¿Cómo Los Gatos Mayores Acaban En Refugios?

Por más de una década, he sido voluntaria en el área de gatos del DAS (Dallas Animal Services), un refugio municipal, siendo el quinto con mayor volumen de admisión de animales en Estados Unidos. Rutinariamente veo gatos “mayores o séniors” en su lista de rescate. En algunos casos, el refugio permitirá la adopción de estos gatos, pero muchos de ellos están destinados solo a ser transferidos a otra organización de rescate debido a sus aparentes problemas médicos. Solo grupos de rescate tienen la experiencia y recursos para tratarlos y puedan ser eventualmente adoptados cuando estén sanos. El espacio de la gatera es algo valioso en el ambiente de los refugios, y los séniors deben competir con los gatos jóvenes, sanos y “más adoptables” por un espacio en la “posada”. Cuando las gateras se llenan y se deben tomar decisiones difíciles, los que frecuentemente pierden son los séniors.

Algunos gatos séniors son grandes sobrevivientes recogidos de la calle, pero la gran mayoría de los que terminan en los refugios son entregados por sus propios dueños. Frecuentemente desarrollan enfermedades crónicas que son caras de diagnosticar y tratar. Un estudio sobre la conducta de los dueños de abandonar a sus gatos sugiere que esto sucede muchas veces cuando sienten que ya no pueden darse el lujo de cuidarlos (Alberthsen, 2016). Esta condición médica también puede llevar a cambios conductuales del gatoque hacen que los dueños se den por vencidos, como el que se orinen fuera del arenero. También he encontrado que algunos dueños simplemente pierden interés en una mascota que ya no es activa, y las familias buscan una mascota joven con la cual jugar e interactuar más.

Los Desafíos Médicos

Los gatos sénior necesitan exámenes de sangre regulares para monitorear los niveles químicos que indican condiciones geriátricas comunes como enfermedad de la tiroides, diabetes y falla renal (AAFP, 2009). La mayoría de los recursos veterinarios de los refugios son limitados y sus clínicas no cuentan con equipos de diagnóstico como los que hay en clínicas veterinarias privadas, dejando a esos gatos más viejos subdiagnosticados y sin tratamiento en el escenario de los refugios.

La nutrición también es un punto importante en los felinos sénior en refugios. A medida que envejecen, los gatos son menos capaces de digerir grasa y proteína como los adultos, cachorros e incluso los que están recién entrando en la etapa sénior (Gunn-Moore, 2004). Una dieta inadecuada, especialmente una baja en antioxidantes, puede contribuir a una baja de peso en gatos geriátricos (Perez-Camarga, 2004; Cupp, 2007), como también empeorar enfermedades existentes como el hipertiroidismo (Schenk, 2005), y comprometer el sistema inmune (Saker, 2004).

Muchos de los refugios utilizan alimento donado (u ofrecido a bajo costo) por un fabricante, y mientras que los refugios generalmente prefieren comida para cachorro, no suelen almacenar comida formulada para sénior. La comida de bajo precio puede contener altos niveles de fósforo y baja proteína digestible. Más del 35% de los gatos sénior sufren de enfermedad renal crónica y no tienen la capacidad de eliminar el exceso de fósforo. El restringir los niveles de fósforo de la dieta parece ser muy beneficioso para proteger los riñones de daño adicional (Dobenecker et. al, 2017). Los refugios debiesen destinar una mayor porción de sus presupuestos a comida especial para gatos sénior para prevenir el regreso de estos gatos debido a altos costos médicos o micción inadecuada (comportamiento común ligado a la enfermedad renal crónica en gatos). Otra buena manera de brindar una apropiada dieta a felinos sénior es pedir donaciones específicas de comida especial para su clase.

Hemos Visto Las Razones Por Las Que Gatos Sénior Terminan En Refugios, ¿Por Qué Es Tan Difícil Sacarlos?

Es común que potenciales adoptantes pasen de largo, o conscientemente eviten, felinos séniors que muestran signos de estrés. Esto puede tomar muchas formas en un refugio. Cuando los gatos están encorvados en sus cajas (ya sea en el arenero o en sus escondites) sin interactuar o hacer contacto visual con las personas, son generalmente catalogados como “deprimidos”. Otros signos de estrés incluyen: no comer, inactividad, vómitos, no acicalarse, agresión y eliminación fuera de la caja sanitaria. Es difícil encontrar adoptantes que estén dispuestos a llevarse un gato que muy posiblemente requiera cuidados médicos caros y mucha paciencia para socializarlo. Los potenciales adoptantes en general buscan animales jóvenes, que tienen menos problemas médicos y que pueden “crecer” con la familia.

Como toma más tiempo que se den en adopción los gatos sénior, sus evaluaciones médicas y tratamientos necesarios son retrasados, agravando su condición. Los gatos sénior en un ambiente casero responden a rutinas (AAFP, 2009), cuando el ambiente se vuelve impredecible en los refugios, sufren un gran estrés, lo que tiene un costo tanto emocional como físico en su salud. Los compañeros más jóvenes no han pasado mucho tiempo en rutinas establecidas, por lo que los cambios del ambiente no les resultan tan estresantes, haciéndolos más atractivos y juguetones.

Para DAS (Dallas Animal Services), los grupos de rescate son la mayor fuente de resultados favorables para los gatos sénior, pero también quieren ofrecer una oportunidad a los animales jóvenes (que están en mayor demanda), y generalmente no pueden permitirse los altos costos médicos de los gatos sénior que están a su cargo. Además de centros de adopción y eventos de adopción, las redes sociales son una excelente herramienta para los rescatistas; ahí pueden encontrar nuevos hogares de acogida, promocionar animales adoptables y recaudar fondos para cuidados médicos y mantención.

Como un típico ejemplo de este continuo problema, hace unos días en DAS encontré cuatro felinos senior en la lista de animales “solo para grupo de rescate”. Todos estaban catalogados como “no comen y deprimidos”, colocándolos en la categoría de “urgente”:

senior cats

  • Ginger (nombrada por el equipo del refugio), era una hermosa tabby color rojo de 14 años, esterilizada, que fue traída como callejera – aunque a juzgar por sus orejas limpias y su pelaje mantenido, no creo que viviera en la calle.
  • Oliver, de 15 años, fue entregado por sus dueños porque “no podían seguir manteniéndolo”.
  • Desconocido, era un gato de 12 años con una condición corporal 1, también traído como callejero, y aparentemente debido a su condición soportó una descuidada vida en las calles por mucho tiempo.
  • Siete, tenía 14 años, castrado, y fue entregado por los dueños debido a “problemas con el arrendador”.

Me pasé gran parte del día posteándolos en la página de Facebook de rescate de gatos DAS (DAS catrescue Facebook) del cual soy administradora, y subiéndolos uno por uno a los grupos de rescate de gatos con los que trabajamos. Desafortunadamente, el tiempo estaba en contra de estos gatos sénior, ya que era temporada de gatitos; con 45 gatitos menores de edad también en la lista de “solo para grupo de rescate”, estos cuatro no estaban obteniendo muchas respuestas. El resultado final: dos fueron rescatados y, lamentablemente, dos fueron eutanasiados debido a que no había interés de rescate.

¿Qué Pueden Hacer Los Refugios Para Que Los Séniors Tengan Un Destino Favorable?

El enriquecimiento, en forma de entrenamiento con clicker, ha sido probado como muy efectivo para hacer que gatos estresados se sientan más seguros en los refugios (Kogan et. al, 2017). Repetidamente veo que séniors que reciben refuerzo positivo se vuelven más interactivos con las personas y menos miedosos. En los refugios que no tienen un equipo de conducta felina, se requiere una base sólida de entrenamiento para que los voluntarios hagan el trabajo. El programa CatPawsitve Pro (CPP) de Jackson Galaxy ofrece un curso para refugios y rescates que puede servir como base para capacitar a los voluntarios sobre cómo trabajar con los gatos. CPP proporciona entrenadores/mentores (TMs) a los refugios que participan (yo actualmente soy una TM en entrenamiento), que les ayudan a elegir gatos para el programa, enseñan entrenamiento con clicker y les ayudan a abordar desafíos conductuales. En el semestre de primavera 2018 del CPP, el PIMA, Centro de Cuidado Animal de Phoenix, Arizona, tenía una gata en el programa llamada Carley Krabitz; ella tenía 10 años y llevaba en el centro unos 6 meses. No se movía de su lugar y respondía con conductas agresivas al intento de acariciarla o tocarla. Ellos comenzaron a utilizar targetcon una bola de algodón en un palo y reforzar el tocarla cuidadosamente, progresaron a que se moviera para seguir el target. Luego laapoyaban con el target para que se subiera a las piernas, donde ella comenzó a aceptar caricias. Su comportamiento en general mejoró y quedó lista para ser entregada a un hogar de acogida. Cambios de comportamientos difíciles pueden ocurrir con paciencia y refuerzo positivo.

Cuando los gatos se vuelven estresados y miedosos, frecuentemente dejan de comer. Para felinos geriátricos, el comer comidas regularmente es de vital importancia. Encuentro que acariciar y hablarle a los gatos sénior los relaja y hace que se sientan lo suficientemente seguros para comer mientras interactúo con ellos, pero una vez que me voy, usualmente dejan de comer. Es muy importante enseñar a los voluntarios a observar este tipo de comportamientos y cómo incentivarlos.

Destacar el rescate de gatos sénior por DAS en redes sociales ha sido muy efectivo. Con atractivas fotos de los gatos y una descripción de conductas agradables, los anuncios regularmente reciben donaciones privadas en forma de “patrocinio” que se pagan al grupo que toma al gato. Esta ayuda financiera puede influenciar a un grupo de rescate en cuanto a la atención de los séniors. Lucy, una gata de 10 años, fue encontrada en la calle y traída a DAS con una herida punzante infectada en el lado izquierdo de su cara. No podía cerrar la boca completamente pero igual intentaba comer. El aviso de Lucy en Facebook fue compartido 180 veces, alcanzando a más de 4.000 personas. Se recaudaron más de $200 dólares en “patrocinios” en un corto período, que incentivó a “Sandy’s Feral Fun” en Bean, Texas, a rescatarla. En solo seis semanas, Sandy’s Feral Fun mejoró a Lucy y estaba lista para adopción.

Facebook Senior Cats

Lucy, antes y después.

Y Una Pizca De Prevención…

Hay varias vías para desalentar la entrega de gatos sénior en adopción a un refugio. DAS trabaja con organizaciones de rescate que atienden directamentea estos dueños en la entrada del refugio. Conversan con los dueños sobre las razones de entregar el gato y ofrecen asistencia con vales médicos y asesoramiento conductual si deciden conservar su gato pero no tienen los recursos económicos necesarios para poder hacerlo. Este grupo de rescate también ofrece a los dueños la opción de quedarse con sus gatos mientras intentan buscarles un hogar permanente, así no entran nunca en el sistema del refugio.

En mi caso, entrego consultas de comportamiento pro bono a los referentes del refugio DAS. Una vez tuve un caso de un gato de 14 años que se estaba orinando en la ropa de un miembro de la familia. La familia tenía dos gatos (uno más joven y el gato que se orinaba) y amenazaba con “deshacerse” del gato con los problemas de micción inadecuada. Tras investigar, descubrí un problema doble: marcaje territorial debido a gatos externos visibles a través de las ventanas y un intento de vincularse con un miembro específico de la familia que no estaba interesado en el gato. Bloqueando de la vista a los gatos de afuera, instalando elementos disuasorios en el patio para desalentar a los visitantes, y enseñándole a toda la familia a interactuar con el gato, se modificó su conducta completamente.

Una vez entregadosal refugio, estos gatos séniors necesitan más trabajo para obtener un resultado positivo, pero siempre vale la pena cuando pueden encontrar un hogar cariñoso y paciente, donde pueden vivir los años que les quedan de vida.

 

Referencias

Alberthsen, C. et. al (2016) Numbers and Characteristics of Cats Admitted to Royal Society for the Prevention of Cruelty to Animals (RSPCA) Shelters in Australia and Reasons for Surrender. Animals 6(3).

American Association of Feline Practitioners, (2009) Senior Care Guidelines.Journal of Feline Medicine and Surgery 11(9), pp. 763-778.

Cupp, C.J. et. al (2007) Effect of nutritional interventions on longevity of senior cats. International Journal of Applied Research in Veterinary Medicine 5:3, pp.133-149.

Dobenecker, B. et. al (2017) Effect of a high phosphorus diet on indicators of renal health in cats. Journal of Feline Medicine and Surgery.

Gunn-Moore, D. (2004) Considering older cats. In: The Aging Feline: Advances in Nutition and Care for the Older Cat.  Supplement to Compendium on Continuing Education for the Practicing Veterinarian Vol. 26, No. 2(A), February 2004.

Kogan, L., Kolus, C., &Schoenfeld-Tacher, R. (2017) Assessment of clicker training for shelter cats. Animals 7(10).

Perez-Camargo, G. (2004) Cat nutrition: What is new in the old? In: The Aging Feline: Advances in Nutition and Care for the Older Cat.  Supplement to Compendium on Continuing Education for the Practicing Veterinarian Vol. 26, No. 2(A), February 2004.

Saker, K.E. (2004) Nutritional influences on the immune system in aging felines. In: The Aging Feline: Advances in Nutrition and Care for the Older Cat.  Supplement to Compendium on Continuing Education for the Practicing Veterinarian Vol. 26, No. 2(A), F.

Schenk, P. (2005) Effect of diet on development of feline hyperthyroidism.Proceedings of the NAVC North American Veterinary Conference Jan. 8-12, 2005, Orlando, Florida pp. 609-610.

White, J., Malik, M., & Norris, J.M., (2011) Feline chronic kidney disease: Can we move from treatment to prevention? TheVeterinary Journal 190(3), pp. 317-322.

 

Molly es una CFTBS (especialista certificada de entrenamiento y conducta felina), quien ha rescatado y acogido cientos de gatitos y gatos a través de los años. Ha sido voluntaria por más de 2.500 horas en grandes refugios municipales, dedicada a salvar felinos. Molly también trabaja en la Comisión Animal de la Ciudad de Dallas. Como especialista de conducta felina, comenzó “Cat Behavior Solutions”, una fundación sin fines de lucro, con la misión de reducir el número de gatos entregados a los refugios. Usa su educación y conocimientos de comportamiento felino y modificación de conducta para ayudar a dueños a permitirles a sus gatos expresar sus conductas naturales de manera aceptable, tanto para los humanos como para los gatos. 

 

Traducido por Pamina Horlacher, IAABC Español.