Por Terrie Hayward

Mis clientes de conducta y adiestramiento animal a menudo se sorprenden al saber que trabajaré con ellos desde mi hogar en Puerto Rico. Al principio esto puede parecer una  propuesta complicada. Sin embargo, cuanto más he trabajado remotamente, más fácil, más fluido y más cómodo se ha vuelto.

A menudo puede haber personas en línea que buscan ayuda con adiestramiento cerca de su ubicación y que solo pudieron ubicar adiestradores que utilizan métodos anticuados aversivos. O, en otros casos, los únicos profesionales calificados en conducta y adiestramiento están demasiado lejos para viajar. Cuando comencé a trabajar primero mediante consultas telefónicas, luego con videoconferencia, comencé a buscar orientación de modelos exitosos de trabajo remoto en otros campos.

Breve historia de la telemedicina

Las consultas remotas de telemedicina han existido desde la década del 2000. En el campo de la psicología y la psiquiatría, por ejemplo, la videoconferencia se utiliza “para pacientes que residen en áreas desatendidas para acceder a servicios psiquiátricos. Ofrece una amplia gama de servicios a los pacientes y proveedores, como la consulta entre los psiquiatras, programas clínicos educativos, diagnóstico y evaluación, manejo de la terapia con medicamentos y reuniones de seguimiento rutinarias”.

Este enfoque remoto ha demostrado ser efectivo. Las revisiones de la literatura (por Hilty et al. En 2013 y por Yellowlees et al. En 2015) confirman que la telepsiquiatría fue tan efectiva como las consultas psiquiátricas en persona para la evaluación diagnóstica. Se describe como “al menos igual de buena para el tratamiento de trastornos como la depresión y el trastorno de estrés postraumático, y puede ser mejor que el tratamiento presencial en algunos grupos de pacientes, especialmente niños, veteranos e individuos con agorafobia”.

Dada la evidencia de la efectividad de la consulta remota y la facilidad para conectarse en línea, no es sorprendente que las consultas sobre la conducta de las mascotas comiencen a incorporar prácticas de tele-salud humana. Mientras tratamos con animales y personas, trabajar para ayudar a la mitad humana del equipo a comprender mejor cómo comunicarse de manera más efectiva ciertamente se puede lograr a través de consultas en línea.

Mis experiencias con consultas remotas

Personalmente he estado trabajando de forma remota durante varios años. Comencé hablando por teléfono, luego me fui a FaceTime y Skype, y finalmente comencé a trabajar a través de una plataforma llamada Zoom con videollamadas. De hecho, mi experiencia trabajando remotamente en casos de ansiedad por separación, enseñando a tutores con animales con necesidades especiales y también ayudando a clientes con casos de adiestramiento y modificación de conducta general, condujo a la creación de un negocio separado que tengo con mi esposo.

Reconocimos los éxitos en otros campos y aquellos que yo personalmente tenía a través de consultas remotas y decidimos extrapolar el modelo para crear una plataforma donde los clientes y adiestradores profesionales calificados pudieran conectarse. Aquí fue donde nació la idea de Pet Trainer HQ (PTHQ), ¡del deseo de facilitar conexiones fluidas y fáciles entre los adiestradores/consultores de conducta apropiados, basados en refuerzo positivo, y las personas que necesitan ayuda con la conducta de sus mascotas!

Requisitos para configurar consultas remotas

Cuando se considera el trabajo remoto, la lista de herramientas necesarias para que las cosas funcionen con facilidad no es larga. Las siguientes son las piezas clave que deben implementarse para trabajar de forma remota con los clientes:

• Una conexión a internet confiable (y/o una conexión a internet de respaldo)

• Un espacio limpio y tranquilo para su trabajo

• Una laptop con cámara incorporada (y/o una cámara externa)

• Una plataforma de video (como FaceTime, Skype o Zoom)

• Una forma de agendar citas (correo electrónico, aplicación de calendario, etc.)

• Un sistema de pago (como PayPal, Venmo o Square)

Al construir la plataforma PTHQ, una funcionalidad que queríamos ofrecer era la capacidad de permitir a los clientes seleccionar, pagar, programar y luego interactuar sin problemas con los entrenadores. Esto tenía como objetivo eliminar cualquiera de las complicaciones individuales de los diversos componentes.

Consideraciones logísticas

Una vez que haya organizado los puntos anteriores, ¿cómo sería una consulta? A la hora indicada, inicie sesión en su plataforma de videoconferencia. Es importante pensar en el fondo de su video. Una pared o espacio liso sin muchas distracciones es una buena idea.

La iluminación del espacio también es clave. Es posible que desee probar su espacio y las luces naturales y eléctricas disponibles en diferentes momentos del día. Asegúrese de no arrojar una sombra grande y asegúrese de que no haya resplandores de espejos o fotografías en su marco.

Piense también en la calidad del sonido. Puede decidir usar auriculares; Si es así, debe practicar con ellos con anticipación para asegurarse de que puede ajustar el volumen de manera adecuada, escuchar bien y usarlos cómodamente. Además, debe asegurarse de tener un espacio tranquilo donde no le interrumpan.

Como adiestrador, a veces es posible que desee tener un perro de demostración acostado cerca en una cama para perros, listo para mostrar cómo se vería el comportamiento que estás describiendo. Tener una bolsa de premios, un clicker y/u otros accesorios (puzles de comida, bozales, etc.) a mano que pueda usar según sea necesario ayudará a garantizar una cita fluida.

Algunas plataformas en línea lo habilitan a compartir su escritorio, lo que le permite mostrar a sus clientes videos o fotos de información relevante. Hemos encontrado que esta es una característica útil.

También debe tener sus notas de consulta, ya sea en un block de papel o en una segunda computadora/tableta para que esté listo con preguntas y para registrar la información según sea necesario.

Después de mis consultas en línea, me gusta seguir con un correo electrónico recapitulando nuestra discusión. A menudo proporciono recursos y/o instrucciones de seguimiento por escrito. Esto permite que el cliente pueda concentrarse sin tener que preocuparse demasiado por tomar notas o hacer un seguimiento de todo lo que estamos hablando.

Barreras y ventajas percibidas

Distancia

A veces, los nuevos clientes dudan sobre cómo podría funcionar el entrenamiento remoto. Pueden tener inquietudes sobre el hecho de que usted no esté físicamente presente con su perro y sobre cómo podría resolver un problema de comportamiento si no lo ve de primera mano. Es importante aclarar que con cualquier comportamiento problemático nuestro objetivo es evitar ensayos adicionales. Por lo tanto, incluso si estuviera allí con el perro, trataría de evitar poner al animal en una situación en la que practique el comportamiento no deseado.

Incluso si no se encuentra en la misma ubicación, puede enseñar con éxito a los propietarios de mascotas a través de los métodos TAG Teach (enseñanza con orientación acústica) sin necesidad de interactuar físicamente con su animal. De hecho, creo que es una buena lección para los adiestradores no poder “agarrar la correa” fácilmente. En cambio, la distancia ayuda a perfeccionar sus habilidades de comunicación, ya que necesita encontrar formas adecuadas de instruir a los clientes sobre el movimiento y las aproximaciones sin tocar al perro (o pájaro, gato, etc.).

Por ejemplo, si un cliente continúa “estacionando” su mano en su bolsa de golosinas, podría decir: “Imagine que tiene una pegatina en la parte exterior de sus pantalones, en el muslo”. Luego, cada vez que la mano del cliente se refugia en la bolsa, puedo recordarles: “¡Ponga su mano en su pegatina!”

Además, algunos animales que tienen miedo pueden estar más relajados con un entorno de trabajo remoto. Trabajar en línea le permite ver y escuchar al animal, pero evita la posibilidad de inundación si un animal temeroso se expone a una nueva persona muy de cerca. Además, los clientes pueden optar por usar auriculares para minimizar aún más cualquier interrupción del medio ambiente para el animal.

Problemas tecnológicos

Las personas también pueden preocuparse por su comodidad con la tecnología. Las plataformas (PTHQ, Zoom) disponibles a menudo le permiten enviar un enlace a los clientes con anticipación por correo electrónico. Esto significa que por parte del cliente no hay necesidad de descargar ni instalar ningún programa o aplicación con anticipación. Dependiendo también de la plataforma, a menudo hay consejos y trucos simples disponibles, como una configuración de silencio predeterminada que hace que los clientes no puedan escucharlo, pero puede guiarlos fácilmente a desactivarla.

A menudo, con cada nueva videollamada, se recomienda que también tenga un número de teléfono para que pueda guiar a los clientes a través de los detalles de la configuración inicial durante la primera interacción.

Por parte deladiestrador, puede practicar con algunas sesiones en línea con personas familiarizadas con el uso de este tipo de configuración para ayudar a ganar confianza en el proceso. Me parece que en la mayoría de los casos, con algunos ensayos, las cosas van muy bien.

Ejemplos de éxito

Tres ejemplos de cómo trabajar remotamente en habilidades y conductas mecánicas con los que he tenido éxito incluyen perros que saltaban o mordían inapropiadamente, y perros que sufrían ansiedad por separación.

En estos casos, comencé con una consulta de conducta donde tuvimos un diálogo sobre los problemas, las expectativas y el entorno. Luego pasamos a aclarar cómo funciona el refuerzo positivo y comenzamos a aprender la mecánica detrás de marcar y reforzar conductas incompatibles o alternativas. En los casos de saltos y mordiscos, discutimos el uso de una alta tasa de refuerzo y conductas marcadas/reforzadas que queríamos ver repetidas.

Al trabajar en línea, puedo recordarles fácilmente a los clientes cuándo cliquear al principio mientras se acostumbran al timing. O, de nuevo, puedo proporcionarles un punto TAG como “¡Clic para cuatro patas en el piso!”.

Para mantener nuestra conexión, comparto un registro de documentos de Google para estar en contacto entre citas en línea. Esto me permite documentar los intercambios y el progreso.

Finalmente, mis casos de ansiedad por separación (AS) siempre se llevan a cabo de forma remota. En el caso de AS, estar presente cambiaría la dinámica de la situación. Esto es contrario a nuestro objetivo, que es enseñarle al perro a sentirse cómodo mientras está solo.

A veces hay cámaras adicionales involucradas, y he hablado con los clientes para configurar y conectar varios dispositivos para ángulos adicionales. Nuestra documentación de configuración también está en línea y permite un diálogo fácil.

Recientemente finalicé un programa de varios meses con un cliente que nunca conocí en persona. Originalmente me contactó acerca de su perro, a quien no podía dejar solo en casa debido a los aullidos, ladridos, caminatas de un lado al otro y jadeos excesivos. George ahora puede permanecer cómodamente en su casa solo por hasta seis horas.

Otro cliente me contactó hace algún tiempo luego de adoptar un perro sordo de 2 años. Este fue su primer perro, y estaba preocupada por el exceso de mordisqueos, saltos y gruñidos. Trabajar con este cliente para facilitar su comprensión del lenguaje corporal canino, el uso de un marcador visual y una tasa adecuada de refuerzo aumentaron su éxito en comunicación y disminuyeron las conductas no deseadas. ¡Espero algún día pasar por su ciudad para poder conocer a su cachorro en la vida real!

Ahora que he estado trabajando de forma remota durante varios años, creo que, a medida que nuestro mundo se encoge, este es un método viable para brindar adiestramiento moderno de refuerzo positivo y consultoría de conducta a clientes en todo el mundo. ¡Espero continuar con las conexiones en línea y ayudar a los animales y sus familias a aprender juntos y modificar con éxito sus conductas, para hogares felices!

(Traducido por Manuel Tenchio, iAABC Español)


Terrie Hayward, MEd, CDBC, KPA-CTP, CPDT-KA, es una adiestradora profesional de animales certificada y la dueña de PAW-Positive Animal Wellness, y cofundadora de Pet Trainer HQ. Terrie trabaja con las familias y sus compañeros animales, presenta talleres, viajes y consultas centrados en interacciones de refuerzo positivo y modificación de conducta a través de aplicaciones de análisis de conducta. Se especializa en trabajar con perros sordos y con perros que sufren ansiedad por separación. Es autora de “A Deaf Dog Joins the Family: Training, Education, and Communication for a Smooth Transition” y es coautora del nuevo libro “Grooming Without Stress: Safer, Quicker, Happier”, además de “Your 10 Minute a Day Dog”. Terrie ha escrito artículos sobre conducta y adiestramiento para The Bark Magazine, Grooming Business, Pet Business, Deaf Dogs Rock y Karen Pryor Academy. Para obtener más información y artículos, visite su sitio web, positiveanimalwellness.com, o su página de Facebook.