El 11 de septiembre de 2018, IAABC, APDT y CCPDT anunciaron un acuerdo denominado Estándares de Práctica Conjuntos. Este documento, adoptado por las tres organizaciones, establece los principios que creemos que deben regir a los entrenadores de animales y a los consultores de comportamiento competentes y éticos. También proporciona un Código de Ética compartido para los miembros de todas las organizaciones.

Lea los Estándares de Práctica Conjuntos

La adopción de estándares compartidos es un avance significativo, y como sabíamos que muchos miembros tendrían preguntas sobre lo que significa para ellos, creamos un formulario anónimo en nuestro sitio web para que los miembros hagan estas preguntas. Nuestra directora del Comité de Ética, Ruth Crisler, la directora ejecutiva Marjie Alonso, y el editor del Journal y miembro del Comité de Ética (con doctorado en ética) Jesse Miller han colaborado para responder a una selección de preguntas a continuación.

Ahora Que Estas Organizaciones Tienen Un Estándar Conjunto, ¿Qué Esperan Lograr? 

Los estándares entrelazados de organizaciones protegen al público, la reputación de los entrenadores y los consultores de comportamiento y a cada organización afiliada.

Con los estándares conjuntos, los clientes que buscan ayuda con sus animales pueden estar seguros de que cualquier profesional afiliado, con cualquiera de las organizaciones incluidas, se comprometerá con el mismo conjunto de estándares para el tratamiento de los animales y las personas involucradas. Los consultores y entrenadores también se benefician al tener pautas unificadas a las cuales consultar y adherirse.

Si bien el tema de las licencias es controversial, es fundamental que estemos preparados. Al establecer este estándar la IAABC, CCPDT, APDT y otras organizaciones y escuelas que adopten los estándares compartidos estarán a la vanguardia del desarrollo profesional necesario, por lo que es probable que tengamos un lugar en la mesa a medida que la regulación se introduzca gradualmente. Para poder convertirnos en una profesión formal y responsable, independientemente de la licencia, necesitábamos tener un código conjunto por el cual los entrenadores se hagan responsables y en el que el público pueda confiar.

¿Por Qué Las Organizaciones Hicieron Esto? ¿Quiénes Fueron Invitados A Participar?

La IAABC, APDT y CCPDT siempre han tenido una relación profesional y respetuosa. La necesidad de estándares conjuntos ha sido clara por años, pero crearlos y unificarlos no ha sido una tarea fácil. Después de años de negociaciones, muchas organizaciones se tomaron el tiempo de seguir los pasos necesarios para crear un estándar que funcionara para todos nosotros; desde los que ofrecen y no ofrecen certificación, organizaciones sin membresía y escuelas hasta organizaciones como la nuestra, con diferentes niveles de membresía.

Nos hemos dirigido a muchas escuelas y organizaciones, y cada vez más organizaciones que buscan adoptar los Estándares Conjuntos se están uniendo, ¡lo cual es muy emocionante!

El proceso de discutir, escribir, revisar y llegar a acuerdos -pasar horas en cosas tan importantes como una guía ética, y algo tan aparentemente intrascendente como un punto y coma- requiere mucho trabajo, compromiso con la comunidad y disposición de trabajar con grupos y organizaciones hermanas. Estamos increíblemente honrados y orgullosos de haber sido parte de este proceso en conjunto con otras escuelas y organizaciones.

¿Qué Medidas Pueden Realmente Ser Tomadas Para Asegurar Que Certificados Y Miembros Están Cumpliendo Con Los Estándares Conjuntos? ¿Qué Métodos Se Emplearán Para Realmente Evaluar Y Asegurar El Cumplimiento Conforme A Los Estándares?

Al adherirse a estándares de prácticas conjuntos y un Código de Ética en común, nuestras tres organizaciones, y las demás escuelas y organizaciones que también adopten los Estándares Conjuntos, pueden actuar con un solo punto de contacto en todos los casos de quejas por ética. Esto significa que hay menos margen para personas que comparen y elijan la ética “más conveniente” o saquen provecho de alguna otra forma por diferencias en nuestra redacción o cumplimiento de las directrices de LIMA.

Cuando nuestro Comité de Ética recibe una queja, un panel de miembros lo revisa en busca de evidencia de una violación de cualquier punto de nuestro Código, investigando más según sea necesario. Si se encuentran violaciones, evaluamos la situación e imponemos sanciones o recomendamos las resoluciones apropiadas. Tenemos pautas claras para quién investiga, qué se investiga y el alcance de nuestros poderes como organización.

Ninguna regla, en las profesiones de conducta animal o cualquier otra profesión, puede restringir completamente a las personas de comportamientos no éticos. Entre todos los buenos profesionales, también hay médicos, veterinarios, dentistas y plomeros que son terribles. Tener buenas reglas, hacerlas cumplir de manera justa y ofrecer un entorno de apoyo y educación para mejorar contribuye a una cultura en la que estos estándares son aceptados por todos.

No vemos al Comité de Ética ni a los Estándares de Práctica como herramientas punitivas. Creemos en el aprendizaje positivo para los humanos, así como para otros animales. A través de nuestros requisitos de ética, nos esforzamos por lograr que todos mejoremos nuestras habilidades de entrenamiento con refuerzo positivo y comportamiento profesional y ético.

¿Por Qué Se Mencionan Ciertas Herramientas De Entrenamiento En Conjunción Con Lima?

Al desarrollar los Estándares Conjuntos con APDT y CCPDT, quisimos abordar las preocupaciones sobre la posibilidad de que LIMA se utilice incorrectamente para justificar prácticas dañinas basadas en el castigo. Queríamos aclarar que esa mala interpretación, ya sea accidental o deliberada, es inexacta.

LIMA es una guía para profesionales que exige capacitación, experiencia, habilidades prácticas, la capacidad de trabajar, consultar y obtener comentarios de sus colegas. Requiere evaluación crítica. Exige un compromiso de observar y responder a cada alumno con objetividad y compasión, y la capacidad de sopesar los protocolos de entrenamiento, no solo en términos de su capacidad de intrusión o eficacia inmediata, sino también en términos de resultados de bienestar a largo plazo.

Al agregar ejemplos, esperamos aclarar a todos que LIMA es un requisito de habilidades, evaluación, pensamiento crítico e interacción entre pares.

¿Por Qué Los Estándares Conjuntos No Eliminan Totalmente El Shock Como Una “Técnica De Entrenamiento”?

Los abusos pueden ocurrir con un collar simple, una rienda, un entorno demasiado restrictivo e incluso golosinas. Los Estándares Conjuntos abordan la necesidad de prevenir todos los abusos, incluido el de la desestabilización por realojamiento y largas estadías en refugios, el uso de alimentos como coerción y otras prácticas deficientes de entrenamiento.

Comenzar con el requisito de mantenerse alejado de una sola herramienta específica, en lugar de abarcar todos los abusos, alejará probablemente a aquellos entrenadores que podrían usar el apoyo para aprender mejores técnicas positivas. Los alejaría antes de permitirles el acceso a la educación, el apoyo entre pares y la mejora de habilidades que necesitan, lo que solo resulta en limitar la efectividad de los esfuerzos educativos hacia el refuerzo positivo y alejarse de las herramientas y técnicas aversivas. Forma una barrera ideológica entre “nosotros” y “ellos” y, en última instancia, dificulta el compromiso productivo con nuestra comunidad y nuestra capacidad para minimizar el uso de aversivos.

Al igual que con todo el aprendizaje, tanto para los animales humanos como para los no humanos, buscamos aproximaciones sucesivas de un comportamiento, no que ocurra un cambio profundo de una sola vez. Tratamos de decirle al alumno qué hacer y luego ofrecer apoyo y refuerzo que lo ayudará a tener éxito.

¿Cuál Es Su Respuesta A La Declaración De Posición Del Gremio De Profesionales De Mascotas(PPG) Sobre El Shock Y El Castigo Positivo En Relación Con Las Nuevas Normas Conjuntas?

La declaración de PPG es una reiteración de sus creencias y es consistente con otros artículos, publicaciones de blog y material escrito por PPG. Aplaudimos su firme compromiso de mejorar la vida de los animales, pero no creemos que las restricciones generales lleven a un pensamiento crítico o que un enfoque cerrado a la comunidad cause un cambio positivo en el uso de dispositivos y técnicas aversivas u otros abusos en el nombre del entrenamiento.

Creemos que educar a las personas acerca de las prácticas basadas en la evidencia, al brindarles las herramientas conceptuales para entender más sobre cómo aprenden los animales y cómo podemos enseñarles, ayudará a entrenadores y consultores de conducta a aprender a ser mejores, más efectivos y más considerados y a evitar el uso del castigo en su trabajo.

¿Cómo Podemos Estar Seguros De Que Lima Sea Apropiadamente Usado Y Exigido Si La Directora Del Comité De Ética Es Una Autodenominada “Entrenadora Balanceada” Cuyo Blog Está Lleno De Defensa De Herramientas Aversivas?

Ruth Crisler, directora del Comité de Ética, emite una declaración a continuación. Para responder de una manera más general, nuestro Comité de Ética, incluyendo nuestra directora, está compuesto por profesionales honorables, honestos y extremadamente trabajadores, profundamente comprometidos con nuestro Código y con la profesión. La revisión continua y cuidadosa de la consistencia, el proceso y la legalidad de nuestras normas y procedimientos se lleva a cabo durante todo el año. No exageramos al afirmar que la consideración que le estamos dando a estos temas, que empleamos como oportunidades de educación, no tiene igual. No podríamos estar más orgullosos ni actuar más responsablemente ante nuestros estándares y los voluntarios extremadamente dedicados que aseguran resultados justos y medidos.

Ruth: “Los Procedimientos para manejar Asuntos Éticos de la IAABC están claramente delineados y diseñados para funcionar independientemente del sesgo u opinión personal. Como miembro del Comité de Ética desde hace mucho tiempo y directora desde 2015, me comprometo a seguir esos procedimientos y me enorgullezco del rol  que nuestro equipo desempeña para defender un estándar de práctica y un Código de Ética profesional que se ha convertido en un modelo de la industria.

Me gustaría enfatizar que nuestro papel no es principalmente vigilar miembros de la IAABC. Actualmente estamos enfocados en el desarrollo de herramientas de educación ética y en brindar una mejor orientación general a los miembros con respecto a las prácticas éticas. Por supuesto, respondemos a las quejas contra los miembros, pero preferiríamos brindarles más apoyo a los entrenadores y consultores para que comprendan y se adhieran al Código de Ética Conjunto, en lugar de procesar las violaciones.

El Comité de Ética está compuesto por tres abogados, un especialista con doctorado en Ética, y varios entrenadores activos y consultores de conducta, entre los que me incluyo. Mi experiencia es probablemente similar a la de muchos otros cuyas carreras comenzaron antes de que existiera el CCPDT o la IAABC. Cuando obtuve mi primera certificación después de entrenar por mi cuenta durante una década, estaba ansiosa por conectarme con una comunidad más grande de entrenadores y profesionales del comportamiento. Esto implicaba algunos dolores de crecimiento, ya que aprendí que el entrenamiento del perro estaba más polarizado de lo que había sabido anteriormente. Implicaba participar en debates, en su mayoría colegiales, algunos acalorados, en listas y foros ahora desaparecidos. También involucraba un blog, que visito con poca frecuencia, e incluía unirme a la IAABC, donde todavía disfruto de buenos debates y he estado abierta con respecto a mi experiencia profesional y mis opiniones.

No recuerdo cuándo dejé de identificarme como “balanceada”. Fue una decisión gradual que reflejaba mi frustración ante la renuencia de esa comunidad a denunciar los abusos o desarrollar estándares éticos significativos, mi adquisición de nuevas habilidades e información que me permitieron “evolucionar como entrenadora y un deseo general de abandonar las etiquetas vacías en favor de descripciones más concretas de mi enfoque del trabajo de comportamiento, que sigue guiándose por los principios de LIMA y el Código de Ética Profesional de IAABC”.

Una publicación de la Asociación Internacional de Consultores de Comportamiento Animal, http://iaabc.org

Traducido por Sebastián Farías, IAABC Español