Atención conductual del perro de granja anciano retirado (o no) del trabajo

Escrito por Pat Tagg M.Sc, CABC

Peer reviewed

Recientemente me pidieron que contribuyera a un proyecto sobre perros de trabajo mayores. ¿Qué pensaba de la vida del perro de granja mayor? Durante un período de aproximadamente 40 años he trabajado en la agricultura con mis propios perros pastores alemanes y ganado de granja, tanto en el Reino Unido como en Alemania. En el camino, también tuve un puesto profesional durante 18 años en la Unión Nacional de Agricultores, trabajando con unos 3.500 agricultores. Reflexionando sobre la pregunta, me di cuenta de que un número significativo de nosotros tenía algunas cosas en común.

Todos parecemos tener poblaciones de perros muy ancianos dando vueltas por los patios de nuestras granjas, y todos tenemos historias de sus grandes escapadas «de sus días de juventud», que compartimos con entusiasmo con otros granjeros: «Recuerdo el día que… ». Es incluso mejor cuando otro granjero dice: «Recuerdo cuando tu viejo Jack trajo las ovejas de la colina en el invierno de…». Nos enorgullecemos de la admiración compartida de nuestros colegas.

Se me ocurre que les debemos gratitud a estos perros viejos, no solo por su propio trabajo, sino por su contribución a la próxima generación. ¿Es esta la rúbrica del cuidado del viejo perro de granja?

Visita cualquier casa de campo para encontrarte con el inconfundible olor a «perro viejo», con notas de excremento de vaca flotando cálidamente desde donde duerme el viejo temporizador, frente a la estufa de la cocina. Viaja en cualquier vehículo agrícola y limpia las manchas de barro del vidrio donde las narices de los perros han escaneado con entusiasmo el paisaje. Y el cachorro. Siempre hay un cachorro. Criado en casa o comprado al señor granjero por el camino, cuyo ganado y tipo de tierra se parecen a los tuyos. Dando vueltas por el patio detrás del perro viejo, la próxima generación está siendo guiada por unas patas seguras.

Los perros que trabajan en granjas generalmente tienen una vida y una experiencia de aprendizaje diferentes a los que están destinados a vivir y aprender en un entorno de perro mascota. Los perros que trabajan en granjas generalmente tienen una mayor oportunidad de exploración libre en comparación con sus contrapartes urbanas. ¡Y qué oportunidades exploratorias son!

La exploración libre a menudo significa que durante las horas del día, los perros pueden moverse a voluntad por el patio de la granja y los campos locales, subirse a cosas como heno o rimeros de paja, cavar en cualquier lugar con cualquier propósito, olfatear, hacer ejercicio o sus necesidades donde y cuando deseen, dormir donde prefieran. La mayoría de las propiedades agrícolas tienen una población de roedores permanente que brinda oportunidades de caza. Los perros que tienen acceso a una libre exploración pueden comer todo lo que descubran, que consideren comestible, y revolcarse en diferentes fuentes olorosas, incluido el excremento, siempre presente. Además, el trabajo agrícola requiere normalmente equipos de perros con habilidades diferentes y complementarias. Por lo tanto, los perros de granja rara vez son solteros, de manera que es probable que la exploración, el sueño y la alimentación sean actividades sociales.

La empresa agrícola cambia lentamente con el tiempo. La agricultura mixta opera sobre una base de rotación anual, lo que significa que el entorno de fondo siempre será relativamente estable. Si bien la vida diaria y el trabajo varían según la estación, el clima, las tareas necesarias de cría de animales, etc., en general, la gama de estímulos a los que estará expuesto un perro de granja está definida por las empresas agrícolas específicas de cada explotación. Por lo tanto, la vida es en gran parte predecible y el ritmo es lento.

Es probable que el perro de granja tenga menos presión de socializar con perros o humanos desconocidos, reduciendo el riesgo de encuentros sociales negativos que podrían afectar el desarrollo de la resiliencia emocional.1,2 En comparación, el paisaje urbano, en virtud de estar más poblado por humanos, es más impredecible, con una tasa de cambio más rápida. Como Puurenen et al. (2020) señala, tanto los perros como los humanos tienen una lucha conductual para seguir el ritmo de la urbanización.3

Si bien el cachorro de granja puede tener menos oportunidades de encontrarse con perros y humanos desconocidos, es probable que tenga una experiencia social regular con un mayor número de otras especies. En un entorno rural, es posible que los perros de granja tengan una mayor experiencia, tanto con el ganado doméstico como con la vida silvestre. Parece que estas diferencias entre una experiencia rural o urbana pueden representar una ventaja de comportamiento para el canino de campo. Debido a tres factores clave, adecuación de la socialización, niveles de actividad y falta de urbanización, es probable que los perros rurales tengan menos miedo que sus contrapartes urbanas. La socialización, aunque es diferente, es probable que sea autodirigida y adecuada, lo que significa que los perros de granja están capacitados para ser activos y,tanto ellos como su gente, escapan a las presiones de la urbanización.3

De alguna manera, las granjas son menos agitadas que los espacios urbanos, pero también son comparativamente más peligrosas. Los peligros incluyen otros animales que podrían matar a un perro, como vacas, toros y carneros, productos a granel con los que podrían resbalar o caer, por ejemplo, alimentos en silos o apilados, y un mayor y variado riesgo de enfermedad. Y, según mi experiencia personal, el mayor riesgo para la vida es la maquinaria agrícola. La maquinaria representa aproximadamente la mitad de todas las muertes humanas en una granja, pero no tengo datos sobre las vidas caninas perdidas por accidentes de este tipo.

¿Cómo es que los perros no solo sobreviven a la vida en la granja sino que prosperan hasta la vejez? El entorno en el que viven y trabajan los perros de granja es una ecología enriquecida que promueve la exploración. La exploración de entornos ricos es una experiencia altamente individual que promueve la interacción compleja entre genes y estímulos externos cambiantes, lo que da como resultado la configuración de la estructura y función del cerebro de cada perro a lo largo de su vida.4 En otras palabras, desarrollan cuerpos en forma y buenos recuerdos que los preparan para su propósito.

Las opiniones expresadas aquí están parcialmente informadas por la literatura relacionada con la anticipación de la recompensa que motiva la locomoción exploratoria, la recompensa de la dopamina y los mecanismos de aprendizaje del error de predicción que «le dicen» al cerebro que «le diga» al cuerpo que repita el comportamiento y la memoria mejorada que resulta de cambios neurobiológicos que son el resultado de la exploración. Una discusión detallada de esta literatura está fuera del alcance de este artículo. Para aquellos que tengan curiosidad, las líneas de investigación adicionales podrían incluir (para una descripción general) Gruber y Ranganath (2019)5 o (por tema individual) Berridge et al., 2009; Schultz, 20166,7 para una descripción de los mecanismos de aprendizaje del error de predicción y recompensa de la dopamina; Christensen y col. (2021) para un examen de la relación entre curiosidad y aprendizaje;.8 y para una revisión de los mecanismos y funciones de la memoria del hipocampo durante la exploración, Drieu y Zugaro (2019).9

Uno de los factores clave para la longevidad en un entorno agrícola es el desarrollo de una memoria nítida y eficaz. La neurociencia nos informa que los animales que se involucran en un comportamiento más exploratorio desarrollan más células en el hipocampo, que está involucrado en la mejora de la memoria.9 Mientras que los animales salvajes necesitan estos atributos para evitar el peligro y encontrar la comida, el perro de granja normalmente tendrá la cena, pero el peligro siempre está presente. Ser capaz de recordar qué es y qué no es seguro es una habilidad fundamentalmente crítica. «¿Es ese el sonido del motor que significó casi un aplastamiento la última vez que lo escuché?» «¿Ese animal huele como el que lame la cara o el que patea?» «¿Qué tan inestable puede estar un pajar antes de que mis músculos no puedan estabilizar mi cuerpo curioso que huele y trepa?»

Normalmente se acepta que el apego seguro facilita la regulación emocional durante la separación y la exploración. Y eso es exactamente lo que imaginaba que estaba pasando entre los perros viejos y los cachorros. El anciano conviviente representa una base de apego segura para la generación más joven, lo que permite a los cachorros explorar estos lugares magnéticos pero complicados con confianza. Imagínense mi sorpresa cuando descubrí que la investigación no puede apoyar completamente la idea de que se forman vínculos de apego entre los compañeros de casa caninos.

Las investigaciones de Mariti et al., 2014 y 2017 encontraron evidencia de apego humano-perro y de vínculo materno-perro-descendiente, pero sus hallazgos no respaldaron completamente la evidencia de apego cohabitante perro-perro.10,11 Nuestras observaciones agrícolas deberán ser tratadas como anecdótas, aunque sería difícil encontrar uno entre nosotros que sienta que el equipo de perros de la granja no está apegado o que los lazos de apego no son significativamente importantes para el desarrollo de nuestros cachorros de granja.

La experiencia de vida y aprendizaje de los perros de trabajo de granja puede considerarse un espectro bidireccional. En un extremo del espectro, la aptitud física y mental se adquiere en gran medida a través de la exploración de la granja (potenciada por la compañía de perros mayores experimentados). Y, en el otro extremo, está el aprendizaje mediante el moldeado para aplicar el comportamiento natural a la tarea de trabajar con el ganado.  La facilitación del uso de estas partes naturales de su etología suele realizarse mediante una combinación de aprendizaje social con los perros experimentados y la estimulación, a través del contacto con el comportamiento del ganado. Esto puede ser bastante diferente en comparación con algunos de nuestros perros, a quienes se les puede enseñar una serie de tareas menos naturales que requieren un enfoque de atención diferente.

A medida que el perro que trabaja en la granja envejece, viajará a través de este espectro como aprendiz en una dirección y luego volverá a través del espectro como maestro en la otra.

Esa vida laboral, si la salud lo permite, no parece incluir la jubilación, al menos no en el sentido de dejar un puesto de trabajo y dejar de trabajar. A medida que la «rueda gira», el perro mayor vuelve al ritmo más lento del patio de la granja ya las tareas de «abuelo» de la próxima generación. El trabajo de campo que requiere rapidez se convierte en competencia de los miembros de «mediana edad» del equipo.

Un perro que sobrevive al entorno de la granja, madura y se convierte en el director ejecutivo del patio de la granja. Ese perro no necesita jubilarse, sino más bien ser parte de la continuación de una vida mental muy rica: una jubilación con empleo digna de la experiencia expansiva adquirida durante una carrera laboral, con ajustes de comodidad hechos para apoyar el cuerpo de un atleta retirado. Proteger la salud mental del viejo perro de granja es relativamente fácil. Pasarles un nuevo cargo y proporcionar un mayor apoyo a sus cuerpos debería ser suficiente.

Photo credit: Rachel Wynn

El jardín de infantes y la casa de ancianos

Normalmente, se nos advierte sobre el posible impacto negativo de traer un cachorro a la casa donde hay un perro mayor. Pero ¿qué pasa con el potencial del impacto positivo? Los estudios sobre el impacto de los programas intergeneracionales en los seres humanos demuestran beneficios físicos y psicológicos, tanto para los jóvenes como para los mayores.12 No pude encontrar ninguna investigación específica relacionada con los perros. Como resultado de una vida de experiencia agrícola, creo que los efectos rejuvenecedores y beneficiosos de llevar a los niños en edad preescolar a los entornos de las instalaciones de cuidado residencial para personas mayores son tan relevantes para los cachorros y perros viejos que trabajaron para ganarse la vida, así como para humanos mayores y más jóvenes.

Sheeba y Hannah así lo explican:

Sheeba era una perra pastor alemán cuya vida laboral fue larga. Llegó a mí a finales de la década de 1970 de un pastor de Lancashire que trabajaba con su madre con ovejas en la región de Lancashire Fells. Estaba destinada a ser perro de exhibición. La recogí cuando era una cachorra de 11 meses y nos fuimos a trabajar juntas en la granja. Su carrera fue principalmente como jefa de pastoreo en una unidad de 3.000 cerdos al aire libre. Estaba feliz de poder trabajar con bovinos, ovinos y equinos, pero sobresalió en estas vastas situaciones al aire libre ayudando a poner un orden benigno en las relaciones con muchos otros cognitivamente hábiles: los cerdos. Luego llegó Hannah.

Hannah tampoco fue criada específicamente para el trabajo agrícola. A las 8 semanas de edad, esta cachorra inquieta se pegó a Sheeba y a mí. Mientras Sheeba corría de un lado a otro trabajando con los cerdos, la joven Hannah se agarraba literalmente al grueso pelo de la punta de la cola de Sheeba. Se movían alrededor de la unidad así, una detrás de la otra, dentro y fuera, durante meses. De vez en cuando, Hannah se soltaba y se ocupaba de una pequeña parte del trabajo por sí misma y luego se volvía a sujetar a Sheebie.

Gradualmente, muy gradualmente, se separaron. Trabajaron juntas durante los siguientes diez años, como trabajadoras independientes y complementarias. Su trabajo tenía una cualidad intuitiva. Nuestro trabajo juntas tenía una cualidad intuitiva y su vínculo siempre me incluía a mí (cimentado en abrazos, impulsado por oxitocina). A medida que Sheeba crecía, pasaba más y más tiempo montada en el arco de la rueda del tractor, observando con atención cómo su protegida se ocupaba del trabajo diario, saltando para ayudar cuando la necesitaban.

Sheeba nunca se retiró. Su transición de montar más y correr menos fue gestionada por ella misma. Nunca se me hubiera ocurrido retirarla, que dejara su casa. Los cerdos son animales peligrosos. Tienen un mordisco poderoso, son veloces cuando lo necesitan, son pensadores independientes y son más que capaces de aplastar a un cachorro. Francamente, nunca podría haber guiado a Hannah de manera segura sin Sheeba. La destreza mental y física requerida está más allá de mis habilidades. No podía robarle a Sheeba el compromiso con el trabajo solo por la edad. No creo que los perros de trabajo deban retirarse. Creo que deberían recibir apoyo activo, al igual que los cachorros, para que puedan hacer tanto o tan poco, mientras permanecen presentes, como deseen.

Sheeba fue asesinada por un trabajador agrícola negligente mientras dormía al sol en el trabajo cuando tenía casi 13 años. Ciertamente, existen riesgos asociados con la vida laboral. Estaba en forma y brillante y creí que viviría para siempre.

¿Lugar de trabajo amigable para los mayores?

… Gran parte del trabajo reciente que relaciona la edad con la vida laboral se equivoca al considerar grupos de edad específicos de forma aislada. En lugar de abordar el problema de los trabajadores jóvenes o mayores […] necesitamos desarrollar un marco que pueda acomodar de manera más centralizada las estructuras intergeneracionales de reproducción social del trabajador colectivo.13

En mi opinión, no es difícil desarrollar marcos para mantener a los perros de trabajo en el trabajo y como consecuencia vivos, vibrantes, valorados y saludables. Y, en mi experiencia, no es inusual encontrar que los agricultores de todo el mundo estén poniendo esto en práctica.

Krusty y Lara así lo explican:

Krusty era un pastor alemán que tuvo una larga vida laboral. Era un excelente perro ganadero. Para trabajar con vacas, un perro debe tener una disposición valiente y tranquila. Lo que tenía a raudales. Durante su vida, Krusty me ayudó a criar a Lara. También enseñó a casi 200 estudiantes de comportamiento animal sobre técnicas de rehabilitación conductual y se convirtió en un experto en trabajo exploratorio.

Krusty y Lara eran solicitados por propietarios privados para realizar trabajos de búsqueda y rastreo, explorar enormes áreas rurales y boscosas, localizar animales desaparecidos o heridos y buscar sitios y evidencia de comportamiento humano no deseado. Krusty y Lara fueron un equipo asombrosamente exitoso al que se le atribuyen muchos hallazgos. Trabajamos juntos intuitivamente durante nueve años. Krusty fue diagnosticado con mielopatía degenerativa cuando tenía 10 años. Continuamos trabajando juntos, caminando millas y millas todos los días. La esperanza era que la memoria muscular lo mantuviera caminando durante mucho tiempo después de que su sistema nervioso fallara.

Este resultó ser el caso. Krusty tenía casi 14 años cuando murió en casa con la ayuda de su veterinario. Sin embargo, en los años posteriores al diagnóstico, implementamos un marco de acción para mantener a Krusty en el trabajo. Además de caminar, con asistencia en la última etapa por varios equipos de apoyo y protección, hicimos un acuerdo para continuar viajando a nuevos lugares como siempre lo habíamos hecho.

Superamos los problemas de entrar y salir de un vehículo sin causar dolor o angustia, en gran parte al hacer un compromiso serio de comenzar a prepararse para partir con suficiente tiempo. Sin mal genio, sin prisas, sin exclusión de nadie. Habíamos sido un equipo durante años y la edad no cambiaría eso. Equipamos la camioneta con una cama de espuma viscoelástica para que pudiéramos sentarnos cómodamente en espacios verdes donde nos detuviéramos. Nuestras aventuras de exploración continuaron hasta 48 horas antes de que Krusty nos dejara.

Al final, se habilitó su rastreo formal colocando a propósito una pista hasta un poste, y en el poste fijé un cazo en el que dejé un poco de comida. Utilizando un cabestrillo para sostener su parte trasera, iba siguiendo adonde Krusty me guiaba. Definitivamente, él seguía siendo el encargado de rastrear. Olfateaba su camino hacia el poste y el cazo le ayudaba a no tener que dejar caer su cabeza al suelo, lo que podría desequilibrarlo. Donde hay voluntad, hay un camino. No cambiaría esos recuerdos de sus últimos años ni por todo el té de China. No creo que un diagnóstico de enfermedad deba relegar automáticamente a un perro viejo a la jubilación. Creo que es el momento de dar un paso adelante, trabajar con el veterinario y realizar una evaluación de riesgos para mejorar la calidad de vida y reconocer cuándo es suficiente.

La progresión en el trabajo no tiene por qué significar que el trabajo se vuelva cada vez más difícil de forma lineal. Podría significar que el trabajo evoluciona para adaptarse al estado cambiante de aptitud física y mental.

Lara también lo explica:

Lara era una pastor alemán. Vivió una larga vida y trabajó en dos carreras simultáneas. Ella, junto con su mentor, Krusty, eran una leyenda en el mundo de la exploración, búsqueda y rastreo. Ella era permanentemente solicitada para ayudar a los propietarios de tierras, como se ha descrito anteriormente. Lara enseñó a cientos de personas el concepto de rastreo con perros y la idea de mejorar las habilidades de los humanos para que fueran compañeros más eficaces de los rastreadores caninos.

También fue la primera pastor alemán que ayudó a acondicionar un nuevo rebaño de ovejas Poll Dorset en el Reino Unido, para que se manejara al estilo de trashumancia de los pastores excursionistas de Europa. Lara no fue criada específicamente para trabajar en una granja. De hecho, ella era lo que algunas personas llaman un pastor alemán de «línea de trabajo» (¡sea lo que sea eso!). Ella era valiente y talentosa en el arte de ser un perro. Era un ser “tenaz”, como algunos la describían de forma bastante despectiva cuando era joven. En lo que a mí respecta, ella era perfecta y, si se le daba tiempo para desarrollar una función cerebral estructural y resolutiva, era capaz de ser la directora ejecutiva de sus propias increíbles habilidades.

Se convirtió en una perrita sabia y absolutamente fiable. Anna, una cachorra de Alemania, destinada a continuar el proyecto de las ovejas, fue confiada a Lara y se benefició enormemente de sus sabios y amplios conocimientos. En los primeros días de la enseñanza de las ovejas, éstas se encontraban dentro de un prado cuadrado hecho con una red eléctrica sin energía. Uno de los propósitos de esto era ayudar a las ovejas a sentirse cómodas con un perro de trabajo en el perímetro.

Aunque Lara estaba en forma y era fuerte y seguía corriendo con facilidad junto al cochecito de la granja a la edad de casi 12 años, el perro pastor necesita más que resistencia y fuerza. El perro pastor necesita el cambio de velocidad que le brinda la juventud. A esa edad, Lara ya no era lo suficientemente rápida para cruzar los límites del campo lo bastante rápido como para evitar las excursiones de las ovejas a lugares prohibidos. Esta anciana no estaba lista para reducir la velocidad, pero la redujo. Creo que muchas interacciones sociales salen mal debido a la falta de aptitud física en uno o ambos participantes. Basta observar el estado físico de los perros que juegan juntos y de repente se vuelven agresivos, frustrados por no poder mantener la energía para seguir jugando. Su comportamiento luego se convierte en ira y agresión.

¿Qué hacer por Lara? En lugar de asumir que ya no podía hacer la tarea, se reintrodujeron las líneas de contención y la anciana tenía dos o tres sesiones a la semana desplazándose por esas áreas más pequeñas donde las ovejas estaban un poco más contenidas. Odiaría haber visto a una Lara frustrada. La convencimos de que este trabajo de nivel más bien ordinario era esencial y la invitamos a llevarse a la cachorra Anna con ella. Por supuesto, tuvo éxito fácilmente en esta forma de trabajo de pastoreo.

Tutoría inversa para el trabajador mayor

Como trabajador de más edad, puedo ver los beneficios de ser apoyado por una generación diferente. Pero esto genera un poco de preocupación, por cuanto se reduciría el respeto por unas habilidades que parecen estar obsoletas. En un sentido humano, sentirse respetado es probablemente la señal de aprobación más necesaria para mantener la autoestima y la buena salud mental en los trabajadores mayores.

¿Se aplica esto a las poblaciones de trabajo canino? ¿Respetan los perros las habilidades de los demás? Es discusión para otro momento. La importancia, con respecto al bienestar, de considerar la moralidad animal se discute en Monso et al. 2018 14 y por autores como Jessica Pierce y Marc Bekoff. Por ahora, vale la pena comentar sobre la calidad observada y la longevidad de los vínculos que se forman en el trabajo y la vida intergeneracional.

He aquí como continuó la historia de Lara y Krusty:

Cuando Lara tenía alrededor de 12 semanas, tres perros sueltos atravesaron una cerca y se abalanzaron sobre ella. Krusty se puso tranquilamente delante de ella y se quedó quieto. Los intrusos estaban confundidos.  Se retiraron.

Cuando Krusty era mayor y estaba enfermo, tres perros sueltos se atravesaron una verja y saltaron hacia él. Lara se puso delante de él. Los perros sueltos la agarraron, la hicieron rodar una y otra vez, le perforaron la oreja y el hocico, pero no pudieron alcanzar al perro viejo. Ella se liberó y vino a mí. Amenacé a uno de esos perros y se fueron.

¿Implica respeto? El respeto es algo de lo que los agricultores hablan profusamente al describir las relaciones que sus animales tienen entre sí y las que tenemos nosotros con nuestros animales. Es algo difícil. Tiene un significado inherente que no es frívolo pero que a menudo se pierde en la interpretación. Probablemente no se limita al perro anciano, salvo que una vida entera profundiza la riqueza y el respeto con que estas vidas entrelazadas están unidas y permanecen así en el tiempo.

Photo credit: Rachel Wynn

Y finalmente

Cuando conocí a Georg, mi primer mentor de Schaefermeister en Alemania, entré en su pequeña casa y me encontré con un mar de pastores alemanes. Había cinco adultos. Dos de ellos se encontraban enfermos en distintas fases con cáncer, uno era muy anciano y los demás todavía eran trabajadores a tiempo completo. ¿Cómo funcionaba todo esto entonces? Los perros enfermos o mayores todavía iban a trabajar periódicamente. Georg elegía dónde pastarían las ovejas todos los días para poder evaluar cómo sería el esfuerzo y, en los días más fáciles sacaría a los viejos para mantenerlos ocupados. Los perros con problemas de enfermedad vivían todos en la casa. Diariamente, los perros más jóvenes y en mejor estado físico eran rotados de manera que uno o dos volvieran a casa por las tardes y los demás se quedaban con las ovejas en el establo.  Todos ellos estaban preparados, desde que eran cachorros hasta el último día, para saber que el hogar estaba, bueno, en todas partes.

La siguiente vez que pude visitarlos, meses después, solo había un perro joven en la casa. Georg y yo fuimos a trabajar con sus perros, mi perro y sus ovejas. No le pregunté sobre el fallecimiento de sus maravillosos veteranos. Georg, con lágrimas en los ojos, abrazó a mi perra Anna. «Es como Dana», dijo. «Vienen y se van». Y luego miró alrededor de las colinas verdes como si los viera todavía allí. No puedo soportar la idea de que la gente desprecie los sentimientos de los agricultores que viven y trabajan con estos perros viejos. Nos aferramos a ellos porque su experiencia laboral es incalculable. Son amados como compañeros, como fuerza laboral y como familia. Cada vehículo agrícola, cada viaje, está habitado por un perro. Cada espacio cálido de la casa de la granja está reservado para un perro viejo con artritis y todos los veterinarios de granja nos habrán escuchado decir: «No puedo perderla. No sé cómo me las arreglaré cuando ella se haya ido».

 

Referencias

  1. Dietz, L. et al (2019) The importance of early life experiences for the development of behavioural disorders in domestic dogs. Behavior 155:2-3, 83-114
  2. Wormald, D. et al (2016) Analysis of correlations between early social exposure and aggression in the dog. Journal of Veterinary Behavior: Clinical Applications and Research 15, 31-36.
  3. Puurenen, J, et al (2020) Inadequate socialisation, inactivity, and urban living environment are associated with social fearfulness in pet dog. Nature: Scientific Reports; 10:1
  4. Kempermann, G. Environmental enrichment, new neurons and the neurobiology of individuality. Nature Reviews: Neuroscience20, 235–245
  5. Gruber, M.J., Ranganath,C,. (2019) How curiosity enhances hippocampus-dependent memory: the Prediction, Appraisal, Curiosity, and Exploration (PACE) framework. Trends in Cognitive Sciences 23:12, 1014-1025
  6. Berridge, K. C., Robinson, T. E., & Aldridge, J. W. (2009). Dissecting components of reward: ‘Liking’, ‘wanting’, and learning. Current Opinion in Pharmacology, 9, 65–73.
  7. Schultz W. (2016). Dopamine reward prediction error coding. Dialogues in Clinical Neuroscience, 18:1, 23–32.
  8. Christensen, J.W., Ahrendt, L.P., Malmkvist, J. et al. (2021) Exploratory behaviour towards novel objects is associated with enhanced learning in young horses. Nature:Scientific Reports 11, 1428.
  9. Drieu, C., Zugaro, M. (2019) Hippocampal sequences during exploration: Mechanisms and functions. Frontiers in Cellular Neuroscience 13, 232
  10. Mariti, C., et al (2014) Intraspecific attachment in adult domestic dogs (Canisfamiliaris): Preliminary results. Applied Animal Behaviour Science152, 64-72.
  11. Mariti, C. et al (2017) Intraspecific relationships in adult domestic dogs (Canisfamiliaris) living in the same household: A comparison of the relationship with the mother and an unrelated older female dog. Applied Animal Behaviour Science 194, 62-66.
  12. Gualano, M.R. et al (2018) The impact of intergenerational programs on children and older adults: A review. International Psychogeriatrics 30:4, 451-468.
  13. Roberts, I. (2006) Taking age out of the workplace: putting older workers back in?  Work, Employment, and Society 20:1
  14. Monsó, S., Benz-Schwarzburg, J. &Bremhorst, A. (2018) Animal morality: What it means and why it matters. The Journal of Ethics 22, 283–310

(Traducido por Anahí Quiroga , IAABC Español)

COMPARTIR