Dilara Göskel Parry

En julio del 2017, el Programa de Retención de Mascotas del Servicio de Animales en Contra Costa (CCAS) recibió una petición de devolver a una gata tabby joven que había sido adoptada en el refugio unos meses antes. Cuando la coordinadora Stefani Buzzard respondió a la petición solicitando más información sobre la situación, la respuesta comenzaba: “Estamos realmente enamorados de Mango (alias Buttercup en el refugio) y en realidad nos gustaría quedarnos con ella…”.

Como se vio después, Mango había estado teniendo problemas intermitentes al orinar fuera delacaja de arena, y la visita de un veterinario había descartado problemas médicos comunes como la causa. Había tensión entre Mango y el gato residente, Nohea, y los adoptantes habían intentado en vano varios cambios para resolver el problema. Viendo que el vínculo entre los adoptantes y la gata parecía estar intacto, la mente de Stefani se centró en entregar recursos para ayudarles a mantener a la gata en el hogar, enviando links e información para manejar el problema, elogiando a los adoptantes por la voluntad de trabajar el comportamiento desafiante. Ella también mencionó que había un programa que podría ayudarlos con fondos, en caso que las finanzas fueran un problema.

Una semana después, otro correo:

Mango es una gatita dulce y muy divertida, pero es muy estresante limpiar sus líos. Está orinando por todos lados, y no tenemos una lavadora/secadora, por lo que lavar todo todos los días es muy complicado. Ya tuvimos que tirar nuestro sofá porque se orinaba en él frecuentemente, y hoy despertó a mis hijos en la mañana orinándose en la cama de mi hija. La verdad que no creo que podamos quedarnos con ella si esto continúa. Pareciera ser conductual, pero no sé qué más puedo hacer. También he intentado distintas cajas de arena. No sé dónde más podría colocar las cajas de arena para que no estén en el camino, ya que tenemos un pequeño departamento de dos habitaciones. Mango no quiere estar más encerrada y maúlla y rasca la puerta si es que la tenemos en la habitación (con comida y la caja de arena). Ella quiere estar en todo el departamento, y nuestra otra gata también. No sé cómo mantenerlas separadas sin que se enojen. 

Claramente, la situación estaba empeorando: parecía que Mango estaba un paso más cerca de  volver al refugio municipal, ahora con una historia que la haría ser menos “adoptable”. La eliminación fuera delacaja de arenano solo es una de las conductas más frecuentes por las que las personas los entregan a los refugios, sino que también – como puede imaginar – undesincentivo significativo para nuevos adoptantes, resultando en un mayor tiempo de estadía de los gatos que están estigmatizados por lo que suele ser, frecuentemente, un problema solucionable.

Gracias a un programa innovador llevado a cabo por el Servicio Municipal de Animales de Contra Costa (California) y por la entidad privada sin fines de lucro Fundación de Rescate Animal Tony La Russa (ARF), los dueños de mascotas que son residentes del Condado de Contra Costa y que están teniendo problemas con sus mascotas -ya sean médicos o conductuales o de alojamiento- pueden obtener asistencia para mantener a sus animales en sus hogares. Desarrollado para reducir el ingreso de animales a los refugios del condado, este programa entrega asistencia práctica y financiera para cuidados veterinarios, hogar temporal, arreglo de rejas perimetrales, depósitos reembolsables por tenencia de mascotas e incluso intervenciones conductuales. Estos recursos son entregados por ARF y CCAS, ambos basándose en donaciones y subvenciones incluyendo los Fondos de Beneficio para Animales del condado. Existe un proceso de solicitud y selección para asegurarse de que los casos estén incluidos en el programa. [1]

La coordinadora de los programas comunitarios de ARF, Laura Jean, llegó a  “Feline Minds Cat Behavior Consulting (Mente felina, consultores de conducta de gatos), una asociación que junto con Mikel M. Delgado creamos en el 2008, para ver si podíamos ayudar con Mango. Era su primera vez financiando una intervención de conducta felina, aunque habían utilizado anteriormente los fondos para ayudar en el entrenamiento de perros.

Ambos, Mikel y yo, tenemos experiencia en refugios. De hecho, nos conocimos y trabajamos juntos en la SPCA de San Francisco, donde, incluyendo otras tareas, fuimos parte del equipo de servicio en línea de comportamiento felino. Este servicio nos abrió los ojos ante cuán necesaria es la ayuda de expertos en comportamiento felino para los dueños. Como muchos consultores de conducta, nos gusta contribuir  a la comunidad (¡y mantener a los gatos en sus hogares!) por lo que ofrecemos descuentos a refugios de rescate y municipales. Estábamos felices de tomar el desafío de mantener a Mango en su nuevo hogar, y ojalá aliviar el estrés obvio que la familia estaba teniendo.

Mientras que las consultas a distancia complementadas por videos y entrevistas intensas pueden ser muy exitosas, en este caso fuimos afortunados de poder ir a visitar a Mango y a su familia. Las consultas en casa pueden ser especialmente efectivas cuando se está tratando de solucionar un problema conductual en gatos, por muchas razones. Una de las principales es que los gatos actúan como son realmente en su ambiente, por lo que los consultores son capaces de observar la interacción humano-gato, interacción gato-gato, y cómo el gato explora su territorio. Otra razón es que, en el lugar, estamos al tanto de detalles (por ejemplo: olores, ruidos, vista de las ventanas) que el dueño del gato no pensaría, o no podría compartir fácilmente. Un beneficio menos tangible es la facilidad de establecer una buena relación al reunirse con las personas en su ambiente, opuesto a una experiencia más sanitizada como en una clínica o por teléfono.

Mikel agendó la consulta para un cálido día de agosto, en la ciudad de El Cerrito, al este de Berkeley. Nuestra típica consulta demora entre unos 90 minutos a 2 horas e incluye registrar el historial, hacer una visita por la casa, conocer a los gatos si es que están interesados y demostrar técnicas de modificación de conducta y entrenamiento si los gatos están dispuestos. Mucho de nuestro trabajo implica analizar patrones de comportamiento. En este caso, Mikel fue capaz de observar rápidamente que todas las cajas de arena estaban en superficies elevadas como sillas, sofá y en una cama – lugares con vista – y que la distribución de las cajas no era óptima para una situación de varios gatos. A pesar de que el cliente tenía 3 cajas de arena para los dos gatos, eran todas más pequeñas que el ideal y eran cubiertas. Como suele ser el caso, cuando se descifra el problema de eliminación en gatos, la disposición que parece ideal para los dueños, no siempre lo es para los gatos: una caja de arena estaba estéticamente oculta en un armario de madera, sin duda una buena presentación para los humanos, y bastante frecuente, pero problemática para los gatos porque se sienten acorralados.

Tal como se presentaba la eliminación y el historial de la relación de los dos gatos, ¡parecía que Nohea se había abalanzado sobre Mango en la caja de arena o le dio a Mango una razón de pensar que probablemente lo haría! Optimizar la disposición de la caja de arena sería una gran pieza del puzle, pero claramente eran necesarios otros cambios. Mango estaba incómoda con el juego de Nohea de abalanzarse y perseguirla, por lo que direccionar la relación de los gatos entre ellos sería crucial. El plan de Mikel incluía separar los platos de comida, agregar espacio vertical al pequeño departamento para que los 2 gatos tuvieran más territorio que compartir, como también aumentar el tiempo de juego (¡Nohea tiene menos probabilidades de abalanzarse sobre Mango cuando está cansada!), y enriquecimiento como comederos complejos. También compartió recomendaciones de productos como limpiadores enzimáticos, para eliminar el olor de orina para los gatos que tienen narices más sensibles.

El seguimiento es una parte importante de la consulta de comportamiento; nos permite retocar los planes basados en la respuesta del gato antes de que el dueño se frustre e incentiva a continuar trabajando el problema conductual. Feline minds incluye seguimiento para todas nuestras consultas. En el caso de Mango, las repuestas eran felices:

¡Gracias por su interés! Mango ha estado muy bien con su caja de arena, ella y Nohea pareciera que se están llevando realmente bien. Pareciera que están cada vez más cómodas una con la otra, y se acuestan relativamente cerca (como medio metro de distancia) y se huelen sin ningún bufido. ¡Sus sugerencias han sido de mucha ayuda! Aún mantenemos la habitación de los niños cerrada la mayor parte del tiempo, pero ocasionalmente la dejamos abierta cuando ellos están ahí. Hasta ahora, no ha vuelto a orinar en la cama desde la última vez que le escribí. 

Los recursos utilizados para mantener a un animal de compañía en un hogar parecen estar fuera del alcance de algunos refugios, pero considerando la carga financiera (y otras) por cuidar uno en un refugio, es un dinero bien gastado, sin mencionar la satisfacción de mantener el vínculo mascota-humano y salvar gatos y perros del estrés de estar en el ambiente de un refugio. Desde la perspectiva de recaudación de fondos, es una noble causa que pareciera tener atracción en los donantes. Steve Burdo, gerente de medios de comunicación y comunidad del Programa de Retención de Mascotas de CCAS, indica que entre 2015 y 2016–el primer año del programa–, CCAS ha disminuido en más de un tercio la cantidad de animales que ingresan a refugios,  entregados por los dueños (2.428 en el 2015 a 1.547 en el 2016) y agrega: “el Programa de Retención de Mascotas del Servicio de Animales de Contra Costa/ARF ha sido un éxito total, que ha permitido a cientos de animales del Condado de Contra Costa permanecer en sus amorosos hogares gracias a la provisión de recursos, intervención y compasión”.

black catUna rápida búsqueda en Google lleva a muchos otros programas de retención de los refugios, indicando que esta idea se está consolidando a nivel nacional. Mientras más gente (y refugios) se den cuenta que los gatos son entrenables y sus problemas conductuales generalmente tratables, el rol de los consultores de conducta felina en estas intervenciones de seguro crecerá. Mientras no todos los casos se resuelven de manera exitosa como el de Mango, la ayuda y educación contribuirán a empoderar al dueño y crear una positiva y continua relación con la comunidad en general. Como dice Laura Jean, quien asiste con las admisiones en los refugios públicos como también interactúa directamente con los beneficiarios del fondo Safety Net, “el número de gatos entregados por problemas de comportamiento – especialmente relacionados con la caja de arena – es sorprendente. Sabemos que más gatos que perros son eutanasiados cada año en refugios – ¿por qué no invertir más en mantener a la mayor cantidad posible de gatos afuera?

¡De hecho, por qué no! En el caso de Mango, nuestra última actualización (marzo 2018) hace que todo valga la pena: 

¡Las cosas van bien con las gatitas! Mango y Nohea se han convertido en muy buenas amigas, ¡y ahoraa veces incluso se acurrucan y duermen juntas! ¡Muchas gracias nuevamente por su increíble ayuda! 

[1] *En este momento, el programa no puede ayudar con tratamiento de condiciones médicas que tengan un pronóstico desfavorable (excepto eutanasia humanitaria), emergencias médicas urgentes, continuar con el cuidado de enfermedades crónicas, algunos problemas de vivienda (ejemplo: políticas no negociables de “no se admiten mascotas”), relaciones personales o dinámica doméstica, viaje de largo plazo, o ayuda con el cuidado diario de la mascota a largo plazo. www.arflife.org, 29 de marzo, 2018.

 Fotos cortesía de L. Bonicatto.

Traducido por Pamina Horlacher, IAABC Español