Stephanie Edlund

Como dueños de aves, enseguida se nos enseña que los juguetes son extremadamente importantes para los loros. Necesitamos mantenerlos ocupados para evitar el aburrimiento y las conductas estereotipadas, y para mantenerlos saludables. Mantener a los loros ocupados es de hecho una parte importanteal traerlos a nuestros hogares, pero es tiempo de que nos demos cuenta de que hay mucho más para tener una vida feliz y plena que solo mantenerse ocupado. Tal vez deberíamos comenzar a mirar los juguetes como lo que realmente son la mayoría del tiempo: un reemplazo.

Mismo Comportamiento, Distinta Experiencia

Hay una diferencia fundamental en la calidad de actividades, incluso algunas que parecen muy similares si alguien te observa realizándolas. El leer un libro que me gusta porque quiero realmente leerlo es totalmente diferente a leer las instrucciones del reverso de una botella de champú porque no tengo nada más que hacer. En ambos casos estoy cumpliendo la conducta de leer y para un observador externo mi comportamiento sería muy similar. Pero me estoy implicando en la conducta de leer por razones diferentes o,en otras palabras, mi comportamiento de leer tiene distintas funciones.

Muchos factores pueden afectar la calidad de una actividad, o más bien cuánto y en qué manera esa actividad afectará mi experiencia. Un ejemplo es qué tan a menudo nos implicamos en ellas. A mí realmente me gusta leer un buen libro o ver un buen espectáculo por una hora o dos y durante ese tiempo sentiré que la actividad fue realmente satisfactoria. Sin embargo, si no tengo nada más que hacer que leer el mismo libro durante ocho horas al día, probablemente no estaré igual de complacida. No obstante, como no hay o hay pocos refuerzos disponibles en este escenario, sigue siendo probable que me mantenga leyendo la mayor parte del tiempo. El valor del refuerzo por leer un libro por tanto tiempo es bajo, pero es el único refuerzo disponible.

La calidad de una actividad depende de la complejidad de la situación y de quéotros refuerzos haya disponibles al mismo tiempo. La hora de la comida es una experiencia completamente distinta, dependiendo de si lo hacemos solos o con la compañía de alguien. Al incluir otros individuos, hemos incrementado la complejidad de la situación y posiblemente agregado muchos más reforzadores disponibles de alto valor,ya sea en forma activa o incluso pasiva de interacción con otros. Solo estar en silencio en el mismo espacio puede ser muy reforzador para animales sociables como nosotros, como también para los loros. La actividad observable de comer es la misma y también tiene la misma función de ingerir comida, pero la experiencia subjetiva es diferente. Por supuesto que también está el hecho de poder elegir qué comida comprar y cuándo comerla, haciendo que aumente el valor del refuerzo cuando se ingiera.Lo opuesto sucede cuando le sirven lo que otro cree que debería comer en un momento establecido.

Pero ¿Qué Tiene Que Ver Con Los Loros?

Blue Macaw

Un mantra común en el mundo de los loros de compañía es que un loro ocupado es un loro bueno. La cosa es que hay mucho más que hacer en enriquecimiento que simplemente mantener a un animal ocupado. El estar ocupado no es lo mismo que una alta calidad de vida. Cuando se trabaja con enriquecimiento en zoológicos, se trata de acondicionar el ambiente para que sea cualitativamente similar al contexto en el cual el animal ha evolucionado para vivir, y no solo que el animal pase una cierta cantidad de horas haciendo distintas cosas (aunque la gestión del tiempo también es muy importante). Esto es muy claro a través deuna de las definiciones de enriquecimiento: “es un proceso de mejorar o realzar el ambiente y cuidado de los animales [de zoológico] dentro del contexto de la biología conductual e historia natural de los individuos. Es un proceso dinámico en el cual los cambios de estructuras y prácticas de manejo son realizados con el objetivo de aumentar las posibilidades conductuales de los animales y obtenerlas conductas apropiadas y habilidades de la especie, mejorando así el bienestar animal”. (Grupo de Asesoramiento Científico de Comportamiento de AZA (Asociación de Zoológicos y Acuarios, 1999).

Es por ello que ponemos mucha energía en asegurarnos de que animales sociales, como los loros, vivan en grupos sociales estables. En muchas especies, se ha demostrado que es una de las cosas más importantes que podemos hacer para mejorar su bienestar. Un estudio de la UC Davis (Meehan, Garner y Mench, 2003) indica que algunos loros que viven juntos son menos propensos a tener conductas estereotipadas y también pasan más tiempo participando del enriquecimiento (como nota aparte, quiero destacar que no siempre es fácil tener loros viviendo juntos ni está exento de riesgos. Sin embargo, resulta beneficioso para muchas aves y puede ser un asunto relativamente sencillo de resolver bajo las condiciones adecuadas).

African Grey Parrot

También sabemos la importancia de permitir a los loros el masticar cosas, ¿pero los loros realmente evolucionaron para pasar sus vidas sin rumbo masticando cualquier cosa y todo lo que está en su camino, solo porque “por qué no”? Aunque pareciera ser así cuando compartimos nuestra casa con uno, sabemos que ese pico encrecimiento continuo evolucionó porque les ayuda  a alcanzar ciertos objetivos, como romper nueces y hacer nidos con cavidades. Estudios de laboratorio con loros han demostrado con certeza que si se les entregan piezas grandes de comida que les permiten utilizar más su pico al comer, mastican hasta 50 veces menos los objetos de enriquecimiento que se les han colocado, medición comparada con el peso de madera masticada (Rozex et al, 2010). De acuerdo con el mismo estudio, también muestran una clara preferencia por la comida de mayor tamaño cuando se les permite elegir. Me hace pensar si gastar cientos de dólares en juguetes destructibles solo por el bien de masticar será realmente importante, especialmente cuando las ramas frescas son muy apreciadas  como material para masticar por la mayoría de los loros.

Observe como el loro gris en el video está destruyendo el vaso de papel rellenado con papel y su dieta regular de concentrado para aves. Lo está haciendo con un claro objetivo; él sabe por experiencia que el vaso contiene comida que puede ser sacada si se manipula correctamente. También tiene que enfocarse en mantener el equilibrio en la cuerda donde se ha colocado el vaso y utilizar muchas de sus habilidades físicas y aprendizaje previo para tener éxito. También observe cómo el loro jardinero, que es completamente ingenuo ante este tipo de enriquecimiento, mira lo que el loro gris está haciendo y pronto se une a la actividad, aunque no sabe en realidad de qué se trata. Es una gran experiencia de aprendizaje y un buen ejemplo de facilitación social y adquisición de una habilidad importante en la interacción loro-loro.

El ejercicio también es importante y -tal como imagina-también puede ser cualitativamente diferente. Caminar hacia delante y hacia atrás sin ninguna razón no es muy satisfactorio, y la mayoría de los animales no desarrollarían comportamientos como ese si hay otros reforzadores disponibles. Desplazarse entre recursos importantes define una clara función de movimiento, y eso es exactamente lo que los loros harían en la vida silvestre.

Lo que tendemos a hacer cuando estamos diseñando enriquecimiento para aves en cautividad es, en mi opinión, un razonamiento retrógrado. Colocamos todos los recursos importantes para un pájaro en un solo lugar, observamos que el pájaro no se mueve mucho alrededor (lo que tiene sentido, ya que el comportamiento no tendría una función), y luego usamos esta falta de movimiento como argumento para quitarle su habilidad para volar o manteniéndolo por horas en una jaula relativamente pequeña. Le entregamos cada vez menos refuerzos y los medios conductuales para ganarlos, cuando lo que deberíamos estar haciendo es exactamente lo contrario: esparciendo los recursos e incentivando los movimientos apropiados para cada especie con un propósito.

Otro comportamiento muy natural que es lo opuesto de estar ocupado es descansar. Los loros silvestres también descansan un poco, al menos según varios estudios donde se ha observado la utilización del tiempo en esa especie. Siguiendo el tema de este artículo, la calidad del descanso que tenemos varía mucho debido a factores ambientales, como el tener un lugar tranquilo y adecuado donde realizarlo, pero también depende de cómo gastamos el resto del tiempo.

Tendemos a tener una mayor calidad de descanso cuando nos sentimos seguros, cuando realizamos ejercicio y cuando gastamos el tiempo de vigilia realizando cosas con sentido, comportándonos con una función. Después de todo, el objetivo de descansar es ganar energía para hacer más de esas cosas más tarde. Eso no es lo mismo que estar simplemente inactivo. Uno podría hipotetizar que descansar cerca de otros individuos podría aumentar la calidad del descanso para especies de presa altamente sociales como los loros.

Cuando miramos a otros animales, podemos observarilustraciones bastante claras sobre qué tan diferente puede ser “estar quieto”. En cierto experimento, un etólogo amigo mío comparó conejos que viven en jaulas con conejos que tienen mayor espacio, para ver cómo podría afectar esa diferencia la manera de descansar. Ambos grupos pasaban parte del tiempo inactivos – los conejos enjaulados un poco más – pero lo hacían de distintas maneras. Mientras que los conejos encondición libre tendían a acostarse más, los conejos de jaula pasaban mucho de su tiempo sentados, algo muy extraño de ver en el grupo de condición libre. De hecho, a pesar de que los conejos enjaulados pasaban más tiempo inactivos, los conejos libres pasaban más tiempo acostados y teniendo un descanso de calidad. Sin ser esta una publicación o estudio revisado por colegas, sería muy interesante observar qué ocurriría en un escenario similar con loros.

Aquí también siento que a veces realizamos un razonamientoretrógrado en la comunidad de loros de compañía:

“De todas formas, mi loro simplemente se sienta ahí mientras yo no estoy en casa, por lo que no importa en realidad que esté solo en una jaula pequeña”.

African Grey Parrot

Yo diría que sí, y mucho. De hecho ¡incluso diría que ese es el problema! Para un loro de compañía, vivir una vida significativa no debería depender de que nos dediquemos a ellos al llegar a casa después del trabajo. Debemos encontrar otras opciones para facilitarles actividades,ya sean sociales, de forrajeo, exploratorias, o cualquier otra cosa, aunque (o quizás especialmente si)  no estemos presentes.

Yo creo que nos estamos limitando al mirar juguetes como sinónimo de enriquecimiento. Al enfocarnos simplemente en mantener a los loros ocupados y no en mirar la calidad y cantidad de opciones y actividades que les entregamos, yo diría que estamos haciendo perder a nuestros loros muchas cosas que realmente hacen que valga la pena vivir. Sí creo que los juguetes desempeñan un rol importante. No son solo juguetes que se comercializan para los dueños de loros, porque la oportunidad para el loro de examinar e interactuar con nuevos objetos y utilizar sus diferentes sentidos es, de hecho, una parte importante del día de un loro,con el énfasis en “parte”. Tal como mi ejemplo de leer el mismo libro ocho horas al día, incluso algo que disfrutamos y que nos trae beneficios puede perder su sentido si lo hacemos en exceso y por la razón equivocada. Es hora de que nos enfoquemos en entregarle a los loros la oportunidad de vivir una vida con sentido, más que solo mantenerlos ocupados. 

Traducido por Pamina Horlacher, IAABC Español