Incluso sin el uso del estímulo puente, los gatos tienen una capacidad de aprender una gran cantidad de comportamientos a través del refuerzo positivo. Encontrarás que entrenar gatos se logra mejor con sesiones cortas, teniendo en cuenta que pequeños estómagos se sacian más rápido.

Mi habilidad preferida para el entrenamiento de separación es establecer una señal para que vaya a su cama, a una colchoneta o toalla. Esto se puede lograr de varias formas, incluyendo el libre moldeado o luring. Como veterinaria interesada en disminuir el estrés asociado a la manipulación, prefiero el uso de una toalla como target. Inicialmente, el gato es guiado a investigar la toalla mientras está estirada en el suelo, colocando una pequeña cantidad de comida justo debajo del borde más cercano. Levanta un poco la toalla con tu mano para permitir un acceso más fácil a la comida. Repite gradualmente, ve alejando la comida poco a poco hasta que el gato se meta debajo la toalla y alcance la comida del otro extremo. Una vez que hayas logrado que pase por debajo de la toalla y sea una señal segura al presentar la toalla como túnel, entrega el refuerzo directo después de que haya pasado por debajo en vez de dejar la comida en el suelo esperando. 

En este punto, el comportamiento ofrecido puede desarrollarse en distintas direcciones con el tema en común de que es altamente reforzador interactuar con la toalla. El tiempo entre que pasa por debajo y la entrega de la comida puede distanciarse a lo largo de cierto periodo para promover que se eche debajo de ella. Se puede agregar presión desde cualquier lado u otra manipulación gentil antes de reforzar para condicionar la sujeción con toalla para necesidades de manejo. 

Cuando se le presente una toalla estirada, los gatos que han sido entrenados para pasar por debajo, generalmente harán contacto con ella para intentar obtener el refuerzo. Este contacto con la toalla estirada puede moldearse y reforzarse como el comportamiento de “ir a su cama”. Cualquier interacción con la toalla puede asociarse con una señal verbal si se desea, o que la señal sea la posición de la toalla cuando sea presentada. 

Independiente del método de entrenamiento o de si utilizas una toalla o una colchoneta, el target debe ser cómodo, ya que el objetivo final es que sirva como un lugar de descanso. Entre sesiones no dejes la manta a la vista, para que su presencia indique entrenamiento activo. Esto facilita su uso como una señal segura al ir progresando a la desensibilización de las partidas y ausencias. Refuerza la duración de contacto con la colchoneta y la relajación por adelantado de cualquier trabajo de ausencia, para establecer una línea de base calmada. La entrega del refuerzo debe ser calmada y directa, reduciendo movimientos innecesarios y excitación, que son contraproducentes a nuestros objetivos. 

Para los gatos que gustan de ser cepillados, esto puede ser un excelente reforzador para relajarlos. Evita que se agite vigilando de cerca el lenguaje corporal y enfocándote en cepillar la cabeza o los hombros. Una vez que la colchoneta está enlazada con descansar y relajación duradera, se introducirá de manera gradual la distancia y por último la partida. Para mantener la colchoneta como una señal segura, no debe usarse en una salida real hasta que el entrenamiento haya progresado al punto donde las ausencias realizadas sean toleradas. El monitorearlos con video es extremadamente útil para observar la tolerancia y determinar un apropiado paso de desensibilización. 

Aprende más sobre la utilidad de trabajar la colchoneta con el artículo de Sarah Dixon, consultora certificada de comportamiento canino, llamado “Uso del tapete de entrenamiento en la modificación conductual”, disponible en la edición de otoño 2010 del IAABC Journal. 

Crea un plan de tratamiento cohesivo al posicionar la colchoneta en el santuario impenetrable o cerca de las conductas priorizadas de las salidas. Por último, el objetivo no es que el gato se mantenga en la colchoneta prisionero durante toda la ausencia, si no que sea capaz de aprender habilidades de afrontamiento que le permitan interactuar de forma positiva con su ambiente. Es muy importante desarrollarlo especialmente en gatos cuyos niveles de distrés o la presentación de signos clínicos se correlacionan con la duración de la separación. 

Para abordar esto, considera incorporar dentro de tu plan de refuerzo positivo el interactuar con el ambiente. Esto puede ser tan simple como utilizar entrenamiento con clicker para capturar o moldear interacciones con juguetes o rompecabezas para comida, incentivando la investigación de objetos nuevos. Refuerza conductas deseadas para establecer una rutina bien practicada en la cual puedas confiar durante las ausencias; esto puede incluir el reforzar el uso del arenero o el uso de superficies de rascado.  Si los clientes se sienten complicados con el concepto del entrenamiento con clicker o captura de conductas, les enseño que deben tratar el clicker como una cámara. Hacer click para sacar la foto del comportamiento que quiere, seguirlo con un premio para desarrollar el comportamiento. No es que sea una analogía muy elegante, pero funciona y es una instrucción accesible. Contáctalos con frecuencia y ten cuidado con no agobiar a los dueños con el plan de entrenamiento general. Una comunicación abierta es necesaria para determinar el número y complejidad de tareas que pueden implementar razonablemente a la vez. Particularmente en casos en que lo tenue de los signos clínicos contrasta la gravedad de la experiencia del gato, tenemos más éxito cuando aplicamos los principios de LIMA tanto en la mascota como en el cliente.

Ginger y su dueña son nuevas en el entrenamiento. Se le entregó un clicker, con la recomendación de comenzar a reforzar el uso del arenero. El resto de la modificación conductual se mantiene reservada para evitar abrumar a la dueña, ya que la discusión sobre medicación y ambiente ha sido extensa. Se programa una llamada de seguimiento en dos semanas, con un nuevo chequeo clínico en seis semanas para la evaluación de medicación y diagnósticos. 

Dos semanas más tarde, el manejo ambiental está yendo bien con la participación de comederos complejos cuando la dueña no está. Ginger por el momento está tolerando bien su medicación. El refuerzo positivo ha sido un desafío, pero se mantienen optimistas. Ha mejorado la higiene del arenero. Luego de siete semanas de terapia con fluoxetina, el diagnóstico de Ginger se ve fantástico y se aprueba continuar con ella. No ha vuelto a tener un episodio de eliminación inadecuada desde el inicio de las visitas, a pesar de viajes largos. Está comiendo bien cuando se deja sola, utilizando completamente su comedero complejo. Debido a su éxito en la separación y a su mejoría general de los niveles de ansiedad, se toma la decisión de mantener su medicación ansiolítica por un largo período. Se reitera la importancia de combinar el bienestar médico y ambiental, y el seguimiento adicional alineado con su programa de atención preventiva.

Conclusión

Como especialistas en conducta, debemos tener en nuestro radar a los gatos con TRS con el conocimiento de que más gatos de los que nosotros o sus dueños creemos pueden verse afectados. Probablemente podemos ayudar a muchos de estos individuos al promover una educación general del bienestar conductual felino y enriquecimiento. La detección cuidadosa y el tratamiento dirigido nos permiten ir más allá, con la oportunidad de crecer como campo y desarrollar estrategias de tratamiento basadas en la ciencia. A pesar de la falta de estudios enfocados en TRS en gatos, utilizar la evidencia que tenemos como también la extensa biblioteca de información en caninos, somos capaces de reunir una extensa lista de posibles intervenciones para elegir. Mientras que la anécdota común no es evidencia, compartir los informes bien pensados y exhaustivos de sus casos nos llevan en la dirección correcta. Mira hacia atrás los casos donde los TRS podrían haber sido un factor y ten la esperanza de brindar apoyo específico a una población desatendida.

Artículos relacionados

Dixon, S. (2018) Literature Review: Behavior Modification for Canine Separation Anxiety. The IAABC Journal Winter 2018

Dixon, S. (2019) Using Mat Work Training in Behavior Modification. The IAABC Journal Fall 2019

Johnson, D. (2020) Scratch This, Not That! The IAABC Journal Spring 2020

Weil, K. (2018) Hunting Enrichment for Indoor Cats Part 1: Indoor Activities. The IAABC Journal Fall 2018. 

Weil, K. (2019) Hunting Enrichment for Indoor Cats Part 2: The Great Outdoors. The IAABC Journal Winter 2019.

Referencias

  1. Schwartz, S. (2002) Separation anxiety syndrome in cats: 136 cases (1991–2000). Journal of the American Veterinary Medical Association 220:7, 1028-1033.
  2. Schwartz, S. (2003) Separation anxiety syndrome in dogs and cats. Journal of the American Veterinary Medical Association 222:11, 1526-1532.
  3. Amat, M., Camps, T., and Manteca, X. (2015) Stress in owned cats: behavioural changes and welfare implications. Journal of Feline Medicine and Surgery 18:8, 577–586.
  4. de Souza Machado, D. et al (2020) Identification of separation-related problems in domestic cats: A questionnaire survey. PLoS ONE 15:4, e0230999.
  5. Waisglass, S., Landsberg, G., Yager, J., Hall, J. (2006) Underlying medical conditions in cats with presumptive psychogenic alopecia. Journal of the American Veterinary Medical Association 228:11, 1705-1709.
  6. Buffington, C.A.T. et al (2006) Clinical evaluation of multimodal environmental modification (MEMO) in the management of cats with idiopathic cystitis. Journal of Feline Medicine and Surgery 8, 261-268.
  7. Buffington, C.A.T, Westropp, J.L., and Chew, D.J. (2014) From FUS to Pandora Syndrome: Where are we, how did we get here, and where to now? Journal of Feline Medicine and Surgery 16, 385–394.
  8. Lund, H.S., et al (2016) Risk factors for idiopathic cystitis in Norwegian cats: a matched case-control study. Journal of Feline Medicine and Surgery 18:6, 483–491.
  9. Bergman, L., Hart, B.L., Bain, M., and Cliff, K.D. (2002) Evaluation of urine marking by cats as a model for understanding veterinary diagnostic and treatment approaches and client attitudes. Journal of the American Veterinary Medical Association 22:9, 12.
  10. Hart, B.L., Cliff, K.D., Tynes, V.V., Bergman. L. (2005) Control of urine marking by use of long-term treatment with fluoxetine or clomipramine in cats. Journal of the American Veterinary Medical Association 226:3, 378-382.
  11. Denenberg, S., and Dubé, M.B. (2018) Tools for managing feline problem behaviours: Psychoactive medications. Journal of Feline Medicine and Surgery 20, 1034–1045.
  12. Edwards, C., Heiblum, M., Tejeda, A., Galindo, F. (2007) Experimental evaluation of attachment behaviors in owned cats. Journal of Veterinary Behavior 2:4, 119-125.
  13. Flannigan, G., and Dodman, N.H. (2001) Risk factors and behaviors associated with separation anxiety in dogs. Journal of the American Veterinary Medical Association 219:4, 460-466.
  14. Parthasarathy, V., Crowell-Davis, S.L. (2006) Relationship between attachment to owners and separation anxiety in pet dogs (Canis lupus familiaris). Journal of Veterinary Behavior 1:3, 109-120.
  15. Ellis, S.L.H. (2009) Environmental enrichment: Practical strategies for improving feline welfare. Journal of Feline Medicine and Surgery 11:1, 901-912.
  16. Ellis, S.L.H., et al (2013) AAFP and ISFM feline environmental needs guidelines. Journal of Feline Medicine and Surgery 15:3, 219-230.
  17. Halls, V. (2018) Tools for managing feline problem behaviours Environmental and behavioural modification. Journal of Feline Medicine and Surgery 20, 1005–1014.
  18. Hampton, A., et al (2020) Effects of music on behavior and physiological stress response of domestic cats in a veterinary clinic. Journal of Feline Medicine and Surgery 22:2, 122–128.

La Dra. Denise Johnson es veterinaria de medicina general con un especial interés en conducta, particularmente en el bienestar del comportamiento felino. Su proyecto, Comitted to Claws, tiene como objetivo reducir la deungulación al entregarle a los dueños de gatos y a profesionales de mascotas una solución humana de rascado que fortaleza el vínculo humano-animal. También trabaja como asistente de laboratorio en la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Ohio, se encuentra en el nivel 3 de la Certificación Fear Free y tiene la Certificación Plata de Manipulación Baja en Estrés.  

(Traducido por Pamina Horlacher)