Por Jacqueline Munera

Nunca he podido entender la dificultad que tienen algunas personas en entrenar gatos. Los encuentro inteligentes, interesados y comprometidos cuando trabajo con ellos, por lo que asumo que debiese ser igual para otros entrenadores. Sin embargo, frecuentemente escucho que la gente de hecho tiene problemas y se frustra cuando intenta trabajar con gatos. Por lo tanto, recientemente, cuando se me pidió realizar un curso de entrenamiento de gatos, realicé una encuesta para averiguar las verdaderas razones por las que a la gente les parezca desafiante trabajar con gatos. Los resultados me llevaron a desechar mi típica presentación de PowerPoint sobre “Entrenamiento de Gatos”. Hice eso porque los problemas no son causa de la falta de comprensión por los principios generales del comportamiento y la ciencia del aprendizaje, el aprendizaje operante o temas de condicionamiento. Todo esto eran elementos que pensaba que la gente debía comprender para poder entrenar gatos – y sí, es necesario – pero estaba dejando fuera algo muy importante que es simplemente entender cómo operan los gatos. He estado rodeada de gatos toda mi vida, por lo que los encuentro fáciles de entender, lo que los hace fáciles de entrenar. Tuve que ponerme a mi misma en el rol del alumno y encontrar una manera de relacionar mis propias experiencias con alguien que encuentra difícil entrenar un gato.

¿Cómo Es Una Tortuga Parecida A Un Gato?

Encontré un video mío “entrenando” a una tortuga en la conferencia de la IAABC 2012 ¡Esa fue la clave! Recordé que intentaba averiguar todos los detalles necesarios para poder trabajar con la tortuga, y no obtuve información alguna. Con mi compañera, tuvimos que experimentar y descubrir qué funcionaba. Teníamos que determinar qué conducta enseñar, cómo enseñarla y cómo entregar el refuerzo. Para tener éxito, tuvimos que aprender sobre tortugas, en general, y específicamente, sobre la que teníamos al frente, usando solo la observación de su conducta en respuesta a la nuestra. Teníamos frutillas a nuestra disposición, qué parecía que le gustaban, y se nos enseñó como tomarla y girarla cuando abandonaba el área de trabajo ¡Después, estábamos a nuestra cuenta!

Tuvimos que descubrir qué utilizar como target y cómo entregarle las frutillas para que ella las pudiera ver, y nosotras evitar que nos mordiera. Tuvimos que observar cuánto tiempo demoraba en comer la frutilla, cuándo estaba listo para la siguiente presentación del target, y cómo evitar que pensara que el ojal de la lona era la comida. Estos fueron los tipos de temas que salieron en la encuesta acerca del entrenamiento de gatos.

Progama de paseo de gato en Cat Depot, Sarasota, FL.

Progama de paseo de gato en Cat Depot, Sarasota, FL.

¿Cuál Es El Punto?

Existen muchas razones por las que uno quiera comenzar a entrenar a su gato, u otros gatos a su cuidado. Yo trabajo con refugios para mejorar “la porción de ternura” de los gatos que son más difíciles de ser adoptados. Podríamos enseñarles a los gatos que llevan mucho tiempo en el albergue o a otros gatos difíciles de adoptar a saludar, chocar los cinco, o caminar con correa para poder destacarlos entre los demás.

He trabajado con muchos clientes diferentes, desde dueños de gatos hasta veterinarios, enseñando comportamientos cooperativos como la extracción de sangre voluntaria, tolerar peinados, las pruebas de insulina, el limado de uñas, y más. Frecuentemente utilizo el entrenamiento con marcador y otras técnicas de modificación de conducta en base a refuerzo positivo, en los casos de clientes que están experimentando conductas desafiantes de sus gatos, logrando que se concentren en ejercicios que le darán algo qué hacer al gato en vez de enfocarse en lo que no debe hacer. Muchas conductas desafiantes pueden mejorar de gran manera mediante una combinación de conductas de target de nariz, ir a su lugar y el llamado. Algunos de estos comportamientos requieren que el entrenador tenga, a lo menos, un nivel de habilidades técnicas intermedio, a veces experto, por lo que no son conductas que recomendaría para comenzar como entrenador felino novato.

Los Gatos Solo Quieren Divertirse

Creo que la mayoría de la gente debiera comenzar en otra categoría: ¡DIVERSIÓN! Deje de presionarse a sí mismo y a su gato, enfocándose en lo divertido y en los elementos de enriquecimiento mental de cada sesión de entrenamiento. Si su gato no se concentra en usted, se va o no logra entender que usted quiere que haga una voltereta hacia atrás, solo considérelo una excelente oportunidad para observar a su gato y aprender sobre sus necesidades. Preste atención a su lenguaje corporal, hora del día, ubicación, lo que está ocurriendo a su alrededor, y cualquier otra cosa que usted vea que podría estar afectando el deseo de su gato de participar. Le recomiendo que grabe videos de las sesiones cuando sea posible. ¡Estará maravillado de todo lo que descubrirá cuando lo vea! Es una excelente manera de evaluar la claridad de su comunicación, el uso del espacio y el timing. Usted incluso puede notar señales de comunicación de su gato que no ha percibido en tiempo real.

Imagen de: www.Behaviorworks.com

Imagen de: www.Behaviorworks.com

El Entrenamiento Comienza Antes Del “Entrenamiento”

Mucha gente se enfoca solamente en la sesión de entrenamiento como tal, y no se da cuenta que el éxito, muchas veces, es debido a eventos que ocurren antes de la sesión, ya sea de forma inmediata o continua. Si uno tiene una pobre relación con el que aprende y, de repente, uno decide que será genial tener un gato que ande en patineta, la sesión de entrenamiento probablemente no irá muy bien. Aquellos gatos que están muy motivados por un reforzador, tal como la comida, puede que perdonen a un entrenador con el que no tienen una sólida relación positiva; pero otros gatos, probablemente tengan pocos deseos de acompañarle en su nueva pasión por entrenarlos. Las relaciones son creadas por interacciones diarias, por lo que usted necesita transformarse en alguien con quien el gato desea comprometerse. Su actitud con el que aprende también tiene un rol fundamental para formar un exitoso compañero de entrenamiento. Si usted piensa que el que aprende no es muy inteligente, es agresivo, o encaja en alguna otra categoría desfavorable, esos pensamientos empañarán su interacción.

Los que aprenden deben estar física y mentalmente preparados y aptos para realizar las tareas que se les está pidiendo. He visto a personas frustradas porque el gato no está participando en la sesión de entrenamiento, no pareciera entender la conducta que se desea, o abandonando fácilmente, pero sin darse cuenta de que el gato tiene problemas físicos. He visto a gatos con problemas dentales o bucales, enfermedad discal, dolor asociado a la amputación parcial del pie, constipación, problemas estomacales, y otros problemas, etiquetadas negativamente como poco cooperativos, estúpidos, malos, etc. Es obviamente primordial preocuparse de la salud del gato se espere o no que participe de un programa de entrenamiento, pero la conducta del gato, en relación al intento de entrenamiento, puede dar pistas sobre su bienestar.

Prepara A Tu Gato Para Un Aprendizaje Exitoso

Todos sabemos que necesitamos nuestras herramientas de entrenamiento para una sesión. Preparamos nuestros premios para tenerlos listos para entregarlos, ya sea cortando algo en un tamaño adecuado, poniendo colados de bebé en tubos o jeringas, o llenando nuestros bolsitos de entrenamiento con golosinas.  O podríamos tener un juguete interactivo favorito o planificar un reforzador primario y agarrar nuestro marcador – ya sea un clicker, un silbato, o nuestra lengua. Elegiremos los objetos como una colchoneta o un taburete y dónde posicionarlos. Ojalá, podamos considerar el nivel de distracción de nuestra área de entrenamiento y si quien aprende se sentirá seguro y listo para aprender. Desafortunadamente, muy seguido veo que a lo menos 2 cosas importantes faltan en el área de entrenamiento: acceso al agua y a la caja sanitaria. Frecuentemente, al gato le gustaría participar por más tiempo, pero solo puede aguantar una cierta cantidad de premios secos antes de tener que ir a tomar agua. ¡Y por supuesto, nadie puede concentrarse en aprender algo cuando necesita ir al baño! Si usted no pone estas dos cosas a disposición, puede que no se de cuenta que el gato solo necesita un momento corto para acomodarse.

Oportunidades Para Elegir

La importancia de la toma de decisiones y del control de quien aprende están ganando tracción en el campo académico y práctico, y debiesen ser parte importante de cualquier plan de entrenamiento. En general, una correcta aplicación del entrenamiento en base a refuerzo positivo provee una amplia oportunidad para ambos. Aplicado incorrectamente, puede crear frustración y falta de entusiasmo de parte del que aprende. Considere sus objetivos de entrenamiento y luego encuentre maneras de que el gato aporte al diseño de la sesión. Por ejemplo, si usted está realizando una sesión divertida para enseñar a chocar esos cinco, ¿debe ser en el suelo o puede ser encima de esa mesa firme a la que al gato le gusta subirse? ¿Puede usted entregar distintos tipos de refuerzo y permitir que el gato elija cuál quiere? ¿Puede el gato irse de la sesión de entrenamiento a un lugar seguro si es que lo necesita? Este fue un importante elemento que teníamos que incluir para el gato de este video, en un taller de NAVC.

El objetivo era que el gato participara en un simulacro de un examen de ultrasonido, pero el gato no salía para acercarse al equipo. Los veterinarios instalaron una zona segura de retiro donde pudiera ir cada vez que quisiera. Muy pronto, el gato se veía dispuesto a participar en la actividad y solo se retiraba algunas veces, como cuando una persona nueva se acerca a la mesa.

Distracción Y Foco

¡Distractores hay en todos lados! Es su trabajo disminuirlos lo máximo posible durante las primeras etapas del entrenamiento de cualquier comportamiento. A medida que el gato adquiera habilidades, usted puede evaluar agregar niveles apropiados de distracción durante el proceso. Si usted mira el área desde el punto de vista del gato, puede que encuentre distracciones obvias que deben minimizarse. Por ejemplo, si usted tiene varios gatos, perros, humanos, u otros bichitos en el área, puede que tenga que inventar algo para mantenerlos ocupados lejos del espacio de entrenamiento. También preste atención a los estímulos auditivos y olfativos, ya que muchas veces son pasados por alto por el entrenador, pero muy notorios para el gato. Vea su propia contribución también. Por ejemplo, hablarle demasiado o acariciar al gato después de manipular golosinas con mucho olor, podría ralentizar su entrenamiento y, posiblemente, agregar elementos negativos a la sesión. Es de vital importancia proteger sus sesiones de entrenamiento de incidentes que pasan de ser distracción y se mueven hacia el mundo de experiencias de miedo.

El flash de la cámara podría ser un aversivo suficiente para manchar futuras sesiones de entrenamiento para este gato.

Algo que realmente moleste al que aprende puede marcar todo lo que está ocurriendo alrededor del proceso de entrenamiento al momento del incidente. Esto puede significar que el gato deje de concentrarse en la sesión, se vuelva ansioso al notar cualquier señal que signifique que se están preparando para una nueva sesión, o incluso comience a desconfiar de usted, de los premios que está utilizando, o del área donde ocurrió el suceso atemorizador.

¡Los entrenadores también deben mantenerse enfocados! Es fácil dar la vuelta y alcanzar más premios, ajustar la cámara o mirar el mensaje de texto que recién le llegó y perder una gran oportunidad de reforzar al gato. Si usted está demasiado desconectado del que aprende, éste simplemente puede decidir abandonar la sesión. Si usted necesita enfocarse en algo que no sea su compañero de entrenamiento, debiese terminar la sesión, pedir un comportamiento sólido de permanencia, entregar la cantidad suficiente de premios para mantener motivado al gato hasta que usted regrese, o algo de interés similar para él, pero no lo abandone simplemente. En este video puede observar que a pesar de estar jugando con la cámara, aún estoy manteniendo mi concentración en Jazzy Cat.

¿Cuánto Vale?

Muchos me preguntan qué utilizar como refuerzo para entrenar gatos, particularmente para gatos que no son motivados por la comida. Primero, insisto en que debiesen preocuparse por la salud del gato, no de la sesión, si es que el gato realmente no está motivado por la comida. Para ser precisa, ellos se refieren a que estos gatos no están motivados por la comida ofrecida para realizar el comportamiento que se les está pidiendo bajo las condiciones en que se quiere que lo hagan. El tamaño, la cantidad, y el tipo de refuerzo tiene que valer lo suficiente para trabajar por él durante la sesión de entrenamiento, y debe acomodarse según el tipo de comportamiento que se está entrenando. El refuerzo también puede variar entre las fases de adquisición y mantención del entrenamiento y su efectividad debe ser evaluada en cada sesión.

Si usted está trabajando en un nuevo comportamiento, lo debe partir en cantidades suficientemente pequeñas para que el gato tenga una alta tasa de refuerzo, en su opinión. Eso significa que usted debe prestar atención a lo que el gato le está diciendo en vez de lo que usted cree que es suficiente. El cien por ciento de su concentración debe estar en el gato. Deje que su gato realmente termine de comer o lamer su comida antes de pedirle la siguiente repetición, un avance, o un nuevo comportamiento. Algunos gatos tragarán y estarán listos en dos segundos mientras que otros necesitarán oler por un momento lo que se les está ofreciendo, para luego probarlo, antes de convencerse completamente. Después tomarán un par de segundos para masticar, tragar, y enfocarse otra vez en usted. ¡Si es que ha descartado los problemas de salud, está todo bien! Si usted les da a estos gatos todo el tiempo necesario para adaptarse, usualmente se vuelven más rápidos a medida que se sienten más cómodos con cada tipo de comida.

Si usted necesita que uno de estos gatos desconfiados se comprometa seriamente en una sesión de condicionamiento operante o clásico, no tenga miedo de experimentar con distintos tipos de comida como mantequilla (derretida o fría), crema ácida, brócoli o galletas, porque algunos gatos tienen preferencias extrañas. Obviamente, debe preguntar primero a un veterinario para descartar si hay algún serio riesgo potencial, para un gato específico, en ciertas comidas entregadas en pequeñas porciones por períodos cortos. Los beneficios pueden superar los peligros, dependiendo de cada situación.

Usted también podría eventualmente convencer a uno de estos gatos que el refuerzo vale la pena el intento dejándolo que observe cómo un hermano felino o canino disfruta comiéndolo.

Creatividad y paciencia.

Incluso yo he pretendido disfrutar ciertas mordidas de algo asqueroso para convencer a un gato que lo pruebe. Tenga mucho cuidado en utilizar cualquier método de entrega que pudiera hacer algún ruido que lo asuste. Por ejemplo, un chorro de aire de una lata de queso cremoso puede ser suficiente para que el gato determine que esa cosa es mala, y que usted lo es, también.

No Comestibles

Foto 1: Miss Kitty practicando su señal verbal “regazo”; foto 2: Miss Kitty practicando su señal verbal “bájate”

Foto 1: Miss Kitty practicando su señal verbal “regazo”; foto 2: Miss Kitty practicando su señal verbal “bájate”

Puede tomar un poco de trabajo averiguar qué reforzadores que no sean comida usted puede utilizar para los gatos, al igual que sucede con perros u otras especies. Estamos bastante mal acostumbrados por los perros que alegremente aceptan la comida con tanto entusiasmo. Muchos gatos necesitan que nos pongamos creativos cuando se trata de refuerzos en general, y en particular, con los que no son comida. Esto es en gran medida la conclusión de Dr. Susan Friedman, cuando habla sobre “a study of one” [evaluación de individuos]. ¿Tenemos juguetes interactivos, juguetes para perseguir o actividades por las que trabajará el gato y que pueden mejorar su sesión de entrenamiento? He conocido gatos de clientes que trabajarían por un masajeador que vibra, acceso al exterior o a una gatera, hierba gatera, y muchas otras actividades.

Uno de mis ejemplos favoritos es una gata con la que trabajaba, que estaba en riesgo de eutanasia, en uno de los refugios donde realizaba asesoramiento. Ella realmente disfrutaba acostarse en el regazo de la gente, y comenzaba a enterrar sus uñas y morder a la persona si intentaba bajarla. Los voluntarios y el equipo de trabajo dejaron de querer entrar en su gatera; por lo que ella perdía la oportunidad de realizar su actividad favorita y comenzaba a estresarse y a responder agresivamente arañando a cualquiera quien entrara a su recinto. Cuando me pidieron ayuda, decidí intentar utilizar tiempos en el regazo como refuerzo para permanecer sentada en el suelo a los pies de la persona esperando la invitación a subirse.

Me puse pantalones gruesos para reducir el daño de cualquier arañazo, ingresé en su gatera, y me mantuve ahí hasta que Miss Kitty ya sea se sentara o tuviera sus cuatro patas en el suelo. Luego comencé a sentarme en la banca. Si veía que comenzaba a saltar, me paraba o bloqueaba mi regazo con mis brazos y cuerpo. Cuando comenzó a darse cuenta que su comportamiento hacia que el regazo “desaparecía”, comenzó a experimentar con su comportamiento. Apenas vi un cambio hacia sentarse o quedarse con sus cuatro patas en el suelo y me prestaba atención, intentaba darle algunos premios en el suelo, pero ella no se los comía. Así que la invité a saltar sobre mi regazo ofreciéndole espacio y dando palmaditas en mi regazo. Ella saltó y se acostó en mis piernas, pero no le di más atención. Sentándose en un regazo era muy reforzante, y dándole atención solo aumentaría su valor, lo que no era el objetivo en ese momento. Luego me incliné hacia delante y tiré algunos premios en el suelo, que ella no persiguió. Por lo que estiré mi cuerpo hacia arriba para que ella tuviera que bajarse, y volví a tirar algunos premios al suelo inmediatamente cuando puso sus patas en el suelo. Ella miró mi regazo, pero lo tenía fuera de alcance para ella, y entonces se comió sus premios. Cuando se volvió a sentar en el suelo, la invité nuevamente a mi regazo. Luego, cuando tiré un premio al suelo, enseguida se bajó, comió y se sentó esperando a que la volviera a invitar a subir.

Conecté las señales verbales “bájate” y “regazo” a estas conductas, desde varias ubicaciones, las mezclé con otras conductas divertidas y les enseñe a sus cuidadores como utilizarlas de forma apropiada.

Toda la sesión duró aproximadamente 15 minutos, fue fácil enseñar el proceso a los cuidadores después de que yo hubiera comenzado, y creo que le salvé la vida a esa gata. Usted puede ver que una mezcla de técnicas de entrenamiento operantes y clásicas, manejo ambiental, acceso a consecuencias y la construcción de un vínculo juegan un rol importante en el resultado de una modificación de conducta exitosa.

LC diciendo no a esta forma de entrega de la golosina

LC diciendo no a esta forma de entrega de la golosina

La Forma De Entrega Es Importante

Si es que el gato no está deseando enfocarse en la sesión, podría ser la forma de entrega del reforzador, más que el reforzador por si mismo. Aquí, Little Cat está girando su cabeza lejos del premio y usted puede asumir que no le gusta el reforzador o no está motivada para entrenar, pero el problema realmente es la forma de entrega.

LC prefiere que le pongan el premio frente a ella más que se lo entreguen en la boca. Experimente con distintos métodos para ver cuál le gusta más a su felino. Su gato podría preferir atrapar el premio con sus patas, lamer algo suave desde una cuchara, pero no un tubito, comer un premio sostenido entre sus dedos, pero no desde su palma, u otras técnicas particulares que le agraden. Algunos gatos tienen preferencias respecto del de qué van a comer o no. Por ejemplo, un gato puede que no coma algo de una alfombra gruesa o de un pequeño plato que le aprieta los bigotes. Este video es un claro ejemplo de las diferentes formas de entrega que prefieren tres leones en Bush Garden en Tampa. El entrenador está tirando bolitas de carne a cada uno de ellos, pero podemos ver que el macho prefiere agarrarlo con su boca mientras agrega su propia firma con una ayuda de su pata, una de las hembras prefiere que la comida toque el suelo y la otra prefiere agarrarlo con su boca.

Use su refuerzo y forma de entrega para avanzar en sus objetivos del entrenamiento. En estos videos, puede observar cómo entregas similares – colocando el premio en una colorida alfombra – actúa en contra de los objetivos en una sesión, y a favor en otra. En la sesión con Zak, el gato blanco con negro, viejo y parcialmente ciego, la entrega le dificulta realizar la conducta objetivo de ir a su cama.

Esto desacelerará el proceso de entrenamiento, y podría frustrar a algunos gatos. En el otro video, con Jazzy Cat, también es un desafío para ella encontrar el premio ¡pero ese es el objetivo de la sesión! Quiero que ejercite su olfato y que gaste energía buscando los premios.

No Arruine Su Trabajo

Uno de los fracasos más comunes del entrenamiento que veo es cuando el entrenador presiona demasiado, dándole a los que aprenden una experiencia negativa que hace que decidan que ya no es divertido jugar este juego. Algunas veces, el entrenador intenta acelerar el proceso, pero muchas veces no se da cuenta de esto. Es vital dejar al que aprende que decida si quiere enganchar o no, sin ninguna consecuencia negativa en caso de que decida abandonar la sesión. En este video, podemos ver que siempre le permito a LC a retirarse cuando quiera; no la presiono para que entre, y dejo la puerta abierta incluso cuando está completamente dentro. También podemos ver que refuerzo a Jazzy Cat por estar relajada en su jaula, lo que es una excelente forma de trabajar con varios gatos a la vez.

Algunos gatos pueden perdonar la presión, pero muchos no lo harán. Recuerde que su penúltimo objetivo es el comportamiento en el cual está trabajando, pero el logro principal es hacer que el entrenamiento se convierta en una experiencia en la que el animal sea quiera involucrar. Busque experiencia con la mayor cantidad de gatos posible porque la práctica es su amigo. Por lo tanto, ¡salga y comience a entrenar!

¡Podemos lograr nuestros objetivos de entrenamiento de gatos juntos!

¡Podemos lograr nuestros objetivos de entrenamiento de gatos juntos!

RECURSOS  

BehaviorWorks website http://behaviorworks.org/index.html

“The Trainable Cat” por John Bradshaw y Sarah Ellis http://www.worldcat.org/title/trainable-cat-a-practical-guide-to-making-life-happier-for-you-and-your-cat/oclc/941875481

“Manual of Clinical Behavioral Medicine for Dogs and Cats” por Karen Overall http://www.worldcat.org/title/clinical-behavioral-medicine-for-small-animals/oclc/34731581

 

Jacqueline Munera es una Consultora Conductual de Gatos Certificada ¡quien promueve la percepción positiva sobre los gatos! Es tan apasionada por esta misión que nombró a su empresa Positive Cattitudes y dedica su tiempo desmitificando sobre que los gatos no pueden ser entrenados.

 

Traducido por Pamina Horlacher, IAABC Español