Por Melissa Yank

Su nombre me intrigó. Funda Nenja se traduce como “Aprender con un perro” en isiZulu. Su misión me inspiró: “Nuestro objetivo es mejorar la calidad de vida tanto de los niños del municipio como la de sus perros. El concepto de “aprender con un perro” incorpora el bienestar animal y el desarrollo de mentes jóvenes”. Funda Nenja cree que inculcar valores de amabilidad, respeto y compasión a través del entrenamiento de refuerzo positivo de sus perros cambia las actitudes y las respuestas emocionales de los niños hacia sus perros. “Estamos invirtiendo en el futuro, no solo aplicando un enfoque provisorio al bienestar animal. Estos niños se convertirán en agentes de cambio y modelos a seguir para dueños de perros responsables y cariñosos en sus comunidades”. El mes que pasé en KwaZulu-Natal, Sudáfrica, observando la dedicación del personal adulto y los voluntarios, asesorando a los instructores en edad universitaria y secundaria, y trabajando con los niños del municipio y sus perros fue una de las experiencias más transformadoras de mi carrera.

Vida en los municipios

El municipio de Mpophomeni es una de las zonas más desfavorecidas de KwaZulu-Natal. Las colinas están cubiertas por cientos de casas de una sola habitación, construidas precariamente con restos de tierra, ladrillo y metal. Muchos no tienen agua corriente ni tuberías. Sus hileras solo son interrumpidas por filas de colorida ropa hecha jirones que ondea en una cuerda. Todos los viernes a las 2:30 p.m., comienza a verse salir gente de la tierra oscura y polvorienta en la distancia. Decenas de niños risueños aparecen con sus perros a cuestas, algunos con cachorros acunados cerca del pecho como cestas de frágil porcelana. No importa que Dog School no comience hasta las 3:15 p.m. ¡Este es el punto culminante de su semana!

Niños que esperan registrarse para la admisión mensual de Funda Nenja

La cerca de alambre en los terrenos de la escuela comienza a doblarse  bajo el peso de aproximadamente 100 niños y sus pequeños perros marrones, ansiosos por entrar. La canción de Funda Nenja resuena en parlantes portátiles. Es una melodía pegadiza creada y donada por Don Clarke, un galardonado músico y compositor sudafricano. Todos se unen. Fue entonces cuando lo sentí: la sensación incontenible de alegría que emana de estos niños. “Esto es increíble”, creo, cuando cientos de pares de pies y patas de cachorro entran por las puertas. Observo un flujo constante de niños bulliciosos y sonrientes que pasan corriendo. Su entusiasmo por la lección de esta semana y la oportunidad de enseñar y relacionarse con sus preciosos perros no se verán mermados por la temperatura gélida ni la amenaza inminente de lluvia. Se apresuran a sus respectivas clases en el inmenso campo de hierba.

Durante la siguiente hora, estos niños estarán rodeados por el poder del entrenamiento de refuerzo positivo, la orientación y apoyo de sus instructores y la autosatisfacción de enseñar a sus mejores amigos a sentarse, acostarse y caminar con ellos. Además, obtienen el conocimiento, posiblemente por primera vez, de que tienen la capacidad de comunicarse y enseñar sin usar la violencia. Dog School concluye con oportunidades sociales con sus compañeros,  orgullosamente compartidos detalles de lo que lograron con sus mejores amigos peludos, y una fruta gratis con una caja de jugo. Después de todo, uno de los requisitos fundamentales para una sesión de entrenamiento de perros exitosa es “¡Siempre termina con una nota positiva!”.

Cómo nació funda nenja

Adrienne Olivier, fundadora y gerente general de operaciones de Funda Nenja, vio la necesidad de una educación humana mientras trabajaba como voluntaria en las clínicas de extensión de SPCA en los municipios africanos. “Fue muy angustiante ver el trato cruel y coercitivo de los perros. Tenía sentido compartir mi conocimiento práctico de entrenamiento de perros con la comunidad local para mostrarles a las personas una mejor manera de tratar a sus perros”.

Con la ayuda de oficiales de campo locales de SPCA, Olivier anunció el primer taller. El objetivo: un proyecto a corto plazo destinado a enseñar a los niños de la escuela el manejo humano de sus perros. “Reuní a un grupo de voluntarios de SPCA y algunos entrenadores relativamente experimentados de mi escuela de perros para ayudar con la instrucción”, señala Olivier. “No teníamos idea de cuál sería la respuesta de la comunidad, y partimos sin un plan real que no fuera la determinación de hacer la diferencia. A la primera sesión asistieron 12 niños y sus perros. Cada semana los números aumentaron. Nos dimos cuenta de que el proyecto podría extenderse por más tiempo del previsto originalmente”.

Clase de entrenamiento de perros

Diez años más tarde, Funda Nenja pasó de intercambiar cuerdas y cadenas por collares planos y correas, y enseñar conceptos básicos de adiestramiento de perros con señuelo y recompensa, a convertirse en un programa solicitado a nivel nacional que atrae la atención de organizaciones internacionales de bienestar, la Organización Mundial de la Salud y la Organización Mundial de la Salud Animal, y medios de todo el mundo. Olivier explica: “Comenzó como una actividad informal que ocurría una vez por semana con la ayuda de voluntarios. Nos hemos convertido en una organización sin fines de lucro completamente estructurada con personal a tiempo completo y un equipo dedicado de más de 25 voluntarios que comparten la pasión y la visión de Funda Nenja”.

Viviendo el valor del refuerzo positivo

La enfermera veterinaria Christine Klapprodt trabajando en la clínica gratuita

Un valor al que Olivier se aferra es el entrenamiento de refuerzo positivo. “Desde el principio, estábamos decididos a seguir un enfoque libre de fuerza, ya que la violencia es común en todos los aspectos de la vida del pueblo sudafricano. Queríamos demostrar una forma más humana de lograr los objetivos propios”. Esto se guía por un concepto relativamente nuevo llamado One Welfare, que reconoce la interconexión de los animales, los humanos y el medio ambiente. A primera vista, parece tener algunas cualidades similares a la Iniciativa de Investigación de Conexión de Animales y Humanos (HABRI) en los Estados Unidos.

“Como resultado de esto, vemos que los niños que inicialmente tenían miedo de sus perros comienzan a formar hermosos lazos con ellos”, según Lisa Button, administradora del proyecto y gerente asistente de la Escuela de Perros. “Pasan de no saber cómo sostener a sus cachorros a acariciarlos suavemente y hablarles. Algunos de estos niños provienen de circunstancias desafortunadas en el hogar. A través de Funda Nenja descubren que su perro puede ser su mejor amigo, que los ama incondicionalmente”.

Button describe una de las historias más conmovedoras como un ejemplo del vínculo humano-animal en acción. “Nos encontramos con un niño de unos 7 años que no tenía habilidades sociales en absoluto. Durante nuestra visita al hogar descubrimos que vivía con su abuela, que no puede trabajar debido a problemas de salud. Viven en total pobreza. Lo hemos estado vigilando mientras asiste a Funda Nenja todas las semanas con su perrito. Tiene que caminar un largo camino para llegar a nosotros, lo que hace solo con su pequeño perro marrón, Lion, a su lado. Tienen la relación más increíble. Son un hermoso dúo para ver. Ocasionalmente le habla a su perro muy suavemente. Pero hay una conexión indescriptible entre los dos. Su relación requiere pocas palabras.

Un joven que anteriormente estuvo involucrado con una pandilla en Mpophomeni dijo: “Funda Nenja me ayudó a cambiar mi vida. Me di cuenta de lo mal que podría haber ido mi vida si me hubiera quedado en la pandilla”. Comenzó como estudiante antes de convertirse en instructor. Su posición como parte integral de Funda Nenja le dio un sentido de valor propio. Terminó la escuela y ahora está empleado en un establecimiento de peluquería canina.

Además de servir a los niños y a sus perros, Funda Nenja está sirviendo a toda la comunidad a través del Departamento de Servicios Sociales. Button dice: “Asistimos a las familias muy pobres con ropa y paquetes de alimentos en ciertas circunstancias. Nuestro trabajador social también ofrece asesoramiento familiar gratuito, un servicio que nadie más está ofreciendo en Mpophomeni”.

Cada nuevo cachorro o perro recibe una camiseta gratis, un control veterinario, desparasitante y una vacuna contra la rabia. Pueden comprar un collar plano y correa por una tarifa nominal. Les prestan bolsas de tela para llevar la ración canina que utilizan en su entrenamiento de señuelo y recompensa.

Button señala que los principios LIMA  (Menos Intrusivo, Mínimamente Aversivo, por su sigla en inglés) ocupan un lugar destacado en su programa. “Solo permitimos entrenamiento de refuerzo positivo. A los niños se les muestra que la paciencia y la perseverancia dan sus frutos, y que no hay necesidad de usar la fuerza. Ven lo relajados y dispuestos que están sus perros y aprenden a alentarlos en situaciones difíciles en lugar de obligarlos”.

El mensaje principal para los estudiantes es tratar a sus perros con compasión, paciencia, amabilidad y amor. “Les enseñamos que todos los animales tienen sentimientos y emociones, similares a nosotros, y que necesitan atender las necesidades básicas de sus perros”. Las lecciones que están aprendiendo se están extendiendo rápidamente por la comunidad. El cambio de mentalidad está teniendo beneficios de largo alcance, ya que los niños están transfiriendo estos sentimientos y emociones a sus familiares y amigos”.

Un entrenador del futuro

Los niños también están aprendiendo a respetar su entorno como parte de Funda Nenja: antes de que comience la clase, se requiere que cada estudiante recoja al menos diez piezas de desperdicios del campo escolar, que a menudo está lleno de basura.

La sostenibilidad de este programa es vital para la salud psicológica de esta comunidad y el bienestar de todos sus residentes. Ese trabajo recae fuertemente sobre los hombros de Button. Mientras asistía a las clases de entrenamiento de Olivier con uno de sus propios perros, se le pidió a Button que fuera voluntario. “Una vez que comencé a ser voluntario el viernes por la tarde, me enamoré del programa y me convertí en participante habitual”. Eso fue hace cinco años. Button es ahora la opción principal para muchas de las funciones principales del programa, que incluyen esterilizar y castrar a más perros, proporcionar un acceso más fácil a la atención veterinaria y llegar a más personas para educarlos sobre el bienestar animal.

¡La emoción del momento en que su perro finalmente dominó “Quieto”!

Según Button, “Somos muy conocidos en los municipios. Cada vez más adultos nos traen a sus perros enfermos o heridos para recibir tratamiento. Hay más talleres para los instructores, lo que mejora su capacitación y habilidades de comunicación, mejorando el programa. A menudo recibimos comentarios directos de los residentes de que están agradecidos por el trabajo que estamos haciendo. ¡Los padres y los abuelos han comenzado a asistir a los Viernes de Escuela de Perros Funda Nenja!”.

Olivier afirma: “El impacto que hemos tenido en la comunidad en general, tanto social como en términos de bienestar animal, ha sido observado por el Departamento de Servicios Sociales y verificado por una encuesta reciente supervisada por el Departamento de Veterinaria del Estado local. Nos gustaría ver que nuestro modelo de bienestar animal, que sigue el enfoque de One Welfare, se reproduzca en toda Sudáfrica”.

Algunos logros notables

El modelo Funda Nenja ha despertado el interés de la comunidad académica y veterinaria. Por ejemplo, presentaron el modelo de bienestar animal de Funda Nenja como invitados de Dogs Trust en la Conferencia Internacional de Bienestar de Animales de Compañía, en Cracovia, Polonia, en 2018. También tienen una invitación para presentarse en la Tercera Conferencia Internacional de Gestión de la Población Canina en Mombasa, Kenia, en septiembre.

El modelo de bienestar animal de Funda Nenja está inspirando a otras organizaciones de bienestar animal, incluida Edu-Paw, a iniciar proyectos similares en otras partes del país. “Las personas están reconociendo el valor del vínculo amoroso entre el guía y el perro que se desarrolla a través del proceso de entrenamiento”, según Olivier.

Su equipo de demostración, que consta de cinco equipos avanzados de adiestradores de perros, tienen una gran demanda para dar demostraciones en eventos en Midlands y sus alrededores. ¡Vaya a la página de Facebook de Funda Nenja para verlos en acción! “Estas exhibiciones de entrenamiento siempre son bien recibidas por el público y ayudan a disipar la creencia de que todos los perros africanos del municipio sufren negligencia y abuso de sus guardianes”, dijo Olivier. “También son una oportunidad maravillosa para que nuestros jóvenes adiestradores experimenten otra parte de la vida que de otro modo no estaría disponible para ellos. Se deleitan en mostrar sus habilidades caninas, lo que ayuda a nutrir su autoestima y confianza”.

Olivier está especialmente orgullosa del hecho de que Funda Nenja ofrece empleo a medio tiempo y a tiempo completo a los miembros de la comunidad Mpophomeni, donde más de la mitad de la población está desempleada. También proporcionó habilidades profesionales para otros trabajos relacionados con perros. Los estudiantes de Funda Nenja han trabajado como adiestradores de perros de detección en aeropuertos, peluqueros de perros y asistentes en centros locales de atención veterinaria e instalaciones de embarque.

Gogo, una de las abuelas de los estudiantes, se matriculó para aprender con su propio perro.

Como con la mayoría de las organizaciones sin fines de lucro, la financiación es el mayor desafío. Olivier dice: “Tenemos que buscar asistencia financiera constantemente, ya que dependemos totalmente del apoyo de los donantes”.

Ver por mí misma la privación que experimentaron los niños de Funda Nenja, y los desafíos que enfrentaban todos los días en el municipio, muchas veces fue una experiencia impactante para mí. Mi conclusión más valiosa: cada onza de energía positiva que una persona invierte en una misión que eleva a los animales y las personas tiene el poder de cambiar no solo la calidad de vida de ese animal, sino también la perspectiva y la calidad de vida de los participantes, los miembros de su familia, su comunidad, su región, su país y el mundo.

Dos ex alumnos de 2009 ahora están trabajando con animales como carrera.
¡Graduados!

(Si está interesado en saber cómo puede ayudar a Funda Nenja en su misión, comuníquese conmigo al correo electrónico melissayank3@gmail.com).


Melissa Yank es miembro colaborador de IAABC. Ha sido instructora mayor de educación canina y mentora de distrito para Petco desde 2010. También es propietaria de Top Notch Dogs: entrenamiento de refuerzo positivo y modificación del comportamiento en Newport Beach, California. Inicialmente, su carrera durante 20 años  fue con animales exóticos como entrenadora y educadora en tres zoológicos importantes del sur de California, así como fundadora de su propio santuario de animales exóticos. Conoció Funda Nenja a través de un compañero entrenador por refuerzo positivo y le inspiró a pasar un mes con ellos compartiendo su conocimiento y pasión, planeando regresar para ayudar a continuar su misión.

(Traducido por Manuel Tenchio, IAABC Español)