Por Caitlin Coberly

Fundé el “Foro de la comunidad de Dog Training 101” en Facebook a fines de 2010. En ese momento, estaba agotada de trabajar en rescate: me había ofrecido como voluntaria para hacer adopciones, transportar e incluso comenzar una clínica de esterilizaciones de bajo costo. Con 10 “Ahijadogs”, sabía que ya no podía asumir más de manera responsable. Consideré los problemas, incluida mi propia pequeñez frente a la magnitud del problema y concluí que la mejor manera de salvar a los perros era detener el ciclo de adopción y abandono. Si ayudamos a una persona, ayudamos a todos los perros que tendrán a lo largo de su vida, y potencialmente tendremos una transferencia intergeneracional a medida que lleguemos a los miembros de la familia y las comunidades con buenas prácticas. Así comenzó Dogs 101, como una forma de dar consejos básicos de adiestramiento a dueños necesitados.

Dog Training 101 ha tenido éxito más allá de mi más alocada imaginación. Ahora tenemos más de 50.000 miembros, con aproximadamente 100 miembros nuevos y alrededor de 10.000 visitas por día. Manejamos todo esto con la ayuda de unos 30 administradores y entrenadores profesionales que se ofrecen como voluntarios, además de los miles de clientes miembros que mantienen nuestro espíritu comunitario y nuestra alegría de vivir. Hemos escuchado de miles de nuestros miembros a los que ayudamos a mantener a sus perros en el hogar, o los ayudamos a vivir una vida más feliz, más satisfactoria y menos conflictiva con su familia peluda.

Reglas del compromiso

El asesoramiento en línea está lleno de desafíos en la comunicación: las personas son muy sensibles, incluso frágiles, en torno a los problemas de adiestramiento canino. A menudo sienten que han fallado. Un consejo desagradable, poco comprensivo o crítico casi garantiza que el mensaje caerá en oídos sordos. Entonces nuestra primera regla es sé amable.

Los entrenadores que más me han influenciado y, por lo tanto, la página, personifican el arte de la amabilidad al tratar con perros y clientes por igual al escuchar mientras son compasivos y empoderadores: Risë VanFleet, Grisha Stewart, Suzanne Clothier y Daniel Munier (uno de nuestros increíbles entrenadores en el sitio).

Otro tema crítico es diagnosticar de forma responsable las conductas problemáticas. Algunos clientes son muy buenos al presentar “solo los hechos”, mientras que otros tienden a interpretaciones más emocionales. Tenemos que hacer preguntas para abordar los problemas y minimizar las respuestas defensivas. Entonces, en lugar de preguntar “¿Castigaste al perro?” podemos preguntar “¿Es posible que hayas asustado al perro sin querer cuando…?”. Surgen desafíos de comunicación adicionales con los tecnófobos o cuando el inglés no es el primer idioma; en esos casos, intentamos usar un lenguaje simple y evitar cualquier jerga.

Quiénes somos

Tenemos un grupo de administradores maravillosos que ayudan a diario. Sería difícil nombrar a cada uno de ellos individualmente (¡tenemos 16!), Pero incluyen entrenadores de perros profesionales, estudiantes de psicología y sociología, artistas e incluso personas que han descubierto la magia de la vinculación con perros a través de Dogs 101. Todas ellas son personas que demuestran grandes habilidades humanas: perspicacia, compasión, gracia y la rara habilidad de evitar discusiones. Tenemos nuestro “Círculo de Entrenadores”, un grupo de entrenadores que exhiben constantemente la capacidad de pasar tiempo con las personas, ser amables bajo presión y diagnosticar y recomendar tratamientos que están dentro de las mejores prácticas actuales. También tenemos una página de apoyo para los muchos entrenadores “no investidos” que se ofrecen como voluntarios. En este sitio discutimos temas de diagnóstico y capacitación más difíciles, literatura revisada por pares, relaciones con los clientes y fatiga por compasión. Uno de nuestros temas favoritos en esta página es “cómo llegar a los clientes” (tomamos prestado mucho del libro de Risë VanFleet y he enviado numerosas copias a entrenadores aspirantes y activos). Es un verdadero desafío usar el Internet con amabilidad cada día, y nuestros administradores y entrenadores hacen un trabajo fenomenal de apoyarse e inspirarse mutuamente.

Determinación de recursos y mejor consejo

Una de las cosas más importantes que hemos tenido que hacer para tener éxito y evitar conflictos es decidir qué recursos y metodologías debemos recomendar como administradores y miembros entrenadores. Publicamos videos y recursos nuevos e interesantes regularmente en la página de nuestros entrenadores y discutimos los pros y los contras allí. Tenemos una lista informal de entrenadores que creemos que podemos recomendar casi sin preocupaciones, y otros sobre quienes nos aseguramos de revisar cada enlace o video con más cuidado antes de compartirlo con las personas que solicitan ayuda.

Originalmente, discutimos los métodos basados en la investigación revisada por pares y la experiencia personal. Se esperaba que los miembros tomaran sus propias decisiones educadas. A lo largo de los años, a medida que el grupo se hizo más grande, las discusiones se volvieron más agresivas, los argumentos se repitieron una y otra vez, y yo personalmente aconsejé a varios miembros sobre reubicar o eutanasiar a sus perros. Nos dimos cuenta de que teníamos que simplificar las cosas para las personas que buscaban ayuda. No sabían lo suficiente como para tomar buenas decisiones, a menudo combinaban las barreras morales con la efectividad (por ejemplo, pensaban que si una intervención se ubicaba más alto en la jerarquía humana, eso significaba que era más efectiva). Revisamos todas las declaraciones éticas de las organizaciones de capacitación profesional y muchos sitios web bien conocidos de entrenadores y consultores de conducta. Experimentamos con nuestros propios perros. Y hasta realizamos una encuesta en línea de los entrenadores profesionales en nuestro sitio.

Con varios cientos de profesionales respondiendo, nuestra encuesta mostró que incluso los entrenadores que usan aversivos recomiendan que un profesional enseñe los métodos aversivos en persona. Nuestros colegas profesionales (con miembros en IAABC, KPA, ABPT, CCPDT y PPG) y nuestra experiencia personal nos dicen que todas las conductas básicas se pueden enseñar utilizando métodos basados ​​en recompensas, y que muchos dueños de mascotas pueden entender cómo hacerlo mediante explicaciones por escrito o videos. Somos verdaderamente Dogs 101: utilizamos métodos simples, fácilmente disponibles y de trato humano. Las variaciones dentro de esos parámetros son aceptables (con varios cientos de entrenadores y miles de clientes miembros, podemos revisar muchos videos de entrenamiento profesional). Hay un nivel de consistencia sorprendente en los buenos videos de entrenamiento: en cada uno, puede ver en acción los principios básicos del conductismo. Obtenemos algunos que se destacan por ser inusuales y efectivos, lo que alentamos (se destaca el video de Leonard Cecil sobre “modelado de participantes”). Se recomienda a los clientes miembros que no están viendo resultados con nuestros métodos recomendados que busquen la ayuda de forma presencial de un profesional calificado lo antes posible.

Nuestras “recomendaciones prohibidas” son la intención de causar dolor, incomodidad o miedo (ejemplificado por cosas como las puntas o los collares electrónicos). Personalmente, estoy muy “a favor del empoderamiento” y me opongo a la compulsión, incluso en los métodos “R +” como “nada en la vida es gratis”, pero nuestros administradores y entrenadores varían. La conclusión es que buscamos métodos que sean efectivos, que no causen dolor ni miedo, y generen confianza entre el dueño y el perro. Nuestros entrenadores favoritos se basan en la elección y el enriquecimiento. Un área donde el consenso general entre administradores y profesionales difiere de mi opinión personal es el uso de caniles. En general, me opongo a las prácticas contemporáneas de enjaulado comunes en los EE. UU., Pero dado que es un “estándar de la industria” (calculo que alrededor del 90% de los profesionales en mi sitio recomiendan su uso para los perros cuando no puedes estar en casa), permitimos que se publiquen opciones de uso del canil en la página.

Cómo ayudamos

Nuestras 10 preguntas principales giran en torno a las razones por las que los perros se entregan a los refugios: hacer necesidades dentro de la casa, destrucción (a menudo problemas de ansiedad por separación), tirar de la correa, saltar, reactividad, ladrar, miedo a los extraños, protección de recursos, agresión de perro a perro en el hogar y problemas de interacción niño-perro. De vez en cuando recibimos publicaciones para presumir o cosas divertidas como “¿cómo le enseño a mi perro a encontrarme?”, Pero más del 50% de nuestras publicaciones son personas que están realmente preocupadas y esperan evitar reubicar a su familiar.

Muchos problemas de conducta tienen sus raíces en problemas fisiológicos, como problemas médicos o necesidades insatisfechas. Intentamos abordar las preocupaciones de salud y bienestar en primer lugar (¡hacer preguntas!), Y progresamos más o menos a través de la Jerarquía de necesidades (Maslow 1943, Michaels 2015). Esto a menudo significa que recomendamos una visita al veterinario, incluso recomendamos buscar un especialista o una segunda opinión. Para algunos clientes de bajos ingresos, esto puede significar ayudarlos a encontrar una clínica de bajo costo en su área. Y, por supuesto, informamos a las personas sobre los conductistas veterinarios y los conductistas certificados por IAABC y CCPDT.

Para asuntos no peligrosos como el entrenamiento para ir al baño, empatizamos con los propietarios y ofrecemos enfoques de “mejores prácticas”. Incluso para éstos, con frecuencia recomendamos una visita al veterinario para descartar problemas de salud como infecciones del tracto urinario o problemas gastrointestinales. A menudo remitimos a las personas a especialistas si creemos que puede haber problemas adicionales, como un componente de la conducta  basado en la ansiedad.

Para problemas más desafiantes (y potencialmente peligrosos) como la protección de recursos, la reactividad o el miedo, tratamos de brindar consejos de las mejores prácticas estándar de la industria sobre gestión y entrenamiento. Ofrecemos enlaces a otros recursos (como videos de Kikopup o Glasgow Dog Trainer, artículos del Whole Dog Journal o libros como Mine de Jean Donaldson o BAT 2.0 de Grisha Stewart), y casi siempre remitimos al cliente a sitios web profesionales de organizaciones para entrenadores o conductistas en persona (por ejemplo, IAABC, PPG, APDT, CCPDT y ACVB). Por lo general, les damos algunos “consejos de expertos” para alertarlos sobre problemas especiales que los manejadores novatos suelen pasar por alto, como elegir una distancia adecuada o aumentar los criterios demasiado rápido. Quizás lo más importante es que les indicamos que si no ven una mejora significativa, o si la conducta empeora, busquen asesoramiento de un profesional calificado. Les aseguramos que no debe darles vergüenza en buscar ayuda y les recordamos “en palabras de Bob Bailey, el entrenamiento canino es simple, ¡pero no es fácil!”

Cuando hay niños involucrados, casi siempre comenzamos y terminamos nuestros consejos con una exhortación a obtener ayuda profesional. Proporcionamos enlaces a recursos apropiados para ayudarlos a localizar a un profesional de buena reputación, así como enlaces a varias páginas web sobre cómo vivir con niños y perros que cubren conceptos básicos como “Be a Tree” (ser un árbol), interpretar el lenguaje corporal y manejo del estrés.

Nuestro objetivo principal es asegurar a las personas que no están solas, que hay ayuda disponible, que no es motivo de vergüenza tener desafíos, y remitirlas a los muchos y excelentes recursos que están disponibles públicamente. También tratamos de tener un sitio divertido y estimulante. Muchos problemas de conducta tienen su origen en el aburrimiento o la ansiedad: al tener un sitio divertido, podemos alentar a las personas a participar más plenamente, pasar más tiempo y divertirse más con sus cachorros. Y para aquellos que están realmente angustiados, bueno, ¡todos sabemos que es más fácil ingresar a la consulta de un médico que cuenta con un conjunto de servicios como guardería, mamografías y pruebas de embarazo que ingresar a uno que solo tiene un gran cartel que dice “ANÁLISIS DE ETS”!

Desafiando a las críticas

Es sorprendente lo que descubres a medida que avanzas: comencé el grupo con intenciones de modelar un aula académica y me he movido hacia un modelo que se parece más a una línea telefónica de suicidio o un programa de servicios sociales. Tenemos serias preocupaciones éticas sobre la recomendación de tratamientos para la agresión y los problemas basados en el miedo; esto surge mucho debido a la posibilidad de que alguien resulte herido como resultado de que un cliente implemente un procedimiento que no comprende completamente, o porque el perro tiene un problema más grave que el que se presenta en línea, lo que coloca a las personas y los perros en situaciones potencialmente peligrosas. Sin embargo, también sabemos que existen riesgos graves si no ofrecemos asistencia. Una gran proporción de nuestra clientela no tiene acceso a un entrenador profesional de alta calidad o no accederá a ellos por cualquier razón. También sabemos que ya están recibiendo consejos, muchos de ellos bastante peligrosos, de familiares y amigos.

Hay una enorme cantidad de información disponible en línea de otros grupos de Facebook, YouTube y sitios de blogs. Gran parte de esta información es dañina o peligrosa. Como experimento, recientemente realicé una búsqueda en YouTube de “protección de recursos” y “ansiedad por separación”. Mis primeros tres resultados con ambos involucraban el uso extensivo de refuerzo negativo y castigo, técnicas que se consideran “último recurso” bajo las pautas éticas de todas las principales organizaciones profesionales. Como profesionales, sabemos que estas técnicas no solo son éticamente angustiantes, sino que pueden ser ineficaces o francamente peligrosas.

Finalmente, aunque lo que hacemos puede verse como competir con profesionales éticos, creo que en realidad reducimos la inhibición que los clientes pueden tener para obtener ayuda profesional. Existe cierta evidencia del modelo de salud de que obtener consejos buenos, de bajo costo, empáticos y sin prejuicios en realidad reduce la vergüenza y prepara al cliente para ver a un profesional (por ejemplo, Czyz et al.2013, Rickwood et al.2005). Regularmente referimos a nuestros clientes miembros a recursos existentes de alta calidad, brindamos apoyo emocional y los alentamos a buscar ayuda profesional. Entonces, aunque simpatizamos con el argumento de que un entrenador en persona es crítico para diagnosticar correctamente un problema de conducta, creemos que la mejor manera de llevarlos a un profesional es que obtengan soporte en línea de alta calidad.

¡Damos la bienvenida a nuevos entrenadores al sitio de Dogs 101! Es una tarea enorme y nuestra política de “admisión abierta” significa que nuestra proporción de profesionales a aficionados es baja. Obtener y retener entrenadores profesionales de alta calidad, aunque solo sea por un comentario por semana, es fundamental para nuestro éxito continuo de mantener a los perros fuera de los refugios. También es una excelente manera para que los entrenadores practiquen las habilidades de comunicación y diagnóstico del cliente. Si quiere unirse, ¡solo avísenos!

Me gustaría agradecer a nuestros administradores sin los cuales Dogs 101 sería imposible:

Rachel Emery, Johnna Perkins, Cliff Erhardt, Katie Fleming, Mandy Widmark, Emily Stewart, Cole Faust, Brenda Migliorino Rogers, Debbie Craycraft. Tasha Wilson, Gemma Legg, Lindsay Marie, Cameron Coale, Jackie Thomas y Zoe Darley.


Caitlin Coberly Ph.D es consultora ecológica, técnico de encuestas, entrenadora de perros y la orgullosa “mamá” de una pequeña granja que incluye ocho Pointers increíbles, cuatro caballos viejos, tres gatos e innumerables abejas y palomas. Como entrenadora canina, se enfoca en el bienestar fundamental y en trabajar con instintos naturales, incluido el entrenamiento de perros de cobro sin uso de la fuerza.

Traducido por Manuel Tenchio, IAABC Español

Referencias

Czyz, E. K., Horwitz, A. G., Eisenberg, D., Kramer, A., & King, C. A. (2013). Self-reported barriers to professional help-seeking among college students at elevated risk for suicide. Journal of American College Health 61(7), 398–406.

Maslow, A.H. (1943). “A theory of human motivation”. Psychological Review. 50 (4): 370–96.

Michaels, L. (2015). Hierarchy of Dog Needs ® [Pyramid Graphic]. Washington, DC: U.S. Patent and Trademark Office.

Rickwood, D., Deane, F. P., Wilson, C. J. &Ciarrochi, J. V. (2005). Young people’s help-seeking for mental health problems. Australian e-Journal for the Advancement of Mental Health, 4 (3), 1-34.