por Wen Bautista, Uli Grodeke y Carmen Arroyo (IAABC Español Division)

En abril recién pasado, parte del equipo de la nueva IAABC Español Division, viajamos desde Chile a nuestra primera conferencia anual de la IAABC: Uli Grodeke, entrenadora y consultora de conducta, Wen Bautista, amante de los perros, y Carmen Arroyo, Médico Veterinario y entrenadora canina. Aunque las tres veníamos con niveles de conocimiento y formación muy diferentes, las tres quedamos maravilladas con la calidad de las presentaciones, el nivel de seriedad que se le da a este tema y la calidez y generosidad de la gente que conocieron.

Boston nos recibió, luego de un largo vuelo desde Chile, con un clima helado e invernal, a pesar de ya estar oficialmente en primavera. ¡Hasta un día de nieve primaveral nos regaló, pero esto no lograría bajarnos ni el ánimo ni la emoción!

2018 IAABC US ConferenceLlegamos un par de días antes de comenzar la conferencia para ofrecer nuestra ayuda en lo que se necesitara. Poco a poco empezaban a llegar los demás participantes, y cada vez más nombres conocidos solo desde pantalla y papel se convirtieron en personas de carne y hueso. ¡Qué agradable es poder conocerse en persona!

Sin embargo, también pasamos por experiencias difíciles: ese miércoles previo al comienzo de la conferencia, al momento de leer el cronograma y ver la cantidad de alucinantes temas que se abordarían en paralelo. A Uli, al estudiar el programa definitivo del congreso, se le “apretaba la guata”, como se dice en chileno, porque debíamos tomar la decisión a qué charlas asistir y a cuáles, por desgracia, dejar de lado. El lado bueno es que la IAABC pensando en esto, grabó varias de las presentaciones y estarían disponibles con posterioridad para ser vistas por todos los miembros.

La conferencia partió con un gran regalo: un día dedicado a la temática de “FearFreeSM”.  Este programa, creado por Dr. Marty Becker y su hija Mikkel, que está generando impacto en EE.UU, nos habla de una aproximación a la medicina veterinaria respetuosa y cooperativa, certificando en su uso no solo a profesionales como veterinarios o entrenadores, sino también a recintos como hospitales veterinarios o refugios. En manos de este padre y su hija y varios otros renombrados profesionales, como Dr. Judy Reck, Debby Martin y Steve Dale, pudimos conocer más de lo que implica el programa. Su objetivo es fomentar el trato respetuoso hacia los animales y reducir los niveles de estrés y miedo mediante ambientes amigables y manejos cooperativos. A nivel nacional en Estados Unidos, “FearFreeSM” ya cuenta con una amplia red de profesionales e instalaciones que se comunican entre ellos, incluso como agencia de trabajo. Viéndolo desde la realidad latinoamericana, estamos a años luz, pero los que nos dedicamos a mejorar el bienestar animal debemos seguir el ejemplo de este movimiento y ponernos al día. Carmen, como médico veterinario, marcó un buen punto, luego de ver como un gato con un historial de ataques a profesionales veterinarios se dejaba sacar sangre sin sujeción alguna, diciendo que no hay justificación alguna para no convertirse a esta metodología.

El segundo día empezamos a separarnos ya que en paralelo se presentaban algunas temáticas más de FearFreeSM, una línea de negocios, y presentaciones tanto sobre perros como gatos.  Como no conocíamos a gran parte de los expositores, nos guiamos más que nada por los títulos de las charlas.

Uli participó en el taller enfocado en sacarle partido a su negocio. Resultó ser interactivo y permitía evaluar el propio negocio desde el punto de vista del análisis conductual: definiendo siempre los A, B, y C’s.

2018 IAABC US ConferenceLas presentaciones tanto de la relación entre problemas médicos y problemas conductuales, como la de los casos clínicos del Dr. Chris Pachel, médico veterinario con doctorado y certificación en conducta animal por el American College of Veterinary Behaviorists (Colegio Médico Estadounidense de Veterinarios Especializados en Conducta Animal), resultaron ser sumamente interesantes para Carmen y Uli a quienes les encantó la tangibilidad y pasión que transmitía este profesional, así que quedaron con muchas ganas de ver también su charla el día siguiente. Tener en cuenta la salud

del animal al evaluar un problema es algo crítico que a veces, quienes no tienen formación en medicina, tienden a olvidar o subvalorar.

Ese segundo día terminó con una invitación de la IAABC para todos los participantes a comerse 1.200 (¡sí!) mini cupcakes y pastelitos mientras hablábamos de negocios y emprendimientos. ¡Un final delicioso – especialmente después de tanta información!

Comenzamos el tercer día juntas en el salón grande con todos los demás asistentes, con la charla de Dr. Pachel sobre cómo lograr el compromiso del cliente con el tratamiento de los problemas conductuales de las mascotas. Esta charla apuntaba a cómo involucrar al cliente, a cómo negociar las opciones de tratamiento y definir las expectativas en forma realista, sin perder al cliente en el proceso, relatada en forma práctica y viva a través de casos reales.

Después del almuerzo, nos volvimos a separar según temática. Uli, prácticamente como postre, eligió una charla muy específica y densa en terminología: “La influencia de nutrientes y microbioma intestinal sobre el comportamiento” por la Dra. Lore Haug. En esta charla los participantes aprendieron sobre los nuevos estudios de la comunicación entre el cerebro y el intestino – justo después de haber comido. Somos lo que comemos, ¿suena familiar? Ansiedad, depresión, cáncer y otras enfermedades parecen ser afectados en cierta medida por nuestra flora intestinal y viceversa, indicios que llevan al supuesto que algo parecido puede pasar en otras especies también. Ya existen estudios que sugieren modificar la relación proteína-carbohidratos para mejorar la salud física de perros y gatos. Y hay estudios que revelan la influencia mutua entre nutrientes y conducta en ratones. Sin embargo, aún faltan estudios más concretos que involucren el comportamiento de los animales de compañía.

Luego, empapada en terminología anatómica y nutricional, Uli se refrescó con un curso básico de entrenamiento de caballos con clicker, donde se reunió con Wen. Éste resultó un tema mucho más familiar para ambas y les sirvió para moverse un poco practicando el manejo de target, clicker y refuerzos con sus compañeros de mesa quienes fingían ser sus caballos – y luego al revés.

Mientras tanto, Carmen encontraba su lugar en la División de Loros. Stephanie Edlund, Directora de esta división, explicaba sobre sus técnicas de trabajo para reducir el miedo y la intranquilidad en aves durante el trabajo o la vida diaria. ¡Resulta tan interesante prender sobre el trabajo con otras especies! Y no solo por el valor en sí que tiene aprender sobre el manejo y entrenamiento de especies con las que usualmente no trabajamos, sino también por lo que nos puede aportar al trabajar con la especie a la que nos dedicamos.

Luego, la sorpresa, una imprevista presentación vía videoconferencia con la connotada Dra. Susan Friedman bajo el nombre de “La rata nunca está equivocada”, quien hablaba sobre el aprendizaje sin errores, un concepto que viene discutiéndose desde los tiempos de Thorndyke, pero que sin embargo tendemos a olvidar y desvalorizar.

Para terminar el día, fuimos a buscar nuestros tragos para presenciar la legendaria presentación interactiva de la genetista Dr. Elinor Karlsson del Instituto Broad de MIT y Harvard, quien también lidera el proyecto MuttMix. Según ella, las conversaciones sobre genética se soportan mejor con un trago en la mano. Su presentación incluye la combinación genética teórico-práctica: teórica porque ella cruza pájaros con caballos y gatos (cada uno con alguna particularidad rara), y práctica porque hace participar a todo el público entregando fichas de “genes” que uno va heredando.  Al final del experimento, una considerable parte del público muere tras haber heredado algún gen recesivo letal – pero, qué importa eso cuando hay un cocktail de por medio…

El domingo y último día de la conferencia, las decisiones seguían siendo difíciles para nuestro grupo.  Trish McMillan y Michael Shikashio presentaban su increíble seminario sobre manejo de agresión en perros. Solo algunos meses antes, habíamos tenido la suerte de asistir a esta presentación en Santiago, lo que facilitó la elección un poquito. Nuevamente, perdimos a Carmen a la División de Loros, un grupo de consultores de conducta de aves que consistía en unas quince personas encantadoras, acogedoras, muy profesionales y con un alto nivel en conocimientos. Son idealistas quienes están dedicados a mejorar la calidad de vida de estos animales en hogares y en refugios, a pesar de la escasez de estudios científicos. Ni siquiera hay mucho material sobre el lenguaje corporal en pájaros por lo que sus proyectos, presentados durante el congreso, son tan importantes. Stephanie Edlund vino desde Suecia para hablar del enriquecimiento ambiental y su correcta utilización como herramienta para fines específicos y comprobables, y también para presentarnos los maravillosos resultados de la modificación conductual en sus clientes con plumas, en zoológicos, casas y parques animales. Pam Clark, por su lado, aclaró los mitos y dio las posibles soluciones para aves que mutilan su plumaje. Es increíble cómo se amplía el horizonte cuando uno aprende sobre los problemas de comportamiento de especies con las que uno no trabaja. Es tan diferente y tan parecido al mismo tiempo – nos abre la mente. Para cerrar esta maravillosa serie de presentaciones, y con un poco de tiempo libre en sus manos, el grupo de especialistas decidió a abrir el diálogo con los asistentes a una especie de “mesa redonda” y conversar abiertamente de dudas, temas y problemas relacionados con los loros.

Uli se arrancó de este grupo y corrió a la sala de al lado para escuchar a Karen Deeds, sobre la prevención de problemas de conducta en cachorros y perros juveniles.  No se quería perder esta charla por ningún motivo, ya que es el tema al que se concentra en este momento, con el fin de lograr un cambio cultural en Chile. Quedó encantada de la charla y encontró detalles que tendrá en cuenta en sus futuras clases y asesorías.

La conferencia cerró con un taller grupal para todos, llamado “No Mud, No Lotus”, sobre la fatiga por compasión, que se puede observar muchas veces en las profesiones relacionadas con el bienestar animal. El mensaje, que dejó Jessica Dolce con su charla de clausura, era que nosotros, los que trabajamos con personas y sus mascotas, amamos este trabajo lo suficiente como para estar dispuestos a tragarnos de repente un pedazo de excremento y pasarlo mal; en otras palabras “sin el barro, no puede florecer la flor de loto”.

“Este espíritu también se mostraba todas las noches, post conferencia, en el bar del hotel, donde se juntaban consultores de conducta con médicos veterinarios, personal de refugios, entrenadores de animales exóticos y otros de EE.UU., Australia, Zimbabwe, Brasil, Inglaterra, etc. para relajarse y conocerse, sin importar las diferencias en conocimientos. Realmente lo pasé muy bien y me sentí muy a gusto entre tanta variedad de personas que comparten mi pasión por los animales”, dice Uli.

Sobre la conferencia, Wen comenta: “Lo que más llamó mi atención, además de la cantidad de personas que tuvimos en la primera sesión general, fue el compromiso de todos los asistentes a mejorar, por una parte, la experiencia de nuestros peludos o plumíferos, por otra, mostrar e implementar una experiencia para los dueños de saber, a ciencia cierta, que podemos deshacernos del miedo, de saber y ver ejemplos de muchos perros, gatos, cabras, caballos y aves que ya no experimentan tratos arcaicos, de abrir el hocico y meter una pastilla. ¿Magia? No. Es entregar el control a estos seres que hemos escogido como compañía. Este control ha abierto mis ojos. La visita al veterinario no tiene por qué ser una tortura, es darles herramientas y abrir canales de comunicación antes inexistentes. Parece magia, pero más que magia es colaboración. El decir que esto es solo el inicio es acertado. Me da esperanza y me permite soñar que cambiaremos para mejor.”

En palabras de Carmen: “Para mí, esta conferencia podría resumirse en una palabra: comunidad. Una comunidad que busca compartir, aprender, crecer y que no excluye, sino que incluye y apoya a quienes se vienen integrando. Fue una experiencia totalmente enriquecedora que no solo me llenó de conocimientos y fundamentos, sino que también da unas ganas de aportar a este movimiento en pos de un cambio”.