Autora: Carrie Kish

La investigación hacia las necesidades etológicas y habilidades cognitivas de animales de compañía, tales como perros, ha crecido exponencialmente en años recientes, llevando a un mayor entendimiento de lo que es necesario para su bienestar y cómo podemos cumplir con dichas necesidades. Sin embargo, aún existe una gran falta de conocimiento y entendimiento sobre las necesidades de los reptiles que tenemos en nuestras casas y zoológicos, donde son considerados frecuentemente más como objetos que como animales. Estoy tratando de cambiar este punto de vista. He estado trabajando con reptiles y creando recursos para sus cuidadores, focalizando en conceptos como elección y control.

En este articulo hablaré sobre cómo podemos mejorar la vida de los reptiles pensando en lo que a ellos les importa; entregándoles oportunidades y motivación para que realicen comportamientos naturales, ayudándoles a sentirse seguros entre sus cuidadores humanos, y reduciendo el estrés a través del entrenamiento cooperativo con su propio cuidado.

Entrenar comportamientos y elegir reforzadores

En Reptelligence, frecuentemente entrenamos comportamientos de crianza que entregan a los animales mayores opciones y control sobre su cuidado. Esto incluye: Perseguir y tocar un objeto, permanecer en un lugar, mover de un lugar a otro, entrar y salir de sus cajas, subir y permanecer en una pesa, aceptar un arnés y el manejo voluntario.

También trato de crear ambientes y estímulos que incentiven la práctica de comportamientos naturales. En The Living Desert, también utilizamos estos ambientes y estímulos para realizar charlas educativas a los visitantes. ¡Es una situación en la que todos ganan! Los animales realizan comportamientos naturales, ejecutan movimientos de locomoción naturales, enfrentan problemas y toman decisiones. Los alumnos pueden ver a los animales haciendo todo esto, lo que ayuda en la construir empatía y respeto por un animal que previamente pudo haber sido visto más como un objeto.

También me gusta usar una combinación de distintos tipos de entrenamiento para incrementar la densidad del enriquecimiento en los espacios que tengo disponibles para trabajar con los animales. Todavía no tenemos tanta información de los reptiles como tenemos de los mamíferos en lo que respecta al sistema SEEKING, presupuestos de tiempo y los patrones en la búsqueda de alimentación, pero a través del enriquecimiento y el entrenamiento, he encontrado que los reptiles sí comienzan a mostrar algunos patrones. También he encontrado que cuando se les entregan oportunidades extendiendo su tiempo de alimentación por medio de puzles, configuración ambiental o entrenamientos, pareciera resultar en un animal más calmado y manejable. Espero poder estudiar esto más adelante.

Las serpientes son ectotermas: Dependen del ambiente para poder regular su temperatura corporal. Si la temperatura ambiente no se acomoda a sus preferencias o necesidades biológicas, el calor o frio pueden convertirse en un valioso reforzador – potencialmente el mayor de ellos. En casos extremos de frio, las serpientes pueden detener todo comportamiento hasta que se hayan calentado al punto de que sean físicamente capaces de moverse. En la mejor preparación de antecedentes de un ambiente de entrenamiento, uno debería asegurar que el animal esté a una temperatura confortable y que sea capaz de moverse por una gradiente. Es posible usar esta gradiente y estas elecciones como reforzadores dentro de un plan de entrenamiento.

Las serpientes son presa y depredador al mismo tiempo. Las distancias de escape adecuadas y las habilidades para poder esconderse y de elegir cuándo se sienten seguras para interactuar con un objeto o una persona, son de gran importancia para el progreso en el enriquecimiento o en un plan de entrenamiento. Como tal, la opción de participar  y acceder a espacios seguros puede tener uno de los valores más altos como reforzador.

El agua, tipos de sustrato, objetos y lugares novedosos son otros reforzadores de alto valor en mi caja de herramientas. El agua tiene múltiples presentaciones. Podemos usar un goteador, niebla o simples variaciones en la humedad del sustrato, platos, charcos o piscinas y una “caja de humedad” (un contenedor cerrado con una pequeña abertura que tiene un tipo de sustrato tibio y húmedo – que ayuda a la evaporación dentro de la caja permitiendo al animal sentir y respirar aire más húmedo). Distintos tipos de sustratos pueden incluir materiales naturales y no naturales como madera trozada y papel, hojas, mantas suaves y toallas – cualquier cosa de texturas diferentes, distintos olores y algo diferente que explorar. Los objetos y lugares novedosos pueden incluir: lugares para encaramarse, estantes, plantas y cosas tan simples como cajas, tubos y cartones.

¡Y por supuesto, también se puede usar comida! Hay desafíos si uno está solo amarrado a este tipo de reforzadores porque, por lo general, no es éste el reforzador más alto que uno tiene disponible.

Yo utilizo todos los anteriormente nombrados y más. La preparación de los antecedentes es muy importante. Si estuviera hablando en términos de adiestramiento canino, diría que usen los reforzadores que generalmente catalogamos como “reforzadores funcionales”. Este es el momento en que notamos que valió la pena haberle dedicado tiempo a estudiar historia natural y al reptil que quiere entrenar, ¿Qué es lo que más quiere en este momento? Eso se convierte en su reforzador.

Modificación de conducta para serpientes

Cuando tratamos comportamientos que son inapropiados o peligrosos para una serpiente o sus cuidadores, utilizo el análisis de comportamiento aplicado y reforzamiento positivo, siempre considerando la necesidad de la serpiente de sentirse segura y así posibilitar el aprendizaje.

Las piezas importantes para crear un plan de modificación de comportamiento son: “¿Qué está haciendo el animal?, y ¿cuál es su función?” Un aspecto importante a mantener en mente cuando pensamos en una modificación de conducta en un reptil, es que frecuentemente controlamos el 100% de los antecedentes ya que estos animales tienden a vivir en entornos cerrados. Esto no quiere decir que la función sea siempre evidente o que el comportamiento desafiante o inapropiado no se haya convertido potencialmente en un comportamiento practicado.

Mi estrategia es primero observar detalladamente la historia natural de esta serpiente. Actualmente hay más de 3,500 especies de serpientes identificadas. Es importante saber de la ecología y etología de la serpiente con la que estoy trabajando. Luego, anoto toda la información posible: ¿Cómo usa la serpiente su espacio? ¿Utiliza todo su hábitat? ¿Qué interacciones resultan en conductas de relajación y curiosidad? ¿Qué interacciones llevan a señales de estrés, escape o comportamientos reactivos? ¿Cuáles son los antecedentes?

Una vez que obtenga esta información, intentaré buscar formas de modificar el ambiente y los antecedentes para poder establecer confianza con la serpiente. Eso puede llevar a cambiar el hábitat actual para permitir mayor distancia de huida, o la introducción de objetos novedosos para incentivar comportamientos de búsqueda de alimento y exploración. Introduciré puzles simples de comida que permitan al animal comenzar a tomar decisiones, resolver problemas y usar su comportamiento natural de caza en mayor medida.  Esto tiene un beneficio adicional si la serpiente está atacando en anticipación a la entrega de comida. Puedo introducir opciones para mayor altura, más tipos de suelo o guaridas que permitan al animal tener múltiples opciones para sentirse seguro y para retirarse. Si el hábitat es pequeño y no hay opción de modificarlo, puedo comenzar a pensar cómo expandir el espacio fuera de su hábitat para que esté seguro y sea apropiado para el entrenamiento, y de esta forma la serpiente tenga la distancia de huida que necesita. Todo esto asumiendo que comienzo con un animal que se encuentra sano y bien alimentado. Si esto no es así, una visita al veterinario es prioritaria.

A esta altura voy a comenzar a construir una relación de confianza con la serpiente. Voy a ofrecerle cosas que le gustan y la observaré, entregándole siempre la opción de elegir cuán cerca quiere estar de éstas. Comenzare por ofrecerle objetos con las puertas cerradas para terminar con las puertas abiertas. Observaré detenidamente el lenguaje corporal y permitiré a la serpiente decir no y sí a los objetos a través de su lenguaje corporal. Creo que ésta es una parte fundamental, ya que a la mayoría de las serpientes no se les da esta opción. Las señales de estrés en serpientes no siempre son bien interpretadas o atendidas. Es probable que la serpiente haya tenido que recurrir a comportamientos de mayor gasto energético como atacar, sisear o bufar, y usar distintas posturas. Cuando el cuidador demuestra que puede escuchar estas señales sutiles, construye confianza y una comunicación recíproca. Les recuerdo a los cuidadores que la agresión es un comportamiento muy costoso para todas las especies, incluidos los reptiles.

Una vez que la relación esté mejorando y la serpiente se sienta segura, utilizaré varios reforzadores no comestibles para comenzar a desensibilizar y entrenar comportamientos incompatibles, y comportamientos que permitirán al animal practicar comportamientos de exploración natural y patrones motores. Continuaré ofreciendo más oportunidades de elección y control, mientras subo el criterio e incremento las oportunidades.

La importancia de la elección y del control

Como ectotermos, los reptiles son increíbles conservacionistas, y algunos – especialmente las serpientes – no se moverán si no encuentran una razón para hacerlo. Creo que aún no sabemos el efecto a largo plazo que tienen esta falta de movimiento y la falta de patrones de comportamiento normales en los reptiles que se encuentran en cuidado humano, desde una perspectiva biológica a través del curso de múltiples generaciones. Hasta serpientes con estilo de caza de depredación por emboscada, como la serpiente de cascabel sidewinder que llega a recorrer más de 300 metros en un día, abandonando para siempre su territorio, o la King Cobra que puede recorrer un territorio de más de 65 kilómetros cuadrados. Estas distancias son masivas comparadas con la cantidad de espacio y la variedad de estímulo que una serpiente recibirá al cuidado de humanos.

En contraste a algunas serpientes que no se mueven o son poco activas en un ambiente deprivado, algunos reptiles pueden expresar estrés y falta de estimulación en formas potencialmente autodestructivas, desarrollando hiperactividad, anorexia, estereotipias o termo-regulando de forma poco apropiada. Al introducir elección y control por medio del enriquecimiento y del refuerzo positivo, podemos reducir el estrés que ha impuesto la vida en cautiverio y, de esta forma, reducir y eliminar comportamientos problemáticos.

Sin embargo, tal vez la motivación más fuerte que puedo mencionar es una de aspecto ético. Si sabemos de qué estos animales son capaces física y mentalmente, ¿Es apropiado no ofrecer elección y control? ¿Es apropiado mantener a un animal en un ambiente potencialmente deprivado? Las serpientes son unos de los animales más incomprendidos y perseguidos. Cuando entregamos oportunidades para que puedan practicar comportamientos y tomar decisiones, no sólo mejoramos la calidad de vida del animal, sino que mejoramos la relación con su cuidador o propietario, desarrollando mayor empatía con el animal y su especie.

Formas prácticas para aumentar elección y control

Hay muchísimas formas de aumentar las elecciones disponibles para un reptil, para darles una motivación para que realicen sus comportamientos naturales y para entregarles mayor control sobre su ambiente. Un buen lugar por donde comenzar es evaluar el hábitat que se le provee al reptil. ¿Son capaces de usar todos los espacio, de lado a lado y de arriba hacia abajo? Si no es así, ¿qué modificaciones pueden realizarse? ¿Usan los reptiles su gradiente termal? Si no lo hacen, ¿por qué no? ¿Entregan las opciones de refugio y cobertura, aéreas tanto cálidas como frías? ¿Es posible ofrecer más de un área de calor y de frio? ¿Qué tipo de opciones puedo ofrecer para el agua? ¿Cómo puedo darle al animal las oportunidades de pasar por una secuencia completa de búsqueda de alimento y caza, potencialmente permitiéndoles realizar múltiples elecciones por un periodo de tiempo más extenso? ¿Qué objetos novedosos puedo introducir que puedan incentivar comportamientos de exploración?

Utilizo muchos puzles de comida y entrenamiento como también el acceso a nuevos lugares para incentivar la exploración. Esencialmente, entreno conductas que permiten mover a las serpientes de un lugar a otro (shifting), sea del hábitat al área de exploración o entrenamiento, o del hábitat a la caja de transporte. Los reforzadores para el shifting pueden ser o no comestibles. Luego de la actividad, la serpiente puede volver a su hábitat de la misma forma. Puede elegir cuándo salir y cuándo volver. Puedo construir un ambiente y el estímulo para que la decisión del animal que yo prefiero, sea la más atractiva y reforzante para él.

Cuando preparo un área exploratoria, la elección de qué voy a usar depende mucho de la especie. Esto puede variar desde la exploración del suelo hasta utilizar accesorios para trepar o plataformas construidas para ellos, o una combinación de ambos. A veces, también construyo tubos sensoriales con distintos objetos o tipos de texturas para que el animal explore. Uso muchos puzles de comida hechos en casa, puzles de comida para perros y gatos modificados, tubos y laberintos para roedores. Con una buena configuración puedo extender las secuencias de comportamiento de caza/búsqueda de alimento a actividades de dos o tres horas, entregando una gran cantidad de ejercicio físico y mental en un espacio potencialmente muy pequeño.

(Este video muestra una serpiente consumiendo un roedor previamente eutanasiado.) 

Un laberinto de caza.

¡Y estas técnicas no solo funcionan para serpientes! El entrenamiento con target en tortugas, lagartijas y cocodrilos ya está bien documentado. Existen hasta estudios sobre comportamiento social y juego en reptiles, un área de la etología que carece de investigación para reptiles al cuidado humano.

Consejos para el enriquecimiento de reptiles domésticos

De verdad, es posible comenzar de a poco. Observe cómo el reptil que tiene está usando su espacio actual y compárelo con lo que puede aprender de su historia natural. ¿Hay algún cambio que se puede hacer que pueda incentivar que explore más y que realice comportamientos naturales? ¿Se trata de un animal que construye madrigueras? ¿Puede proveer de tipos de suelo que fomenten la excavación? ¿Le gusta escalar? ¿Ofrece plataformas, objetos para trepar y un refugio adecuado para que en animal se sienta seguro de explorar libremente? ¿Cómo lo está alimentando? ¿Es posible extender el tiempo de búsqueda de alimento tratando de esconder la comida en su hábitat, por medio de puzles apropiados para la especie, o implementar un plan de entrenamiento? ¿Cómo le permite a su animal decir sí/no a una interacción humana o a un cambio en el hábitat? Dedique tiempo a observar su comportamiento y los antecedentes que lo preceden. Si ha maximizado las opciones al interior de su hábitat, observe cómo puede usar el espacio externo. ¿Puede proveer un área segura afuera de su hábitat para interactuar y/o ejercitarse?

Los puzles simples para serpientes pueden incluir cajas de cartón después de haber removido cualquier cinta adhesiva. Deje un lado abierto o ciérrelo y corte algunos orificios lo suficientemente grandes para que la serpiente pueda ingresar. Para serpientes más avanzadas un tazón ligero o un contenedor plástico boca abajo con un objeto-presa puede ser el próximo desafío. Nunca usar lana, papel higiénico o cualquier cosa similar alrededor del área de alimentación ya que pueden tragarlo accidentalmente, ya sea confundiéndolo con su comida o agarrándolo junto con el objeto-presa.

El lenguaje corporal es la mejor forma de determinar si sus esfuerzos están entregando una experiencia agradable para la sepriente. Una referencia visual del lenguaje corporal de la serpiente saldrá próximamente este año. Por ahora, esta página  es una guía útil.

Para tortugas, piense en cómo bajar la velocidad de su alimentación.  Extienda las raciones en porciones pequeñas. Intente colgar la comida para incentivar que estiren los músculos del cuello o ponga la comida en un recipiente en el suelo que incentive que arranquen la comida con ayuda de sus pies.

Es muy entretenido entrenar a las tortugas con target, y puede mejorar el vínculo entre el animal y la persona. Trate de romper la línea de visión en el hábitat. La discriminación de colores y formas es otra actividad divertida. Si la tortuga puede ver todo desde un lugar, no estará muy motivada por llegar a otro lugar. Además considere ofrecer distintos tipos de sustrato (profundidad, humedad, diferentes texturas), charcos de agua, puzles de comida en forma de pelotas, plantas vivas y lugares para excavar. Otra cosa que me gusta hacer con las tortugas es ofrecer más de un área para tomar sol. He encontrado que esto incentiva que caminen por todo el lugar.

Las tortugas de agua y de pantano pueden recibir puzles de comida simple como un pequeño cubo congelado con pellets, insectos, pescado o verduras, o una pelota flotante para perros con un orificio. Pueden ser entrenadas a venir, hacer target,  ser tocadas, pesadas y a permanecer en un lugar. El cuidador puede proveer plataformas flotantes y zonas secas con movimiento. Se pueden introducir sistemas de agua en movimiento o de lluvia con un timer. La introducción de plataformas de calentamiento de distintas alturas y texturas permite al cuidador descubrir las preferencias de los animales. Proveer suelos que permitan la excavación profunda cerca del agua puede ayudar a observar el comportamiento natural en toda su extensión.

La ecología de las lagartijas es muy variada, pero muchas de las opciones ya mencionadas anteriormente funcionan para ellas. Me gusta usar objetos que se mueven al trepar. Frecuentemente practico el entrenamiento de entrar a la caja de transporte, particularmente con especies pequeñas que pueden asustarse por las manos que se acercan hacia ellas. Existen excelentes aparatos para la alimentación con insectos que pueden ser comprados o creados y que permiten una liberación más lenta – nuevamente con el objetivo de extender el proceso de búsqueda de alimento e incentivando la mayor duración de patrones de comportamiento natural.

En resumen, examine detenidamente lo que se sabe sobre la historia natural de los reptiles, y luego,  como cuidador, use la información que tenga del individuo delante de usted para  posteriormente, y de forma gradual integrar los cambios, siempre teniendo en cuenta cualquier señal de estrés. Intente dejar al menos la mitad del hábitat (idealmente el 75%) intacto cada vez que realice un cambio, hasta que pueda evaluar cómo el cambio afectó al reptil. La falta de actividad inusual o la hiperactividad pueden ser ambas señales de estrés, al igual que los comportamientos de escape. Todas las anteriores son simplemente algunas ideas para partir; queda mucho más por explorar.

La cosa más importante que me gustaría ser capaz de comunicar a cada propietario o cuidador de un reptil es que los reptiles pueden aprender, que tienen preferencias, que toman decisiones, ¡y que pueden ser entrenados! Incluso si eso no es suficiente para inspirarnos a todos a comenzar un programa de entrenamiento, quizás haya un pequeño cambio que usted pueda hacer como cuidador de mascotas para darle al animal bajo tu cuidado un poco más de elección y control en su vida.

Carrie Kish es directora y co-fundadora de Reptelligence. Su foco está en el entrenamiento y enriquecimiento de reptiles desde el 2012, y ha trabajado en el cuidado y entrenamiento animal en The Living Desert Zoo & Gardens y en el San Diego Zoo & Safari Park durante seis años y medio. Antes de eso, Carrie fue entrenadora canina por más de una década. Mientras ella continua ocasionalmente atendiendo a clientes con perros, se enfoca principalmente en la investigación y el entrenamiento de reptiles, además de la administración del la página de Facebook de Reptelligence  y Reptile Enrichment and Training

 

Traducción: Eugenio Achondo, IAABC Español Division.