He trabajado con cerdos de compañía por años y los encuentros fascinantes. Los cerdos siguen creciendo en popularidad como mascotas de casa luego de que la manía por el “mini cerdo” comenzara hace 30 años, en parte porque son estrellas a la hora de hacer videos que las personas aman ver y compartir en internet. Lamentablemente, muchos de estos videos de amigos en que me etiquetan, me han causado preocupación. Los comportamientos que veo que estos cerdos realizan son, bajo mi mirada profesional, potencialmente peligrosos e indicativos de situaciones estresantes para el cerdo, y a menudo para otros animales en el video también. Me gustaría ilustrar esto con un popular video reciente en el que fui etiquetada.

Screenshot of baby pig video
Tiempo: 0:20

Toda esta interacción entre el cerdo y el cachorro de Bulldog americano consiste en comportamiento defensivo por parte del cerdo. Acercarse desde atrás y levantarse en dos patas es algo que hacen cuando están peleando entre ellos. El cerdo puede no estar deliberadamente realizando esta conducta de forma defensiva a esta edad temprana, pero no es una conducta de juego que un cerdo haga con otros cerdos en un entorno natural.

El agarre y sacudida del cerdo no es una conducta normal de juego. Los cerdos no realizarían esta conducta con otros cerdos, ya que no tienen suficiente piel para poder agarrar.

El cerdo está entrando en un alto estado de ansiedad o estrés a medida que la interacción continúa, y se puede ver cómo se sacude hacia el final, tal como un perro se sacudiría en una interacción incómoda.

El cachorro puede pensar que todo esto es divertido, pero está practicando comportamientos peligrosos con el cerdo. A medida que el cerdo crezca, sea más fuerte y agresivo, las mordidas van a doler y probablemente generen heridas. El perro no tendrá otra opción que decirle al cerdo que se retire, lo que el cerdo no entenderá, escalando a mostrar los dientes, gruñir, embestir y eventualmente morder. Si esta interacción continúa por mucho tiempo,  lo más probable es que el cerdo esté siempre a la defensiva y comience a pelear por su vida, y lo más seguro es que pierda.

Tiempo 1:15

En este punto de la interacción, no hay ninguna agresión de parte del cerdo. Sin embargo, como un consultor de comportamiento en cerdos, puedo ver que tiene potencial de convertirse en un desastre. Esto es porque al cerdo se le está permitiendo practicar un comportamiento de subida sobre la niña, mordiendo su pelo y generalmente siendo molesto al subirse al rostro de la niña. Una vez que el cerdo sea más grande e intente estas conductas, es probable que accidentalmente lastime a la niña y luego se le dirá que “no” y posiblemente se le castigue. En mi experiencia, a los cerdos no les gusta que les digan que no pueden hacer lo que están haciendo, especialmente cuando es algo que han practicado por un tiempo. Es probable que el cerdo reaccione con comportamientos agresivos como un golpe de cabeza, una embestida o una mordida ante una interrupción verbal potente como un grito de “¡No!”

Como un consultor de comportamiento en cerdos, insto a todos los eventuales dueños de cerdos como mascotas que observen comportamientos como este, lean sobre comportamiento, salud y bienestar del cerdo. Me gustaría que pudiesen conversar con las personas que son dueños de cerdos sobre los desafíos que enfrentan y preguntarles qué es lo que les gustaría haber sabido antes de adoptar un cerdo. Me gustaría que consultaran con un especialista en comportamiento tan pronto vean cualquier cosa que genere preocupación o confusión, antes que este comportamiento se convierta en un hábito en el cerdo. Aquí hay algunas pocas lecciones aprendidas a lo largo de mis años viviendo y trabajando con cerdos de compañía.

  1. ¡Socializar, socializar, socializar! Y no es solo ir a lugares – personalmente quiero que la mayor cantidad de personas posibles le pidan a mi cerdo que haga cosas. Quiero que mi cerdo piense que todo el mundo conoce las reglas por las que vive, para que no intente molestar a otras personas que están a su alrededor.
  2. Enseñarle a un cerdo a controlar sus impulsos con la mayor cantidad de personas posible es vital para prevenir problemas de comportamiento. Enseñarles a esperar por el refuerzo que quieren. El control de impulsos necesita ser una forma de vida para los cerdos y sus familias humanas, para que los cerdos aprendan a no ser molestos – no invadir el espacio de una persona- solo porque una persona pueda dejarlos. Tolerancia a la frustración es otra parte importante para enseñarle a un cerdo a encajar en una familia humana. Nadie quiere terminar con un cerdo que grita y muerde cuando no recibe lo que quiere, así que tengo clientes que les enseñan a sus cerdos a esperar los refuerzos, y solo reforzar aquellos comportamientos que no están acompañados de muestras de frustración, como puede ser gritar.
  3. Los cerdos pueden ser muy territoriales. He encontrado que, si se le permite a un cerdo perseguir a una persona inclusive fuera de su casa, o arriba de un sofá o mostrador, serán mucho más propensos a desarrollar tendencias de intentar perseguir a extraños o familiares que no les gustan.
  4. Mi aproximación para prevenir y modificar comportamientos problemáticos es por medio de enseñar comportamientos alternativos. Reforzar diferencialmente comportamientos alternativos por sobre los que están causando preocupación en el dueño del cerdo es una buena estrategia porque los cerdos van a trabajar casi siempre por comida, en cualquier lugar. Enseñarles a los cerdos qué comportamientos les entregará lo que quieren es mucho más exitoso que ignorar o castigar comportamientos inadecuados. He encontrado que esta última estrategia termina frecuentemente en una lucha de voluntades. No digo que no se les puede decir “no”, o en cierta forma decirles que lo que están haciendo está mal, pero ese espacio vacío necesita ser llenado con comportamientos adecuados.
  5. Los cerdos son altamente inteligentes y pensadores creativos. Van a intentar comportamientos a intensidades bajas para observar qué sucede. Si ven que el comportamiento es reforzado y nada sucede para que sea prevenido, el comportamiento crecerá en intensidad, frecuencia y duración. Esto es lo que la mayor parte de mis clientes – y lo que los dueños del video – no observan, y es lo que los mete en problemas. Frecuentemente veo que mis clientes dicen que no tienen idea de dónde vino un comportamiento agresivo, territorial o basado en frustración, y que sucedió totalmente de la nada. Sin embargo, cuando hablo con ellos se percatan de que el cerdo ha realizado versiones menores del mismo comportamiento todo el tiempo, simplemente no con la misma frecuencia, intensidad o duración para que los clientes lo percibieran como un problema.

Viviendo con cerdos y perros

Muchos de los aspectos más alarmantes de los videos en redes sociales involucran la interacción entre cerdos y otras mascotas, particularmente perros. Cerdos y perros pueden convivir felizmente, pero los miembros de la familia necesitan ser conscientes de los potenciales problemas y tomar precauciones adecuadas. Los perros son depredadores y los cerdos son presa; sin importar cuán bien se lleven dentro de la casa, una vez que estén en el patio, un cerdo corriendo puede fácilmente llevar al perro a un comportamiento de persecución. Esto provocaría que el cerdo chillara, intensificando el instinto cazador del perro. Las introducciones iniciales entre perros y cerdos deben ser por medio de una cerca o un canil que los separe para ver como el perro y el cerdo responden. Si el cerdo tiene miedo, lo último que se debe hacer es ponerlos juntos, ya que lo más probable es que el cerdo corra, gatillando en el perro la persecución. Si hay cualquier signo de agresión del perro, sugiero manejar cada interacción con una estricta supervisión, un bozal para el perro, y un protocolo de contra condicionamiento para ambos y que así puedan asociar la presencia del otro con buenas cosas.

¡Esto no significa que cerdos y perros no puedan llevarse bien! Mi primer cerdo pasó muy bien con muchos perros, salvo con uno. Con el perro que no se llevó bien, se debía a que éste mostraba demasiado interés, así que se mantuvieron separados y al perro no se le permitió volver a mi casa. Estar preparado para ser flexible, aplicar manejo en el lugar cuando sea necesario y reconocer cuando un comportamiento tierno para subir a redes sociales puede volverse eventualmente un problema, son habilidades muy importantes que deben aprender los dueños de cerdos.

 

Laura ha entrenado cerdos y perros desde 1989. Después de graduarse del Moorpark College con grado de Adiestrador y manejo de animales exóticos, una familia en Santa Mónica la contactó para entrenar a su cerdo. Se convirtió en la primera de muchas y ahora ofrece consulta en persona y vía web para todos los cerdos del mundo. Laura también ha dado charlas a un club local de cerdos donde cubre desde lo básico como poner arneses hasta conductas de agresión severa. Laura vivió con un cerdo por muchos años hasta que éste falleció, y recientemente adoptó a otro cerdo de un refugio. Sigue sus aventuras en Facebook e Instagram!