por Kayla Fratt

Es primavera, lo que significa que la temporada de gatitos esta sobre nosotros. Los refugios alrededor del país serán pronto inundados con caja tras caja llenas de gatitos que necesitan ser alimentados con biberón o “amansados”. Estos gatitos vendrán de debajo del pórtico de una persona, de una trampa para capturar zorrillos, y del interior de alcantarillas. Si son llevados a un refugio o especialista en comportamiento que se tomará el tiempo para trabajar con los gatitos ferales, su edad es uno de los mejores predictores de éxito y tiempo de respuesta.

¿Qué Convierte a un Gatito en Feral?

Definir un gato feral adulto puede ser bastante desafiante, especialmente en un ambiente de refugio donde los gatos con un historial de “amar a todos” pueden ser impactados de la peor manera en cuanto a su comportamiento felino, y los gatos que se encuentran en el exterior y son llevados al refugio pueden tener dueño, estar extraviados o ser ferales.

Los gatitos  o gatos menores de un año, ferales, son mucho más fáciles de identificar. Los gatitos que han sido criados con contacto humano, generalmente serán muy amistosos, ronronearán, jugarán, y buscarán caricias.

Por otro lado, un gatito que no ha sido criado con contacto humano puede sisear, bufar, saltar alrededor de la jaula frenéticamente y atacar a los dedos o comida ofrecida. Estos gatitos generalmente nacieron en el exterior y nunca han sido manipulados por humanos. Para los fines de este artículo, este gatito es llamado “feral” o no socializado.

El Rol de la Edad

Los gatos, como los perros, pasan por un período crítico de socialización. El período de socialización del gato va desde aproximadamente las 2 semanas hasta las 7 semanas de edad. Estudios demuestran que sólo cinco minutos de manejo por día, por diferentes personas antes de la edad de 7 semanas, pueden tener beneficios de por vida resultando en menor estrés cuando hay visitas y en la consulta veterinaria.

Los gatitos menores de 5 semanas de edad requieren una alimentación intensiva con biberón y pueden desarrollar habilidades inapropiadas  de juego gato-gato, un riesgo a considerar cuando estamos cuidando a gatitos muy pequeños. Gatitos menores a 1 semana de edad tienen un pronóstico precario como “bebés de biberón”, y con frecuencia no sobreviven.

Si bien es útil para el desarrollo social y físico del gatito permanecer con su madre hasta las 12 a 14 semanas de edad, con respecto a gatitos ferales hay que llegar a un equilibrio. Los gatitos que son expuestos por primera vez a las personas y a sus manejos después de las 14 semanas, son mucho más difíciles de socializar. Puede sentirse como “mal si se hace y mal si no se hace”. O bien, estamos separando los gatitos de su madre y sus hermanos de forma temprana, para garantizar la mejor oportunidad de socialización con los humanos, o estamos dejando los gatitos con su familia a riesgo de que nunca aprendan a vivir con personas.

Muchos estudios, incluido el artículo de R. Collard, apuntan a unos 45 días como el final de una socialización relativamente fácil para los gatitos. Sin embargo, ese mismo estudio descubrió que los gatitos manipulados entre las edades de 5 y 9 semanas “dieron respuestas afectuosas o juguetonas a las personas”.

Esto resalta la importancia de la socialización temprana para los gatitos. Esperar hasta que un gatito tenga la edad suficiente para dejar a su madre y aventurarse en el mundo es demasiado tarde para una fácil y efectiva socialización, en la mayoría de las situaciones de rescate, refugio y hogar temporal. Atrapar o capturar gatitos de tan solo 5 o 6 semanas de edad es ideal en términos de su potencial para socializar con los humanos.

En el refugio donde solía trabajar, nuestra situación ideal incluía una camada completa de gatitos que llegaban al refugio alrededor de las 6 semanas de edad. Obtienen el beneficio de una socialización continua gato-gato con sus hermanos y hermanas, pero aún son aún son lo suficientemente jóvenes para una socialización relativamente fácil con los humanos.

En el refugio, los gatitos de hasta 10 semanas de edad, por lo general, se transforman en gatitos sociables, aunque un poco nerviosos con movimientos repentinos, con aproximadamente 2 semanas de entrenamiento con target y de manejos, basado en el refuerzo positivo. Después de la edad de 12 semanas, la tasa de éxito disminuye. Algunos gatitos se vuelven manejables y sociables, otros no. Alrededor de las 16 semanas de edad, el éxito de la socialización del gatito feral se desploma. El refugio, en general, ni siquiera intenta trabajar con gatitos mayores a las 16 semanas, sino que los pone en adopción como “gatos de trabajo” para granjas y cervecerías locales.

Los gatitos que son lo suficientemente grandes como para dejar a sus madres y explorar, son demasiado viejos para ser fácilmente socializados. La educación de la comunidad sobre cómo, cuándo, y por qué llevar gatitos ferales a un centro de rescate, refugio, o especialista en comportamiento, es imperativa.

Para aquellos de ustedes que les gustan las rápidas referencias visuales, aquí hay uno que creamos basado en la experiencia con miles de gatitos ferales cada año:

Edad Riesgos y Resultados
Menor a 4 semanas ·         Fácil de socializar con personas.

·         Necesita mantenerse con mamá para amamantar y socializar.

·         Riesgo de muerte si se cría a mano.

4 – 7 semanas ·         Fácil de socializar con personas.

·         Debe mantenerse con mamá y camada para socialización si es posible.

·         Puede necesitar un poco de entrenamiento con target y contra-condicionamiento utilizando comida para socializar con las personas.

7 – 10 semanas ·         Puede necesitar refuerzo positivo más intensivo –  entrenamiento basado en target y contra-condicionamiento.

·         En general, se convertirán en gatos sociables.

·         Siempre puede ser un poco más tímido con cosas nuevas.

10 – 14 semanas ·         Puede necesitar un hogar temporal para una socialización adicional.

·         Puede ser siempre tímido con cosas nuevas.

·         Por lo general, necesitará entrenamiento intenso reforzando con comida.

Mayor a 14 semanas ·         Baja probabilidad para un comportamiento verdaderamente social.

·         Puede tolerar el manejo, muchos nunca lo disfrutarán.

·         Por lo general, necesitará entrenamiento intenso reforzando con comida.

·         Baja probabilidad de mejora en un refugio, necesitará un hogar temporal.

El Rol de la Genética

La edad y la socialización temprana no lo son todo. Los gatitos, hijos de gatos machos  antisociales eran prácticamente indistinguibles de los gatitos no socializados de gatos machos sociales según un artículo de 1995 titulado “El impacto de la paternidad y la socialización temprana en el desarrollo del comportamiento de los gatos hacia las personas y objetos novedosos”.

Si bien no podemos saber cómo era el padre de un gatito feral, es importante recordar que la genética juega un papel. Es probable que esto sea parte de la explicación de por qué algunos gatitos de 7 semanas se convierten, en muy poco tiempo, en una máquina amasadora que ronronea, mientras que otros continúan siseando y pegando después de una o dos semanas de socialización.

Qué Hacer

Si se entera de gatitos ferales en la zona, intente atraparlos con alrededor de 5 a 6 semanas de edad. Si usted o un refugio cercano tiene la capacidad de hacerse cargo de una madre feral amamantando, entonces siga adelante y coloque la trampa antes para capturar también a su madre. La madre felina puede ser esterilizada, someterse a un chequeo y recibir un arete gratuito o a un precio muy bajo en algunas clínicas móviles en la mayoría de las ciudades.

Si están en su casa, coloque a los gatitos en un baño o en una jaula para perro grande, a salvo y protegidos del ruido y de otras mascotas. Si están en un refugio, una jaula grande para gato cubierta es perfecta para la familia.

Si los gatitos tienen edad suficientemente para comer sólidos, inicie contra-condicionando su presencia de inmediato. Si necesita limpiar su lugar, ofrezca un poco de comida para bebés con sabor a pollo en un bajalenguas. No lo fuerce, sólo sea paciente.

Después de varias repeticiones desde lejos, puede lentamente comenzar entrenando a los gatitos con target utilizando un “click stick”. Suba el criterio hasta que toquen su dedo. La mayoría de los gatitos adoran la comida para bebés y se dan cuenta de esto rápidamente. Luego puede comenzar a trabajar con click y refuerzo por permitir ser tocados y acariciados. Si comenzó a trabajar con los gatitos a una edad bastante joven, la mayoría comenzarán a ronronear y solicitar caricias con bastante rapidez.

Continúe exponiendo a los gatitos a nuevos objetos que puedan explorar, así como a juguetes, música, y personas nuevas. Al igual que con toda socialización, hay que evitar atemorizar a los gatitos.

La edad es clave cuando se trabaja con gatitos ferales, por lo que actúe rápidamente sin inundar a los gatitos o poner en peligro su salud y seguridad. Luego puede usar sus habilidades de entrenamiento con clicker y condicionamiento operante para enseñar a los gatitos cómo interactuar con las personas.

 

Kayla Fratt es dueña de Journey Dog Training, donde ella proporciona videochats a dueños de perros y gatos a lo largo de todo el mundo. Ella también trabaja como escritora y diseñadora web independiente. Kayla se tituló en Biología de Organismos y Ecología del College de Colorado. Actualmente conduce desde Denver a la Patagonia con su border collie y su novio.

 

Traducido por Charlotte Iglesias, IAABC Español