Horse & Halo: el cuidado de los caballos al final de la vida de sus dueños

Escrito por Mandie Stuhan

Revisado por expertos

Soy Socia Certificada de Entrenamiento de la Academia Karen Pryor en Boise, Idaho, y soy dueña de Horse & Halo. Horse & Halo es un centro que aloja caballos de dueños que actualmente sufren o han muerto de cáncer u otras enfermedades terminales. Hay dueños de caballos con diferentes habilidades, disciplinas y niveles socioeconómicos. Lo que todos tienen en común es la adoración por sus caballos. A algunos de ellos les cuesta mucho dejarlos ir hasta que saben que sus caballos serán cuidados adecuadamente.

Actualmente hay diez caballos en el Rancho Olivo, que alberga Horse & Halo, que no tienen “dueño”; nadie que los visite, los cepille, los revise en los meses de invierno, constantemente ajuste su dieta, los lleve de paseo, o les provea de compañía. Algunos dueños se preparan para tener quien cuide a sus caballos para cuando ellos no estén, mientras que otros no lo hacen.

Pasar por estos eventos que cambian la vida, tanto con los dueños como con los caballos, nos ha permitido tener una mirada íntima sobre cómo apoyar a aquellos que tienen lesiones que los limitan o que están cercanos al fin de sus vidas y que se desesperan por saber que sus caballos quedarán cuidados en su ausencia. También ofrecemos recursos para los miembros de la familia que tienen problemas para mantener al caballo de sus seres queridos y quizás no tienen el conocimiento, deseo o lugar físico para cuidar al caballo ellos mismos. Horse & Halo no se creó originalmente para este tipo de clientes pero, después de una serie de eventos, se ha transformado en lo que somos. La inesperada transformación no solo ha cambiado cómo se ve nuestro rol de cuidados, sino que ha cambiado nuestras vidas y las vidas de los caballos que cuidamos.

Comienzos básicos

Hace tres años, tenía la idea de brindar hospedaje para caballos a fin de costear mi vicio con la especie. He estado en la industria del cuidado de mascotas por más de 15 años y parecía el plan perfecto. No tenia idea cómo una serie de nuevos clientes evolucionaría mi vicio a una pasión y ayudaría a la creación de Horse & Halo.

Nuestro primer cliente fue un referido de conducta animal, el caballo no tenía manejo ni interacción humanas, y presentaba conductas agresivas como golpear a los manejadores en su establo, mordidas y patadas. El veterinario estaba familiarizado con mis métodos de entrenamiento y sentía que este caballo iba a andar bien en el Rancho Olive. Durante una entrevista con su cuidador, me di cuenta rápidamente que esa situación era muy particular. La mujer estaba muy comprometida con que a los dos caballos de su mejor amiga se los cuidara de forma apropiada. Uno de los caballos fue adquirido al año de edad, el mismo año en que su dueña se enfermó. La dueña no podía trabajar con su joven caballo, el que estábamos entrenando. Todo tenía sentido. Seguimos proveyendo cuidados para ambos caballos. Su bondad y compromiso para con su mejor amiga eran verdaderos. Usé anteojos de sol muy grandes durante nuestras dos primeras sesiones porque estaba sobrecogida de emoción.  Horse & Halo se enorgullece de apoyar a una amiga que está dedicada a seguir y mantener su compromiso con su mejor amiga.

Un par de meses más tarde, tuve el placer de conocer a otra mujer cuyos caballos siempre habían sido parte de su familia. Ella también tenia una enfermedad terminal y ya no podía entregarles cuidados diarios. El pasillo de su casa estaba lleno de fotografías desde su niñez en adelante con cada caballo que había tenido y todos los eventos en los que participó con ellos.

Horse & Halo accedió a brindarles cuidados durante el invierno. Habiendo ofrecido transportar a sus caballos hasta nuestro centro, una vez llegados noté las lágrimas en sus ojos a medida que subíamos a los animales. Cuando nos íbamos con los caballos en el tráiler, me enfrenté con la realidad: esta era la última vez que los caballos estarían en su casa y que, llegado el momento, ella moriría. Durante los siguientes dos años, ella y su amorosa familia entregaron sus tres caballos al cuidado de Horse & Halo. La visité durante un par de meses,y la última visita, tres días antes de su muerte, fue la que me provocó mayor impacto. Durante nuestra visita, nos contó sobre el equipamiento y preferencias de monta de cada caballo, compartió sus recuerdos favoritos de cada caballo y mucho más. Le prometí que cuidaría de sus caballos como si fueran míos.

Estas dos experiencias crearon relaciones que identificaron el propósito y pasión detrás de Horse & Halo. Hoy tenemos 7 dueños y cuidamos 13 caballos. Hay muchos puntos de vista que he adquirido que pueden ser de ayuda para dueños de caballos, preparándose para eventos que alteran la vida. Pretendo compartir estas herramientas aquí esperando que mis experiencias puedan ayudar o ayudar a algún ser querido, o quizás a tus clientes.

Estadísticas

Veintisiete por ciento de los caballos no deseados en los Estados Unidos pertenecen a individuos que ya no pueden cuidarlos debido a enfermedad o muerte. Al finalizar este estudio, me di cuenta de mi pasión por el rescate. Horse & Halo es la manifestación de mi llamado a ofrecerle a los dueños de caballos y sus seres queridos opciones que pueden salvarles la vida a sus animales y, por lo tanto, reducir el número de caballos no deseados que se encuentran en situaciones que ponen en peligro su vida, como los remates y el matadero.

Formalidades

Identificar recursos

Identificar los recursos es una herramienta invaluable para los dueños de caballos que luchan con un plan de cuidado en su ausencia. Esto puede ir desde ubicar cuidadores que tengan conocimiento y sean capaces de representar sus deseos para su animal hasta conectarlos con alguien que actúe como defensor. Es esencial hablar con las personas acerca del nivel de comodidad y asesorarlos en su conocimiento y set de habilidades para entregar cuidados de largo plazo, tomar decisiones con sapiencia para el trabajo con un herrero, cuidados veterinarios, arrendar a un tercero, supervisar las interacciones con los caballos y entregar el costo completo por el cuidado del caballo.

Crear un plan de cuidados

Crear un plan de cuidados ayudar a recopilar la mayor cantidad de información posible acerca de cómo un dueño cuidaba sus caballos. Por ejemplo, Horse & Halo cuida a un caballo castrado que presenta reactividad extrema cuando ve un camión de UPS (probablemente no es el mejor momento para montarlo). Uno se puede sorprender hasta dónde llegan los camiones de entregas. Como cuidadora, fue de mucha ayuda el tener esta información para poder hacer que el caballo tuviera éxito, especialmente cuando lo montan jinetes novatos.

La historia de Fred y Georgia

El proveedor de heno de Horse & Halo nos pidió considerar visitar estos dos caballos cuyos dueños habían fallecido recientemente. Al llegar, nuestro equipo pensó que estaba en la dirección equivocada, considerando que los caballos parecían ser de la altura de un pony estándar desde la distancia. A medida que nos acercamos a las caballerizas, rápidamente nos dimos cuenta que estos caballos estaban en crisis. Habían hecho un surco en el suelo junto al cerco, tan profundo que confundimos los caballos de más de 1.80 m con un pony promedio. Ambos caballos exhibían una condición corporal de menos de 3, tenían heridas abiertas y una serie de otros problemas. Su dueño se había enfermado y había pedido ayuda a un amigo cercano que cuidara sus caballos durante el último año. Fred es un gran Clydesdale y Georgia es una de los Shires más hermosos que haya visto.

A pesar que nuestro equipo quería retirar a los caballos inmediatamente, planificamos con el amigo para cuando volviéramos, la mañana siguiente, crear un acuerdo de cuidado con el que se sintiera cómodo, que incluyera opciones de visita, opción de renunciar y un acuerdo de compra por 10 dólares. Otros podrían haber considerado un manejo diferente de esta situación. Y aunque fue un desafío, nuestro equipo decidió hacer un esfuerzo y no juzgar al amigo del dueño y permanecer neutral por el bien de los caballos. Si una persona se siente juzgada por mí o por cualquier persona de Horse & Halo, ya no se nos considerará como una opción viable. Cuando regresamos, a la mañana siguiente, subimos los caballos al tráiler lo más rápido posible, nos despedimos e invitamos al amigo a visitarlos en cualquier momento. He aquí un video de Georgia bajando del tráiler de Horse& Halo.

Luego de su llegada, Fred y Georgia fueron examinados por el veterinario y se estableció un plan de cuidado de salud. Aunque no nos reunimos con la familia del dueño, en los días siguientes recibimos un mensaje de texto que decía: “Mi hermana amaba sus caballos. Gracias por cuidarlos”.

El único problema que tuvo Fred fue el herrero. Los herreros dispuestos a trabajar con caballos de tiro son muy pocos; esto, junto con su talla y atrofia muscular (tenía dificultades para mantenerse en pie), hizo muy complicado encontrar un herrero con las habilidades apropiadas para trabajar bajo un Clydesdale grande. Al principio me resigné a que, en el marco del esfuerzo de mantener a todos seguros y avanzar con su salud, tendría que ser sedado. Aunque tras bambalinas, estaba entrenando a Fred con clicker para que levantara su pata. Con el tiempo, usamos entrenamiento con clicker para poder trabajar con sus patas. Y la última vez que el herrero estuvo aquí, Fred estuvo dispuesto y se pudo trabajar en sus patas sin sedación.

Fred ha mostrado increíbles mejoras pero Georgia ha tenido problemas. Debido a la falta de cuidados preventivos, nutrición, cuidados dentales y de sus patas, estaba muy vulnerable. Aunque estábamos todos luchando por Georgia y queríamos que estuviera feliz y cómoda, su historia no terminó de la manera que hubiéramos querido. Durante un ataque de cólicos de medianoche, Georgia no tenía la fortaleza muscular que necesitaba, se agitó y se estresó. Escogimos liberarla y darle paz de su incomodidad. Después de todo, no se trata de escribir una historia perfecta de éxito; se trata de darle felicidad, comodidad y calidad de vida al caballo.

Fred continuó subiendo de peso y desarrollando músculos. Sus patas comenzaron a tener una forma saludable. Era claro que se sentía bien. Comenzamos a ver al “verdadero Fred”, aunque estaba solo sin Georgia. Le presentamos a un caballo huérfano rescatado de un año, Ketchum, un caballo castrado de muy baja estatura. ¿El resultado? Fred y Ketchum se han transformado en los mejores amigos. Son completamente opuestos en talla, pero cada uno adora la compañía del otro. Tienen un ritual de juego por la mañana. Se esperan en la reja, luego comen juntos y toman siesta juntos. Fred y Ketchum han creado un vínculo increíble.

Aunque la historia de Fred y Georgia terminó en circunstancias diferentes, la historia revela las grandes diferencias en los pasados de los caballos que recibimos y cuidamos y lo que hace Horse & Halo es crear un entorno feliz y saludable. ¿Lo que tienen en común? Dueños que los amaban, pero se vieron afectados por una enfermedad terminal.

Entendiendo los estatutos de cada estado

Una vez que se ha identificado una fuente de responsabilidad, es esencial investigar cómo estructurar documentación escrita que represente fielmente los deseos del dueño para el animal. En los Estados Unidos, los animales son catalogados como “propiedad”. Cada estado tiene lineamientos diferentes sobre cómo se maneja la “propiedad” en caso de muerte o enfermedad limitante. Revisa las leyes de tu estado sobre la asignación de “propiedades,” especialmente cuando se une con recursos financieros. Habitualmente, con una asignación que involucra dinero, se requiere un documento notarial para que sea reconocido legalmente.

Temas más complicados: las dinámicas personales

Respuesta emocional

Primeramente, es propio de la naturaleza humana responder emocionalmente cuando nos vemos enfrentados con la pérdida de un ser querido. Simultáneamente, los miembros de la familia deben crear un plan para manejar los temas financieros y de negocios que resulten de la pérdida junto con identificar soluciones viables para el cuidado de sus animales. Es complicado, y a veces abrumador, lidiar con esto. Permítete tú y a otros que respondan con emociones reales, y ofréceles compasión genuina, amabilidad y amor. En mi experiencia, la creación de un plan de cuidado para los animales de la persona enferma o fallecida frecuentemente se pasa por alto, lo que deja a los animales desprotegidos. Siempre aliento a la familia y amigos que tengan varias conversaciones relacionadas al tema, lo que lleva a co-crear un plan formal de cuidado animal.

Visitas

En Horse & Halo, creemos firmemente en permitir a los dueños que visiten sus caballos, especialmente al final de su vida (caballo o humano). Es vital permitirles decir adiós a sus caballos. Tenemos una política de “puertas abiertas” y siempre dejamos la luz encendida. Aunque raramente sucede, los dueños tienen permiso de visitar a sus caballos en cualquier momento. Recomiendo encarecidamente ofrecer una mano si un amigo o ser querido quiere ver a sus caballos; siempre es terapéutico tanto para el dueño como para su amado caballo. Tenemos recintos donde los dueños pueden entrar con su vehículo y visitar a su amigo equino sin siquiera bajarse del auto si fuera necesario. Esto se puede organizar en la mayoría de las instalaciones. Es muy recompensante darle a un dueño este tiempo.

Dinámicas familiares

Hay momentos en que las dinámicas familiares pueden ser un poco complicadas. Los voluntarios y trabajadores de Horse & Halo son los cuidadores principales. Sin embargo, invitamos a los miembros de la familia a visitar y pasar tiempo con el caballo de sus seres queridos. Aunque esto puede ser una interacción muy emocional, la recomiendo. Habitualmente, durante la primera visita le permito a amigos y familia el tener su espacio mientras visitan al animal de su ser querido, porque para la mayoría despierta una gran emoción.

Dueños ancianos

Funciona mejor para el animal que se traslade a nuestro recinto antes de experimentar limitaciones, particularmente mientras su dueño es aún capaz de participar de su cuidado. Permite una transición menos estresante para el caballo y su humano. Amo la oportunidad de poder conocer a los dueños y sus caballos. El cambio antes de la muerte de su dueño tiende a ser menos estresante para todos los involucrados. Recomiendo mucho establecer en el lugar los recursos de cuidado (hacer su debida diligencia). Los aliento a evaluar su sistema de valores y luego explorar opciones de cuidado a largo plazo, preguntarse si la organización y el recinto se alinean con cada sistema de valores y las necesidades del caballo.

Reubicar

Reubicar a un animal que Horse & Halo ha estado cuidando ha sido la complicación más significativa en Horse & Halo. Habiendo hecho un compromiso personal con cada dueño y su caballo, no tomo con ligereza el reubicar a un caballo en cuidado temporal. Soy sensible a cada una de las necesidades y los llevo en el corazón. Luego de cuidar caballos por tres años, Horse & Halo recién ahora está ubicando a sus primeros dos caballos en una casa temporal.

Horse & Halo está expandiendo su programa para servir a humanos y caballos para incluir cuidados temporales, voluntariado, entrenamiento equino y programas educacionales.

Entrenamiento equino

La mayoría de los residentes de Horse & Halo están envejeciendo. Previo a su estadía con nosotros, a muchos no los han montado, dado estimulación mental o física, o tenido cuidado médicos apropiados por años. Cuando esto sucede, Horse & Halo rehabilita estos caballos y les brinda entrenamiento. El refuerzo positivo es parte de nuestro sistema de valores en Horse & Halo. En la mayoría de los programas de rescate, los entrenadores y, más aún, los entrenadores de refuerzo positivo, rara vez están dispuestos a dar de su tiempo. Por lo tanto, la progresión rápida con el entrenamiento es limitada.

La historia de CJ y Sunny

CJ es un caballo grande que tiene alrededor de 20 años. Su dueña, Paula, profesora de escuela, era una mujer alta y fuerte. Crió a CJ desde potrillo y creció para convertirse en su mejor amigo. En los primeros años de CJ (y los años saludables de Paula) anduvieron por senderos, probaron diferentes disciplinas y pasaron muchas horas juntos. Ella amaba cepillarlo, tener conversaciones a corazón abierto; ella consideraba a CJ su “caballo del corazón”.

Paula tenía dificultades para encontrar un hospedaje adecuado para CJ, que le entregara un entorno saludable y cuidadores que estuvieran atentos a sus necesidades. CJ tiene una larga lista de dolencias, incluyendo cólicos, lo que lo ha llevado a dos cirugías. Sus problemas de salud llevaron a un miedo extremo de sacar del establo a CJ y que tuviera interacciones con otros caballos, en esencia, restricciones que impidieron que CJ simplemente fuera un caballo. Paula implementó una dieta controlada, desparasitación mensual, ungüento repelente (swat) alrededor de boca y ojos, y la lista sigue. Cuando Paula se enfermó, CJ era su confidente. Ella visitaba a CJ a todas horas del día. Él le levantaba el ánimo.

Paula murió hace tres años. Antes de su muerte, el veterinario de Paula y su mejor amiga Karen le prometieron que cuidarían a CJ por ella. Cuando conocimos a CJ, hace 2 años y medio, no había salido de su establo en más de 8 años, tenía interacciones limitadas con otros caballos, y muy poco, casi nada, de ejercicio regular. Paula amaba tanto a CJ que quería tener otro caballo como él antes que su enfermedad progresara. Paula y su mejor amiga Karen hicieron un viaje en auto al medio oeste de los Estados Unidos y compraron un potro llamado Sunny. Él es primo de CJ.

CJ y Sunny son como hermanos de otra mamá. Sunny tiene 9 años y tiene pelaje overo colorado. Inicialmente, Paula trabajaba con Sunny, pero a medida que su salud declinó, perdió fuerza y estaba incómoda trabajando con un caballo joven y energético. Basados en las recomendaciones de Karen, Paula envió a Sunny a un entrenador tradicional por 30 días. Una vez que Sunny regresó bajo el cuidado de Paula, había tenido contacto limitado con humanos y caballos, resultando en una falta de habilidades sociales básicas y conductas indeseadas e inseguras. Atraparlo tomó horas. Cuando personas llegaban a su establo, se mantenía en el lado opuesto, evaluando las intenciones del visitante, por lo que tomó horas ponerle la jáquima. Su conducta escaló durante las visitas veterinarias, a golpear y patear a modo de protesta. El veterinario se abstuvo de permitir al técnico veterinario en el establo con Sunny porque no estaba seguro ahí.

Al morir Paula, Karen se transformó en la cuidadora principal de los caballos. La pensión equina anunció su cierre ese año y las conductas indeseadas de Sunny se incrementaron. El veterinario derivó a Karen a Horse & Halo y a mí para entrenamiento y hospedaje de largo plazo, dado que el profesional está familiarizado con nuestro éxito con otros caballos que han presentado problemas de conducta similares.

Una vez llegados a Horse & Halo en el Rancho Olive, ambos caballos llegaron con órdenes directas de permanecer en sus caballerizas. Además de tener problemas conductuales, CJ era incapaz de salir de la caballeriza debido a sus cólicos, laminitis y mucho más. No cabía duda que los primos no podrían salir a pastar. Nuestro equipo los vigilaba como halcones.

Una noche CJ se las había dado de Houdini, se salió de su caballeriza e hizo lo inimaginable: comió alfalfa. Lo llevamos al veterinario y el veterinario pensó que de seguro entraría en crisis. Como muchas otras veces durante los primeros seis meses, estos eventos volverían loco a nuestro equipo. Sin mencionar que cada mañana, sacar a todos los demás y dejar estos dos en sus establos nos rompía el corazón. Una mañana, tuve suficiente. Sabía que no era la calidad de vida que yo querría para mi caballo y no se alineaba con la calidad de cuidado que Horse & Halo quiere entregar a sus residentes. Le dije a los veterinarios: “preferiría tener a CJ con cólicos por sobre ingesta de pasto a que tenga cólicos por la arena”. Convencimos al veterinario a apoyar nuestras ideas de permitir CJ experimentar salidas cortas con un bozal para pastar, junto con técnicas de entrenamiento positivo para Sunny que lo prepararan para una vida más feliz con amigos, forraje y libertad. Con el veterinario a bordo, Karen estuvo de acuerdo con el plan.

Enseñamos a Sunny a aceptar la jáquima con entrenamiento de clicker y a entrar y salir de su caballeriza, arena y donde pastar, y pudo salir por periodos cortos. La parte única acerca de las salidas iniciales era que a Sunny nunca se le había sacado y aunque la dueña siempre había sido la misma, CJ y Sunny nunca se habían conocido. He aquí un video de su salida inicial juntos.

Se continuó con el entrenamiento de clicker, y se enseñó a Sunny a usar el cabestro, a ser guiado, poner la montura, andar por senderos, a permanecer atado y a ser manejado de forma segura por un veterinario, con menos estrés para todos. Sunny ahora sale cada día con otros congéneres y lleva una vida de caballo feliz.

CJ también sale diariamente, usando un bozal para pastoreo que le permite pastar de forma segura. El equipo de Horse & Halo les dio una voz a estos caballos y continúa entregándoles una calidad de vida hermosa basada en su misión y valores fundamentales.

Expandiendo nuestros servicios

En un esfuerzo para ayudar a más dueños y sus caballos, Horse & Halo está expandiendo su programa para incluir hogar temporal de caballos, voluntariado, entrenamiento equino y programas educacionales.

Dada la oportunidad, hacemos preguntas a los dueños sobre qué quieren para sus caballos, y nos atenemos a sus deseos lo más que podemos. Un caballo que llega a Horse & Halo tendrá un periodo de ajuste, que incluye una asesoría conductual y una evaluación de salud. Aunque nuestro programa de hogar temporal/adopción aún está siendo desarrollado, nuestro enfoque es acoplar las necesidades del caballo con un adoptante u hogar temporal adecuado; el fin es que cada caballo tenga una persona propia que tenga los recursos para entregarle un entorno que sea amoroso, de cuidado y enriquecedor.

Los hogares temporales potenciales pasarán por un proceso de postulación. Este proceso incluye:

  • Postulación
  • Pasar tiempo con el caballo en nuestro recinto
  • Verificación de referencias (personales y profesionales)
  • Visitar a la casa
  • Completar una orientación de dos días que revisa procesos y protocolos y, más importante, enseña métodos de manejo no intrusivos.
  • Adoptantes y cuidadores temporales pasarán por un periodo de prueba de 30 días.

Hemos conocido cuidadores temporales/adoptantes a través de varias fuentes, como redes sociales, a través de la tienda de abastecimiento, el boca a boca e incluso en el supermercado.

Mientras tanto, estamos creando un programa de voluntarios llamado Barn Buddy (Compañero de establo). Los compañeros de establo asisten una orientación y se les asigna un caballo basado en sus habilidades y las necesidades del animal. Satisfacen las necesidades del caballo diariamente como el baño, cepillado, ejercicio, monta, etc. Con este programa en mente, estamos trabajando para cultivar relaciones dentro de nuestra comunidad y que permita que involucre a sus miembros que necesiten completar servicio a la comunidad, se una a los programas de verano con niños y conecte con individuos aprendiendo refuerzo positivo.

Conclusión

Nunca imaginé que tendría la oportunidad de unir los 3 mundos que me son tan queridos para crear una experiencia diaria increíble: ser una cuidadora, amante de los caballos y trabajadora en un refugio. Cada mañana como amante de los caballos salgo por la puerta (vivo en mi granero), sonrío y miro con ansias el día que está por comenzar, otra oportunidad de usar mi experiencia y ofrecer cuidado continuo, servir a los caballos basado en los deseos de sus dueños. Cada cosa que hacemos en Horse & Halo es un esfuerzo positivo y proactivo, en lugar de uno reactivo, enfocado en disminuir el número de caballos no deseados. Cualquier persona puede decir que cuando estoy trabajando con un caballo o presentando un caballo en nuestro recinto, digo “amo este caballo” y contaré su historia. El hecho es que amo a todos los caballos que tenemos, lo que hacemos por ellos y el consuelo que somos capaces de ofrecer a sus dueños.

Para terminar, te animo a acercarte a tus amigos o familia e incluso clientes y haz las preguntas difíciles sobre el cuidado de largo plazo para sus animales, ya sea un perro, gato, caballo o conejo. Apóyales y ten compasión cuando ofrezcas sugerencias. Sinceramente, solo iniciar el proceso mental es un buen inicio para asegurarnos que los animales estén cuidados una vez que sus dueños ya no puedan estar presentes con ellos ni puedan cuidarlos.

 

Horse & Halo está ubicado en Nampa, Idaho, Estados Unidos.


Traducido por Wen Bautista

 

COMPARTIR